CONTRATA A GOLDMAN SACHS

Eroski negocia refinanciar la deuda de 1.800 millones por la compra de Caprabo

La crisis ha obligado a cambiar el paso a Eroski. El grupo de distribución vasco espera cerrar esta misma semana la refinanciación de los 1.800 millones
Foto: Eroski negocia refinanciar la deuda de 1.800 millones por la compra de Caprabo
Eroski negocia refinanciar la deuda de 1.800 millones por la compra de Caprabo
Fecha

La crisis ha obligado a cambiar el paso a Eroski. El grupo de distribución vasco espera cerrar esta misma semana la refinanciación de los 1.800 millones de euros que acumula tras la compra de la competidora catalana Caprabo, según fuentes financieras. Todo ha ido a peor desde junio de 2007, cuando el brazo de distribución de Cooperativa Mondragón (MCC) se quedó con la cadena de supermercados controlada por La Caixa y las familias fundadoras Carbó, Botet y Elías tras pagar en subasta un precio de 1.300 millones.

 

La cadena de supermercados vasca ha contratado al banco de negocios Goldman Sachs para que consiga negociar nuevas condiciones de su deuda con el pool de bancos acreedores. Dos meses después de conceder el mandato, es probable que esta misma semana Eroski, que ha preferido no realizar declaraciones, consiga el nuevo marco financiero para sus 1.800 millones, a pesar de las restricciones de crédito actuales y las dificultades que vive el sector de la distribución por el impacto que ha supuesto la restricción del consumo en las ventas.

 

Eroski concretó la adquisición de Caprabo a las puertas de julio de 2007, cuando los mercados financieros reventaron sus costuras por primera vez. Sólo un mes de retraso le hubiera evitado llegar a la situación actual. En aquel momento, la cadena de supermercados se comprometió a desinvertir activos no estratégicos para reducir su nivel de apalancamiento. Sin embargo, las condiciones del mercado, con dificultades de financiación o con ofertas muy alejadas de sus expectativas, han frustrado ese plan.

 

En principio, Eroski debería haber obtenido liquidez con la venta de algunos emplazamientos comerciales y con varios de sus centros logísticos, sobre los que se mantendría como inquilino. Una operación convencional de venta y alquiler a largo plazo que comenzó a realizar voluntariamente a comienzos de 2000, ya que la distribuidora del Grupo Mondragón construyó inicialmente su modelo de negocio sobre la propiedad de todos sus activos, y que se ha convertido en necesidad tras la compra de la red de Caprabo.

 

Sin embargo, los planes han tenido que cambiarse sobre la marcha. La dimensión de Eroski-Caprabo, segundo distribuidor del mercado con una red de 2.400 supermercados, no genera la caja suficiente para asumir los compromisos de pago sin tener que realizar ingresos extraordinarios vía desinversiones. A falta de conocerse los resultados de 2008, primer año consolidado de ambas compañías, la cadena vasca cerró el ejercicio anterior con unos beneficios de 207 millones.

 

Todo tendrá que haber cambiado, para mejor, dentro de tres años. Eroski mantiene una opción de compra por el 25% que no controla, repartido entre La Caixa (16%) y Botet (9%), por un importe próximo a 500 millones. Esta opción es ejercitable hasta el 5 de enero de 2014, al mismo precio de adquisición, actualizado con el Euribor más 1,5% anual. La opción es doble ya que Eroski puede comprar ese paquete desde el 5 de enero de 2012 hasta el 5 de enero de 2014 con las mismas condiciones de la opción de venta.