Los técnicos de mantenimiento, indignados

"Había que buscar un culpable del accidente de Spanair y se han acordado del que barría la pista"

“Se ha ido a por el eslabón más débil de la cadena”. Antonio Lora, portavoz de la Asociación Española de Técnicos de Mantenimiento de Aeronaves (Asetma),
Foto: "Había que buscar un culpable del accidente de Spanair y se han acordado del que barría la pista"
"Había que buscar un culpable del accidente de Spanair y se han acordado del que barría la pista"
Fecha

“Se ha ido a por el eslabón más débil de la cadena”. Antonio Lora, portavoz de la Asociación Española de Técnicos de Mantenimiento de Aeronaves (Asetma), habla con una mezcla de indignación y rabia apenas minutos después de que el juez de instrucción Juan Javier Pérez dispusiera la imputación de tres técnicos de Spanair por el accidente del MD-82 en Barajas el pasado 20 de agosto. El magistrado tomará declaración en calidad de imputados de 154 delitos de homicidio y 18 de lesiones imprudentes a Felipe García, mecánico; Julio Navarro, técnico de mantenimiento, y Jesús Torroba, jefe de mantenimiento de la aerolínea, quienes revisaron el avión cuando éste tuvo que demorar su primer despegue por una avería en el sensor de temperatura.

“Parece que había que buscar un culpable y se ha ido a por el que barría la pista”, lamenta Lora, para quien “los técnicos de mantenimiento se limitaron a aplicar unos procedimientos. Además, ningún accidente de avión se produce por una sola causa”. El juez acude el informe preliminar hecho público la semana pasada, del que infiere que la posible causa del accidente fue el hecho “de no estar desplegados los flaps y slats del aparato en el momento del despegue”, después de que “no se activara el sistema de alarma por configuración inadecuada para el despegue (TOWS)”. Dicho sistema debería haber advertido a la tripulación de que los sustentadores de los alerones no se encontraban en modo despegue.

La principal crítica lanzada por el portavoz de Asetma es que el juez se haya basado para su decisión en un primer borrador del informe que luego hizo público la Comisión de Accidentes Aéreos. “Todo el mundo sabe cómo se elaboró y cómo se filtró el borrador. De hecho, en el informe se alaba la labor de los técnicos de mantenimiento”. El auto recoge que “cuando el avión se disponía a iniciar su primer intento de despegue sufrió una avería en el sensor del RAT (Ram Air Temperature); tal avería dio lugar a que el mecánico de Spanair Felipe García Rodríguez (…) desactivase dicho sensor. Consta asimismo en el borrador del informe de la Comisión y en el manual del avión que el RAT y la alarma de configuración inadecuada para el despegue (TOWS) están alimentadas por el mismo relé (R2-5)”.

Dos años de espera

El propio auto admite que podría argumentarse contra la decisión que las imputaciones se fundamentan en un borrador y que dicho documento no tiene carácter definitivo. No obstante, asegura que de tanto del informe como del borrador “se infieren indicios que justifican tal imputación, teniéndose en cuanta la previsible demora en la emisión del informe definitivo”, que podría prolongarse por espacio de uno o dos años. El documento añade que decisión no interfiere en el derecho de defensa y que, en todo caso, “no puede considerarse prematura”.

El responsable del juzgado de instrucción número once de Madrid viene a apuntar que los mecánicos no advirtieron la avería y dejaron salir el avión. “Cabe la posibilidad de que la avería del RAT del 20 de agosto fuera una consecuencia o una manifestación de un fallo multifuncional que afectara también al TOWS, alimentado por el mismo relé”. Además, advierte que el sistema de flaps y slats ya había fallado con anterioridad, en concreto los días 9 y 18 de agosto. En el caso de Julio Navarro, “asistió al mecánico antes citado y propuso la decisión de despachar el avión”, si bien indica que “la decisión última corresponde al comandante de la aeronave”.

“Hasta los propios pilotos admiten que en un 80% de los casos hay un error humano del piloto. Lo cual no quiere decir que no haya que advertirle y que hayan fallado esos sistemas. Pero o se imputa a todos, o no se imputa a nadie. Además, nosotros llevábamos advirtiendo mucho tiempo a Aviación Civil de que se estaban bajando los niveles de seguridad. ¿Dónde están ahora ellos?”, se preguntó el portavoz de Asetma. El juez también ha ordenado una comisión paralela a la de Fomento para que determine las causas del accidente.