COMPAÑÍA RADICADA EN GIBRALTAR

Millennium niega que la Dirección General de Seguros les está investigando por fraude de Ley

El pasado 12 de abril, El Confidencial publicó un artículo con el título La Dirección General de Seguros investiga a los promotores de Millennium por incurrir
Fecha
Tags

    El pasado 12 de abril, El Confidencial publicó un artículo con el título La Dirección General de Seguros investiga a los promotores de Millennium por incurrir en fraude de ley (ver noticia), en el que se señalaba también al empresario Antonio Morera Vallejo como “el promotor oculto de la aseguradora gibraltareña Millennium Insurance, a la que dio vida cuando actuaba como corredor de seguros, interponiendo la figura de su hijo, Francisco Antonio Morera Escobar, y vulnerando la ley española de Mediación de los Seguros Privados”.

    La aseguradora Millennium ha enviado un escrito de rectificación a este diario que reproducimos a continuación:

    La Dirección General de Seguros nunca ha investigado a los promotores de Millennium por incurrir en fraude de Ley

    El pasado día 12 de abril de 2008, este medio de comunicación se hizo eco de una noticia, según la cual, los promotores de la Compañía Aseguradora Millennium estaba siendo objeto de una investigación por la Dirección General de Seguros. Dicho extremo, sin embargo, no se corresponde con la realidad.

    Asimismo, este medio desea rectificar algunas de las afirmaciones contenidas en el citado artículo periodístico, relativas a la citada Compañía Aseguradora Millennium, al no ser del todo exactas. En concreto:

    No es cierto que la Compañía Aseguradora Millennium sea una Sociedad cartera de criterios técnicos, y que ello suponga poner en grave riesgo a sus asegurados. El personal de Millennium posee una dilatada experiencia en el sector y contrastada solvencia técnica (como lo corrobora, por ejemplo, que, tal y como informaba este mismo diario, las principales compañías reaseguradoras (i.e., Mapfre Re, Everest Re, Munich Re, trabajen actualmente con ella).

    No es cierto que Millennium sea una Sociedad instrumental, carente de recursos humanos. La Compañía Aseguradora Millennium posee personal profesional a su servicio, altamente cualificado.

    No es cierto que Millennium esté enmarcada dentro del Grupo Morera & Vallejo. Pese a los vínculos familiares que unen a Don Francisco Antonio Morera (socio y representante de la mercantil española DSA) con Don Antonio Morera Vallejo, la Compañía Millennium es una Sociedad absolutamente independiente, que desarrolla su actividad profesional en España, en régimen de libre prestación de servicios.

    No es cierto que la cesión de primas al Reaseguro, por parte de Millennium, en el ramo de garantía decenal, ascienda al 10% de éstas.

    No es cierto que la firma de Auditoría Price Waterhouse Coopers se desmarcara de las Cuentas Anuales de Millennium de 2005 ni que dicha Compañía haya protagonizado desde entonces maniobras de distracción. La mencionada firma de Auditores se limitó a consignar en su Informe de Auditoría de 2006 que, al no haber formulado el informe de Auditoría de 2005, no podía responsabilizarse de él.

    Sobre estos puntos, El Confidencial quisiera también puntualizar lo siguiente:

    1.- La Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones tiene la potestad de dar publicidad, o no, a sus actuaciones, como en el caso que nos ocupa.

    2.- Este diario confirma que, según información registral, la mercantil DSA, DEFENSA Y SERVICIOS DEL ASEGURADO, S.A. propietaria en más de un 99% de la aseguradora gibraltareña MILLENNIUM INSURANCE, fue presidida por Antonio Morera Vallejo a partir de septiembre de 1997, para luego cambiar su estatuto por el de apoderado, entre el 24 de diciembre de 2002 y el 31 de mayo de 2004. Como administrador único de DSA figura su hijo Antonio Francisco Morera Escobar desde el 26 de diciembre de 2002. Constituida en 2001, desde el 25 de junio de 2002 MILLENIUM INSURANCE es operativa. El corredor de seguros –en aquel entonces- Antonio Morera, controlaba las corredurías de seguros MORERA&VALLEJO y MULTIBROKER INTERNACIONAL (MBI) –distribuidoras de las pólizas de MILLENNIUM-, y lo compatibilizaba con el cargo de apoderado de la mercantil propietaria de la aseguradora gibraltareña. DSA ha movilizado en los últimos años grandes recursos financieros con una plantilla de entre 1 y 4 empleados.

    El artículo 31, apartado 1, de la Ley de Mediación de Seguros Privados, establece que “no podrá ejercer la actividad de corredor de seguros, ni por sí ni por medio de persona interpuesta, quien por razón de su cargo o función pueda tener limitada su capacidad para ofrecer un asesoramiento objetivo…”. Y sigue en el apartado 2, en particular, se consideran incompatibles para ejercer la actividad de corredor de seguros: “los administradores, delegados, directores, gerentes, los apoderados generales… de entidades aseguradoras, etc.” Situación que entra de lleno en este caso.

    3.- En calidad de director general de MILLENNIUM INSURANCE, Adrian Sharp realiza las siguientes declaraciones en la revista “Actualidad Aseguradora” número 34/2007, respecto a las informaciones recogidas en este diario digital el pasado 21 de mayo de 2007: “Mirados desde la perspectiva del tiempo, estos comentarios nos han venido bien ya que nos han llevado a explicar de forma absolutamente transparente no sólo los aspectos financieros y contables, sino también los ambiciosos planes de futuro que hemos definido…”.

    4.- Sharp, en esta misma entrevista, confirma que “en un primer momento estuvimos apoyados por la red de corredurías de MULTIBROKER INTERNACIONAL, MBI…”, y luego, por OM Suscripción de Riesgos como agencia que suscribe en exclusiva. Según nuestras investigaciones, OM Suscripción de Riesgos, S.A. fue constituida el 22 de junio de 2004 y como socio único figuró Fátima López Mejias, empleada de Antonio Morera en aquel momento (incompatibilidad mediante persona interpuesta según la Ley de Mediación)

    5.- En la memoria y cuentas anuales de MILLENNIUM, nunca se ha dado publicidad al número de empleados con que cuenta. Con la excepción del equipo ejecutivo, nadie conoce sus nombres ni donde están ubicados, ni cómo ni donde se tramitan las pólizas y los siniestros.