Crash de 1987: de la especulación a la crisis financiera

No fue la mayor caída de la historia del Dow Jones, pero tiene la fama de serlo. Han pasado ya dos décadas, pero el famoso y
Foto: Crash de 1987: de la especulación a la crisis financiera
Crash de 1987: de la especulación a la crisis financiera

No fue la mayor caída de la historia del Dow Jones, pero tiene la fama de serlo. Han pasado ya dos décadas, pero el famoso y dramático ‘Lunes Negro’ –‘Black Monday’ para los anglosajones- todavía retumba en las memorias de millones de norteamericanos. Aquel fatídico 19 de octubre de 1987 los cimientos de la mayor bolsa del mundo, Wall Street, se tambalearon por del pánico de millones de inversores que se lanzaron en masa a vender sus acciones.

Hoy, más que nunca, cobran de nuevo vida los temores y los recuerdos de hace 20 años, cuando Wall Street registró su segunda mayor caída diaria de su historia –la mayor se vivió en diciembre de 1914- en un inigualable terremoto financiero. Aquel día, el Dow Jones se colapsó, registró una caída del 22,6% -más de 500 puntos- y cerró la sesión a sólo 1.738 puntos. Sólo el 12 de diciembre de 1914 supera estas cifras con una caída del 24,39% en un sólo día.

El desplome bursátil superaba incluso al del 28 de octubre de 1929, cuando el principal indicador de la bolsa de Estados Unidos cayó un 12,8%, como preludio a la crisis económica mundial vivida durante la década de los 30 y conocida como la Gran Depresión, periodo durante el cual las bolsas estadounidenses perdieron de media un 80% de su valor.

Aquel 19 de octubre, los inversores perdieron más de 500.000 millones de dólares en un solo día en la bolsa neoyorquina. El pánico no tardó en extenderse con rapidez al resto de mercados financieros. En horas, la bola de nieve se transformó en pánico global. Cuentan las crónicas de la época que un fallo en el novato mercado electrónico -recién instalado en Wall Street- y en el mercado de derivados fueron la chispa que dispararon las alarmas. Fue la excusa.

Paralelismos y diferencias

Las causas que desencadenaron esta huida masiva de la renta variable se debaten incluso en la actualidad, pero todavía no se han encontrado respuestas satisfactorias. No obstante, son muchos los expertos que encuentran numerosos paralelismos entre lo que sucedió en octubre de 1987 y la situación actual de los mercados.

Las más llamativas: cinco años consecutivos de ganancias en el mercado, máximos en bolsa, una fuerte depreciación del dólar, una fuerte subida de los precios del crudo y las materias primas, y una gran volatilidad. A lo que hay que unir el elevado déficit en la cuenta corriente y presupuestos de Estados Unidos y la aparición de China como el temible rival económico.

En 1987 fue Japón quien asumió este papel. “El mercado estaba muy caro y estaba buscando alguna excusa para reaccionar”, comentaba recientemente a varios medios norteamericanos es que fuera presidente del New York Stock Exchange (NYSE), John Phelan, en aquellos tiempos.

Pese a todas estas coincidencias, lo cierto es que la mayoría de los expertos no creen que sean el preludio de un nuevo crash bursátil. En general, el sentimiento no es como el de 1987. Hay temores inflacionistas pero entonces la inflación era mucho más alta.

Los tipos de interés estaban subiendo, mientras que ahora han empezado a bajar. De hecho, el pasado 18 de septiembre, la Reserva Federal rebajaba los tipos de interés del 5,25% al 5,75% con la intención de aliviar el cuello de botella crediticio y el mercado no descarta una nueva rebaja.

A todo esto hay que sumar las importantes diferencias que ha provocado el paso del tiempo así como la implantación de las nuevas tecnologías. El mercado es ahora más grande, más tecnológico. Es más fuerte, de lo que era entonces, dice John Thain, actual presidente del NYSE. En el ‘Lunes Negro’, el mercado negociaba 604 millones de acciones mientras que ahora el NYSE negocia de media de 2.800 millones de acciones diarias.

Además, para los inversores individuales, los mercados son ahora más accesibles que hace dos décadas. Es más barato acceder a ellos y la negociación es más se