publicidad

SEGURA DEFIENDE LA ACTUACIÓN DE LA COMISIÓN

Julio Segura se despide de la CNMV con sanciones masivas por las preferentes

@EFE   -  Sígueme en   Twitter   13/09/2012  15:00h

Julio Segura se despide de la CNMV con sanciones masivas por las preferentes
Julio Segura, presidente de la CNMV
 El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Julio Segura, ha destacado en el balance de sus cinco años y medio al frente de la institución la labor supervisora de la entidad, que prevé sancionar al 58 % de los emisores españoles de participaciones preferentes.

Durante la rueda de prensa en la que resumido su mandato en la CNMV, que concluye el próximo 6 de octubre, Segura ha asegurado que la institución es ahora distinta y "aunque no se ha hecho todo, se ha hecho un buen trabajo", sobre todo "dados los medios de que disponía".

Respecto a una de las cuestiones más peliagudas a las que ha debido hacer frente, la venta de participaciones preferentes entre inversores minoristas, Segura ha anticipado que antes de que concluya este año la CNMV prevé sancionar a once de las diecinueve entidades que entre 1999 y mayo de 2011 emitieron preferentes -por un total de 22.500 millones de euros-, de los que a las entidades sancionadas corresponde la mitad.

Segura ha defendido la actuación de la CNMV en este asunto y ha asegurado que el organismo habría tenido que incumplir la legislación vigente para evitar su colocación entre inversores minoristas o no cualificados.

De hecho, algunos sectores han llegado a "exigir" a la CNMV que incumpla la ley, cuando lo correcto sería modificarla, bien la española o bien la comunitaria.

La CNMV ha cumplido, a su juicio, con sus obligaciones respecto a la transparencia y las comunicaciones a los inversores, único ámbito de su competencia, y los problemas han surgido, en su opinión, en la deficiente comercialización por parte de los emisores.

Otro de los aspectos de su mandato que ha suscitado mucha controversia ha sido la prohibición temporal de las ventas a corto, que consisten en tomar prestadas acciones para venderlas en el mercado con la esperanza de que su precio caerá, momento en que los títulos se recompran más baratos y se devuelven a su propietario, obteniendo como ganancia la diferencia entre el precio de venta y el de recompra posterior.

Prohibir las ventas a corto, una práctica que "no conviene satanizar" y que permiten resolver ciertas incidencias en la liquidación al cierre de la sesión, implica un "elevado coste" en términos de liquidez y formación de precios, y es recomendable sólo en caso de riesgo sistémico y de "amenaza real" a la estabilidad del mercado.

En julio pasado la CNMV prohibió esta operativa, una limitación que en principio está en vigor hasta el 23 de octubre.

Segura ha reconocido que su opinión personal es que este veto debería levantarse "ya", siempre que se den una serie de condiciones favorables, como que la prima de riesgo de España se mantenga por debajo de 400 puntos básicos y las oscilaciones del mercado sean aceptables.

Habrá que ver, ha indicado, lo que hace mañana el supervisor italiano, que limitó las ventas a corto en julio al tiempo que lo hizo España pero sólo hasta el 14 de septiembre.

Frente a los que achacan a las ventas a corto las fuertes oscilaciones de la bolsa y las "especulaciones" con determinados valores, especialmente en el sector financiero, Segura ha recordado que la cotización de las acciones se puede manipular por otros medios, como los futuros o las opciones.

Si se prohibieran definitivamente las posiciones cortas "se inventarían otros medios", ha dicho.

Valorado (0/5) Valorado (0/5) Valorado (0/5) Valorado (0/5) Valorado (0/5)(0/5 | 0 votos)

|

 Compartir

|

 Deja tu comentario

|

 0 Comentarios

Los Favoritos Los mas Populares Mi cartera


los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados