publicidad

POR UN JUZGADO EN SANTANDER

E.ON ha sido condenada a devolver 918 euros a un cliente por no facturar en plazo

EFE  13/09/2012  14:50h

E.ON ha sido condenada a devolver 918 euros a un cliente por no facturar en plazo
El Juzgado de Primera Instancia número 3 de Santander ha condenado a E.ON a devolver a un cliente 918 euros al que durante meses sólo le cobró el coste fijo de la factura (la potencia contratada y el alquiler de equipos) y después le pasó nuevos recibos por la energía consumida.

Además, ha declarado el deber de la empresa de facturar en tiempo y forma, y ha reconocido que el cliente no está obligado a abonar las facturas que no cumplan esos requisitos.

Así se acuerda en una sentencia difundida hoy por la Unión de Consumidores de Cantabria (UCC), que fue quien representó al cliente en su demanda contra E.ON Distribución y E.ON Comercializadora de Último Recurso.

La empresa reconoció en la causa que cometió un error en la facturación por problemas en la toma de datos, y que por eso pasó después los recibos por los consumos.

Pero el Juzgado cree que esa explicación "no es de recibo" y recalca que no se ha demostrado tal problema. Y aunque así fuera, señala que la empresa tendría un plazo de un año para rectificar, y en este caso se superó.

La sentencia, que puede recurrirse, explica que desde diciembre de 2008 a marzo de 2011 la empresa emitió a este cliente las facturas de forma irregular.

Al principio cumplía la obligación legal de pasarle las facturas todos los meses, pero más tarde empezó a enviarle dos facturas en un mismo mes, o en otros casos, a no pasarle recibo en cuatro o cinco meses.

En la mayor parte de las facturas sólo le cobró la potencia contratada y el alquiler de equipos, porque no se hicieron lecturas del contador. Y en otras incluyó los consumos, pero con estimaciones, no lecturas reales.

El Juzgado subraya que la empresa incumplió la obligación de facturar mensualmente y de realizar lecturas reales de consumo al menos cada dos meses.

Y señala que esa facturación "irregular" deja al consumidor "en situación de indefensión e inseguridad". A su juicio, la empresa no puede pretender que su "desidia" para cobrar lo efectivamente consumido "perjudique" al cliente.

Por ello, condena a E.ON a devolver al cliente 918 euros, recuerda que la empresa debe facturar en tiempo y forma, y reconoce que el cliente no está obligado a abonar las facturas que no cumplan esos requisitos.

Para la Unión de Consumidores, esta sentencia "pone cordura en un sector caracterizado en los últimos años por el caos, la oscuridad, y la indefensión de innumerables usuarios frente a las entidades distribuidoras y comercializadoras de energía".

Según dice, "frena los abusos" de las compañías eléctricas, que "a partir de ahora tendrán que andar con más cuidado si quieren cobrar", porque esta resolución judicial reconoce que el consumidor no está obligado a pagar facturas que no se emitan en tiempo y forma. 

Valorado (0/5) Valorado (0/5) Valorado (0/5) Valorado (0/5) Valorado (0/5)(0/5 | 0 votos)

|

 Compartir

|

 Deja tu comentario

|

 0 Comentarios

Los Favoritos Los mas Populares Mi cartera


los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados