GUERRA ENTRE LOS GESTORES ESTRELLA

Paramés baja al barro: "Llego porque las alternativas no eran suficientes"

Paramés ha entrado de lleno en la guerra entre los gestores estrella españoles. Justifica su nueva gestora porque "las alternativas no eran suficientes" y "desvirtúan" su filosofía

Foto: Francisco García Paramés
Francisco García Paramés

La pelea entre los gestores estrella del estilo 'value' (Francisco García Paramés, sus excompañeros de azValor y la nueva Bestinver) escala un nuevo peldaño con la carta que ha mandado el gurú a los potenciales inversores para presentar su nueva gestora, Cobas Asset Management. En la misiva -enviada un día después de la conferencia anual de azValor-, Paramés baja al barro y ataca sin reparos a sus competidores: asegura que es imprescindible su regreso porque "otras alternativas no eran suficientes" y las acusa de "pretender desvirtuar la esencia de este tipo de gestión".

"Cobas Asset Management SGIIC SA surge porque otras alternativas no eran suficientes para cumplir el propósito indicado, ya que o bien buscaban un nivel de activos excesivamente elevado o bien pretendían desvirtuar la esencia de este tipo de gestión, que debe centrarse en la selección de activos infravalorados y no en realizar predicciones sobre la evolución de los mercados", dice literalmente Paramés en su carta de presentación.

Álvaro Guzmán de Lázaro y Fernando Bernad, gestores de azValor.
Álvaro Guzmán de Lázaro y Fernando Bernad, gestores de azValor.

Se trata de dos cargas de profundidad contra azValor y Bestinver; aunque ambas firmas se proclaman seguidoras del estilo de inversión 'value' (buscar empresas con sólidos fundamentales que cotizan en bolsa por debajo de su valoración teórica, con la esperanza de que el mercado la acabe reconociendo), han entrado en estrategias más de 'momentum' o han realizado predicciones de mercado en sus comunicaciones públicas. En cuanto al tamaño, azValor anunció el lunes en su conferencia anual de inversores que cerrará sus principales fondos cuando alcancen los 2.500 millones cada uno, lo cual indica que esperan alcanzar estos niveles en algún momento.

Además, las críticas del popular gestor se contradicen en cierto modo con sus propios planes: también anuncia en la carta que cerrará sus fondos cuando alcancen unos activos de entre 4.000 y 5.000 millones el global, y de entre 750 y 1.000 millones en ibérico (para el de grandes compañías no hay límite). Asimismo, Paramés llegó a gestionar 10.000 millones de euros en su etapa al frente de Bestinver.

Critica los objetivos de azValor

No es el único ataque contra sus rivales. Más adelante, la carta explica que "la filosofía de inversión que vamos a aplicar es conocida y no ha cambiado: comprar activos infravalorados con el objetivo de preservar (y si es posible, aumentar) a largo plazo, el poder adquisitivo de los ahorros de los clientes". De nuevo, el objetivo de su dardo son sus excompañeros Álvaro Guzmán y Fernando Bernad (azValor), quienes dijeron el lunes que su objetivo de rentabilidad anual se sitúa entre el 15% y el 17%, probablemente espoleados por sus buenos rendimientos en 2016.

También es cierto que, en el pasado, ha sido azValor el que ha cargado contra Paramés en unos términos no demasiado elegantes. Así, cuando el fundador de Cobas le robó todo el equipo de analistas a azValor, esta firma respondió que los profesionales que se marchaban eran poco menos que unos vagos que no aguantaban el ritmo de trabajo y preferían un destino "más comfortable".

La guerra se recrudece

Beltrán de la Lastra, director de inversiones de Bestinver
Beltrán de la Lastra, director de inversiones de Bestinver

Detrás de todas estas invectivas se encuentra, por un lado, la tormentosa salida de Paramés, Guzmán y Bernad de la gestora de Acciona y su enfrentamiento con los gestores de la constructora; y por otro, el choque de egos entre los excompañeros, que provocó que Paramés no se incorporase finalmente a azValor como estaba previsto. Un ejemplo de este choque es que tanto Paramés como Guzmán se anotan como su trayectoria propia los años en Bestinver. Eso sí, al primero le salen 25 años y al segundo, 15.

Con este enfrentamiento y con todos los jugadores ya en el tablero tras la aprobación de los fondos de Cobas por la CNMV, vamos a asistir a un año apasionante de lucha por robarse el patrimonio entre los tres y por atraer nuevos inversores. La rentabilidad que obtenga cada uno y el peso de las marcas, empresariales y personales, dirimirán la batalla.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios