M&A y Real Estate: Análisis en España

Análisis M&A España se abre paso

powered by Deloitte
Bola del mundo

España está en el punto de mira de los grandes fondos internacionales. La recuperación de la economía se considera una buena oportunidad para crecer en nuestro país, y por ello, inversores chinos, mexicanos y fondos de inversión norteamericanos, estos últimos aprovechándose de la caída del euro, están apostando por las empresas españolas.

Entorno idóneo

Entorno idóneo

La elevada liquidez que existe en el mercado de fusiones y adquisiciones (conocido por sus siglas en inglés, M&A) y la búsqueda de rentabilidad han provocado la entrada de grandes sumas de capital de fondos internacionales que llegan interesados en nuestro país.

Fondos americanos

Fondos americanos

Aprovechando la devaluación del euro, que desde 2014 ha caído en torno a un 20%, los inversores norteamericanos son los que más inversiones han realizado, con un incremento del volumen de operaciones cercano al 30%, en 2015.

Real Estate

'Real Estate'

Gracias al reajuste del sector inmobiliario y a los cambios provocados en la demanda (apetito de los inversores extranjeros), el ‘real estate’ ha vivido una recuperación importante en los últimos 18 meses.

8.000millones de euros en 'commercial real state'
1.215transacciones en 2015
40.000viviendas nuevas en 2015
5billones de dólares en M&A en 2015

La inversión durante la crisis

Este auge del mercado de las operaciones de M&A en España es el resultado de un cambio de tendencia tras los últimos años de crisis. “En los años de mayor crisis económica en España, fueron las grandes corporaciones las que iniciaron una salida al exterior en busca de una buena posición estratégica, lo que supuso abrirse a nuevos mercados para reducir riesgos, aumentar la cartera de clientes y contrarrestar la caída que se había producido en la actividad doméstica”, explica Juan Ramón Rodríguez Larraz, socio de Transacciones y Reestructuraciones de Deloitte.

Los principales destinos de las grandes corporaciones fueron China, la Unión Europea y Latinoamérica. Las inversiones en el gigante asiático fueron complejas de materializar debido a la diferencia cultural y comercial lo que provocó que las corporaciones se centraran en el Mercado Común Europeo.

En lo referente a Latinoamérica, un mercado mucho más natural para las empresas españolas por idioma y cultura, resultó ser mucho más sencillo y atractivo. Estas operaciones se centraron principalmente en Brasil, México, Colombia y Perú.

Por su parte, los fondos de capital riesgo españoles con una financiación limitada durante la crisis encontraron en el Instituto de Crédito Oficial (ICO) un aliado que les permitió reforzar su actividad. De esta manera, España ha recuperado de nuevo su capacidad para volver a ser un agente inversor.

Hasta 2013, el dinero institucional no empezó a vislumbrar en España un panorama de cambios constantes protagonizados por la mejora de las expectativas y por una economía que ya transmitía síntomas de estabilidad.

Una vez iniciado este proceso de recuperación, junto a los inversores tradicionales -norteamericanos, ingleses y franceses-, empezaron a aterrizar con fuerza nuevos inversores internacionales procedentes de Asia y Latinoamérica.

Tierra de oportunidades: España

Durante este 2015, la tendencia alcista iniciada en 2014 ha continuado y España ha experimentado el mayor crecimiento económico de Europa. La depreciación del euro, el descenso del precio del petróleo, el incremento del indicador de confianza del consumidor, el progresivo descenso del desempleo y el entorno actual con tipos de interés en mínimos generan un clima de confianza para los inversores españoles y extranjeros, que son cada vez más conscientes de las oportunidades de negocio que están surgiendo.

“Estos fondos internacionales llegan atraídos por las oportunidades que existen en nuestro país, por las favorables perspectivas de crecimiento futuro y por la consideración de España como una plataforma para una posible expansión europea. Nuestra economía ha ido ganando protagonismo dentro del panorama internacional”, explica Enrique Gutiérrez, socio director de Transacciones y Reestructuraciones de Deloitte.

Inversión extranjera en España (en millones de euros)

Fuente: TTR

Ante tanta actividad, y tras una importante recesión en la que muchas empresas se vieron en serias dificultades para sobrevivir, se podría pensar que existen gangas entre los activos que se están vendiendo en España pero, según Rodríguez Larraz, “están en precio”. “Se están vendiendo activos de calidad y cuando una compañía está en venta, aparecen siempre varios compradores dispuestos a hacerse con ella, lo que normalmente lleva a un precio atractivo”.

El mercado de fusiones y adquisiciones español va recuperando su buena salud. “Esto es consecuencia de la mejora en el crecimiento de la economía, el incremento de la inversión realizada por los grandes fondos extranjeros, así como un mayor interés de las grandes empresas españolas por crecer tanto en España como a nivel global”, asegura el socio de Deloitte.

Además, hay que sumar que en el último año, el valor de las operaciones de fusiones y adquisiciones transfronterizas podría superar los 3.500 millones de dólares del ejercicio anterior, lo que supone volver a niveles previos a la crisis. “Este incremento de la actividad se debe a la gran liquidez existente en el mercado en busca de rentabilidad”, añade Gutiérrez.

Las diez entidades más activas en M&A en 2015 (millones de euros)

Fuente: Dealogic
El 'ranking' incluye 'Any Involment', es decir, que el comprador, vendedor, o la target sea española.

Recuperación del 'Real Estate'

Uno de los sectores por el que más están apostando los inversores extranjeros es el sector inmobiliario. “Después de un ajuste extremo en el sector de promoción inmobiliaria residencial tanto en producción (-95%), como en ventas, en precios (-45%), en operadores y en empleo, el sector ha tocado fondo y tras un punto de inflexión está ya en la senda del crecimiento”, afirma Alberto Valls, socio de Transacciones y Reestructuraciones de Deloitte.

Los inversores se han posicionado en España a través de la compra. En 2015, las transacciones en ‘commercial real estate’ se situaron alrededor de los 8.000 millones de euros. Estas cifras suponen cuatro veces el punto mínimo de 2.000 millones alcanzados en 2012, y suponen cerca de dos tercios del máximo de 2007. La dinamización del mercado de ‘commercial real estate’ ha generado una compresión de yields, es decir aumento de precios, por una recuperación progresiva del mercado de financiación y por la confianza en la subida de las rentas.

Esta situación es consecuencia de los cambios que se vienen produciendo en los últimos 18 meses, tanto en la demanda como en la oferta, ha generado nuevas oportunidades de negocio que los inversores del sector están tratando de aprovechar, dado que durante la crisis los activos han recaído en tenedores no naturales y con deseo de venderlos.

Valls explica que, desde el punto de vista de la promoción inmobiliaria residencial, estamos ante varios factores que están contribuyendo a la dinamización del sector, como son:

  • Reducción progresiva del 'stock'.
  • Indicadores de producción en mínimos.
  • Aumento progresivo de la venta de viviendas.
  • Incremento del precio medio en determinadas zonas.

Estas oportunidades de negocio han vuelto a poner sobre la mesa el interés por comprar suelo, que ahora está viendo un incremento de su precio de forma significativa en los principales focos de demanda de viviendas. “La rentabilidad esperada, con la compra de suelo y la posterior promoción, ha atraído a numerosos inversores extranjeros al sector anticipándose a la oportunidad y convirtiéndose en protagonistas presentes y futuros del nuevo ciclo”, asegura Valls.

Pese a estar ante un escenario optimista, el socio de Deloitte se muestra prudente. “Si bien podríamos calificar que los indicadores apuntan al inicio de un ciclo alcista, no es menos cierto que el volumen de producción actual (viviendas iniciadas) es bajo y aunque el número de transacciones en 2015 habrá superado las 400.000 viviendas (obra nueva y segunda mano), la continuidad de esta tendencia alcista dependerá del mantenimiento de la confianza, del descenso del desempleo, de la estabilidad política y financiera y, por supuesto, de la continuidad de la actual política monetaria, que mantiene los tipos de interés bajos”, matiza Valls.

Previsiones de futuro

Los expertos señalan que las perspectivas para el sector del M&A de 2016 son positivas. “Siguiendo con la tendencia alcista iniciada en 2014, esperamos un año 2016 activo siempre y cuando se mantenga un escenario de estabilidad institucional y no surjan amenazas a la tendencia de recuperación económica. Las circunstancias del mercado son propicias para que se intensifique la actividad corporativa y hay un buen número de operaciones anunciadas para los primeros meses del año”, afirma Enrique Gutiérrez.

Lo que parece claro es que el sector no muestra síntomas de debilidad, y una vez que se supere el hito de la constitución del nuevo gobierno, la dinámica alcista recuperará su pulso. Gutiérrez asegura que “no es fácil pronosticar cuánto durará este ciclo porque estamos comenzando una etapa alcista, pero lo que es seguro es que 2016 contará con un mayor número de inversores institucionales y de fondos internacionales de capital riesgo dispuestos a realizar operaciones, por lo que podemos esperar que el sector siga creciendo”.