Los últimos resultados presentados por Ferrovial han traído renovados ánimos alcistas a los analistas que siguen de cerca la evolución del valor. Desde que anunció sus cuentas correspondientes al tercer trimestre de 2013 el pasado 28 de octubre, siete firmas han emitido recomendaciones de compra, cuatro de sobreponderar y otras tres han optado por permanecer neutrales. Dicho de otra forma, un 60% de los expertos que siguen al valor en Bloomberg recomienda hacerse con títulos de la compañía. ¿Qué se esconde detrás de estas optimistas perspectivas? Uno de los aspectos más valorados ha sido el hecho de que la empresa haya superado ampliamente las expectativas al declarar un beneficio neto entre julio y septiembre de 198 millones de euros, por encima de los 138 que esperaba el consenso de mercado. Pero no es el único factor positivo.

El lavado de cara acometido por la compañía a lo largo de los últimos años va dando poco a poco sus frutos. En el conjunto del año, el beneficio neto ha escalado un 2% respecto a 2012 hasta los 485 millones de euros. Durante este ejercicio, destaca el hecho de que Ferrovial ha conseguido una entrada de caja neta de 370 millones correspondientes a los dividendos abonados por la autopista canadiense 407 ETR, así como por su participación del 25% en HAH (Heathrow Airport Holding). Ambos negocios han demostrado que tienen mucho jugo por exprimir y, prueba de ello, es la buena evolución de las ventas, que se han incrementado en más de un 9%, respectivamente.

La contribución de los dividendos de HAH y 407, unida a la evolución del negocio exterior (con especial hincapié en los planes de expansión en EEUU y Australia) y la integración de las recientes adquisiciones de Enterprise y Steel Ingeniería son algunos de los puntos fuertes de las últimas cuentas presentadas. “Está haciendo pequeñas compras en el extranjero que mejoran su visibilidad de forma sostenida y, a posteriori, se traducen en un incremento de las ventas”, apunta Nuria Álvarez, analista de Renta 4. Los números dan fe de ello. En los nueve primeros meses del año la facturación se incrementó en un 4,9% a pesar de que el negocio mollar, el de la construcción, sigue presentando una caída de más del 7%.

Estrechamente relacionado a este repunte de las ventas, está el incremento en la cartera de pedidos de la compañía. A día de hoy asciende a 24.400 millones de euros, lo que supone un récord histórico para la firma presidida por Rafael del Pino. Especialmente relevante es también que de ellos el 68% proviene ya del exterior, un margen que se ha incrementado sólo en este último trimestre en un 14%.

Significativa reducción de su endeudamiento

Hablar de Ferrovial hace apenas dos años era hacer referencia a una compañía que contaba con un endeudamiento de más de 20.400 millones de euros. Hoy los compromisos financieros se sitúan en 6.075 millones, lo que representa un 70% menos y, todo ello, a pesar de que este año ha incrementado su deuda neta en casi mil millones de euros por la construcción de varias autopistas en países como Estados Unidos o Escocia.

“La posición de balance y caja es muy buena. Ferrovial es un ejemplo de buena gestión. Ha desconsolidado mucha deuda y puede seguir haciéndolo, aunque no tiene la misma necesidad de llevarlo a cabo como otras compañías como Sacyr o ACS”, apunta Alberto Roldán, gestor de Sabadell Solbank. En esta misma línea, Nuria Álvarez cree que sería contraproducente que el mercado esperara que reduzca su deuda siempre. “Es mejor mantener los compromisos en un nivel estable y contar con una buena generación de caja”, añade.

Con unos vencimientos de 1.359 millones de euros para el próximo año 2015, según datos recogidos por Bloomberg, el plan para seguir soltando lastre sigue estando muy presente. Prueba de ello ha sido la reciente venta al fondo USS (fondo de pensiones de los empleados de las universidades de Reino Unido) de un 8,65% de su participación en Heathrow. Así, siete años después de aterrizar en el popular aeropuerto londinense, Ferrovial asumía la pérdida del control accionarial de la compañía.

Desde Ahorro Corporación consideran que esta operación “ha sido muy positiva para la firma al haberse realizado con un precio un 10% mayor que el de nuestra última valoración de HAH”. No obstante, estos analistas creen que la venta no ofrece potencial frente a su precio de mercado, por lo que reiteran su consejo de mantener.

No es así para otros expertos de firmas como BPI, que recomiendan la compra de los títulos y sitúan su precio objetivo a doce meses en los 16,5 euros (un potencial del 18% desde los 14 euros a los que cerró el martes). Esta es la valoración más alta que se ha realizado desde que se presentaron las últimas cuentas trimestrales pero, por encima de los 15 euros y con consejo de compra también se han pronunciado casas de análisis como Santander (15,2 euros), Société Générale (15,2), Bankia (15,4) Banco Sabadell (15,3) y S&P Capital (15).