Jornada de ventas en Europa. Buena parte de los índices del Viejo Continente acabaron sucumbiendo al rojo en la sesión de este jueves y el Ibex 35, a diferencia de lo que ha ocurrido en numerosas ocasiones durante las últimas semanas, esta vez sí sucumbió a unas caídas que le hicieron ceder los 9.300 puntos que conquistó el martes.

El motivo de esta sesión 'roja', además de en la recogida de beneficios de los inversores, hay que buscarlo en el 'cierre' del Gobierno de Estados Unidos, que cumple ya su tercer día, y en el temor a que el próximo 17 de octubre el país llegue a su techo de gasto -lo que provocaría un impago de la Administración-. Con la apertura de sesión en Nueva York los parqués europeos ahondaron en sus pérdidas y el Cac de París, que lideró este capítulo, cedió un 0,73%. 

El segundo peor índice fue el Ibex 35, que cayó un 0,58% y acabó en los 9.295 puntos. El Eurostoxx 50, por su parte, se dejó un 0,55%, el Mib italiano, después de que la compleja situación política se haya calmado, perdió un 0,44% y el Dax alemán retrocedió un 0,37%. El Ftse 100 de Londres, que en muchas de las buenas sesiones europeas se mantuvo al margen, hoy hizo lo propio y acabó anotándose un 0,18%.

Esta mala sesión provocó que apenas ocho de los valores que cotizan el Ibex 35 fueran capaces de ganar terreno. Destacó Indra, que se anotó un 1,78%, hasta los 11,72 euros. Entre las caídas, las más notables fueron FCC, que perdió un 2,37%, y Banco Sabadell, que retrocedió un 2,24%. Entre los grandes valores sobresalió la caída de Repsol, que cayó uin 1,33%, hasta los 18,19 euros.

Telefónica, en el día en el que se conoció que Franco Bernabé, presidente y consejero delegado de Telecom Italia, ha presentado su dimisión y deja así vía libre para el plan que lidera la compañía española, cerró plano y se mantiene en los 11,8 euros. 

El euro alcanza los 1,36 dólares

En el mercado de divisas, la incertidumbre ante el tercer día de cierre en Estados Unidos golpeó al dólar, que perdió terreno frente a las principales divisas mundiales. Así, el euro se apreció un 0,43% frente a la moneda estadounidense y el cambio está ya en los 1,363 dólares, muy cerca de sus máximos anuales. Si la tendencia continúa y supera la cota de 1,367, la divisa marcará nuevos máximos de noviembre de 2011.

En el mercado de deuda, lo inversores sí depositaron su confianza en el papel español y el bono a 10 años relajó su rentabilidad hasta el 4,24%. Sin embargo, el bund alemán cayó con más fuerza, por lo que la prima de riesgo, que marca el diferencial entre ambas referencias, subió hasta los 245 puntos básicos