Warren Buffett continúa con su intensa actividad en los mercados de valores, esa que lo ha convertido en uno de los hombres más ricos e influyentes del mundo. El empresario realiza sus inversiones a través de Berkshire Hathaway, cuyas presentaciones trimestrales son de las más esperadas por los expertos de la comunidad financiera mundial.

En estos días se han dado a conocer algunos datos curiosos que pueden servir de guía a todos aquellos que consideran a Buffett un referente en el mundo inversor. Recientemente, Berkshire ha aumentado su posición en cuatro valores referencia en Estados Unidos a los que ya se aventura un futuro prometedor en Wall Street.

Lidera la lista General Motors, el histórico fabricante de automóviles estadounidense, en la que Buffett aumentó sus compras de acciones un 60% el pasado mes de mayo. La firma está teniendo problemas en los últimos tiempos, como refleja el descenso de las ventas un 20% en el segundo trimestre de este año con respecto al anterior. No obstante, los analistas de Wall Street prevén cuantiosas ganancias por acción en el futuro.

Otra compañía en la que Buffett incrementó sus compras el pasado trimestre es National Oilwell Varco. En este caso, Berkshire no es la única gestora de fondos que apuesta por este valor. La sociedad de inversión Chilton del multimillonario Richard Chilton también aumentó sus acciones de la empresa en unos 950.000 nuevos títulos.

Chicago Bridge & Iron fue el valor favorito de Buffett en el primer trimestre de este año. Esta compañía diseña y construye instalaciones de infraestructura energética entre las que se incluye la construcción de terminales de gas licuado y plantas de transformación. En esta ocasión, Warren Buffett tampoco está solo en su apuesta por este valor, pues David Shaw ya poseía 1,6 millones de acciones de Chicago Bridge & Iron a principios de julio.

Por último, está VeriSign, en la que Berkshire aumentó su participación en casi 11 millones de dólares entre abril y junio. Los títulos de la firma de servicios de Internet cayeron durante el pasado otoño después de que los reguladores se opusieran al aumento de precios de la compañía pero, desde entonces, han conseguido recuperarse y ahora están ligeramente por encima de sus niveles de hace un año. Otro importante accionista de VeriSign es Pine Capital, del multimillonario Stephen Mandel Lone.