International Airlines Group (IAG), el hólding resultante de la fusión de Iberia y British Airways (BA), ha cerrado la jornada como el quinto peor valor del Ibex, con una caída del 5,05%, en pleno proceso de conversión de bonos de la aerolínea británica.

BA ha solicitado a la matriz la emisión de 48,12 millones de nuevas acciones ordinarias para atender a estas solicitudes, representativas del 5,18% de su capital social, y el mercado ha reaccionado tiñendo de rojo la cotización del holding, que se ha situado a la cabeza de las pérdidas del Ibex 35, junto a Popular, Sabadell, Bankinter y Sacyr.  

No obstante, en defensa de la compañía debe recordarse que estos recortes se producen cerca de la zona de máximos que ha marcado IAG este mes de agosto.

Operación en marcha

El pasado 16 de agosto, el hólding anunció que había ofrecido a sus bonistas la opción de ejercitar bonos convertibles de BA, con un descuento del 38,6%, a un tipo de conversión de 1,89 libras por acción ordinaria de IAG, según la cotización de entonces.

Aunque el holding calcula su beneficio por acción ordinaria en base completamente diluida, por lo que la conversión de los bonos no afectará al beneficio por acción ordinario objetivo del grupo aéreo, sus títulos figuran entre los más castigados del día.

De haber acudido todos los bonistas a su derecho de conversión en relación a todos los bonos pendientes, el número máximo de acciones ordinarias del holding a emitir para atender la conversión hubiese ascendido a 184,7 millones de títulos, representativos del 9,95% de su capital social.

Bonos convertibles pendientes

El holding ejercita así su opción de amortizar todos los bonos convertibles pendientes de la emisión de su filial británica denominada "350 millones de libras esterlinas, 5,8%, convertibles durante 2014", garantizados por IAG y BA, de acuerdo a los términos y condiciones de los bonos, para el 30 de septiembre.

Alternativamente a la amortización de los bonos, los inversores tienen la opción de ejercitar su derecho de conversión en acciones ordinarias de IAG no más tarde del cierre del próximo 23 de septiembre de 2013.

En junio de este año, BA lanzó su primera emisión de bonos colateralizados, que se conocen con el nombre de EETC, por valor de unos 700 millones, una fórmula de financiación  de aeronaves utilizada frecuentemente por las aerolíneas en Estados Unidos y a la que por primera vez recurrió la aerolínea británica.