El Tesoro Público quiere seguir aprovechando la confianza que los inversores están depositando en el papel español y este martes regresará al mercado con el objetivo de captar entre 3.000 y 4.000 millones de euros en letras a 3 y 9 meses. La última ocasión en la que subastó estas mismas referencias, la institución superó el máximo previsto y colocó 3.519 millones de euros, por los que afrontó un interés del 0,46% en el caso de las letras a tres meses, y del 1,17% en el caso de las de nueve meses. 

Para la cita de hoy se espera que las condiciones de financiación sean más ventajosas para la institución que dirige Íñigo Fernández de Mesa, dadas las caídas en la rentabilidad que en las últimas semanas están viviendo las diferentes referencias españolas. Sirva como ejemplo el nivel de la prima de riesgo, que se encuentra en los 256 puntos básicos y lleva ya varias semanas en niveles que no visitaba desde agosto de 2011 tras los repuntes que está sufriendo la deuda de Alemania.  

Además, la distancia entre el bono italiano a 10 años y el español está en mínimos de año y medio como consecuencia de las incertidumbres que está generando la amenaza del expresidente del Ejecutivo, Silvio Berlusconi, de romper la estabilidad del actual Gobierno si es expulsado del Senado. Es evidente, por lo tanto, que en ambos casos la rebaja de los diferenciales se debe a la subida de las referencias con las que se compara España, aunque también demuestra que la deuda española atraviesa un momento de calma y que los inversores no ven, al menos de momento, peligros que puedan alterar esta situación. 

Alemania sigue incrementando la rentabilidad

La nueva cita de España con el mercado tendrá lugar un día después de que Alemania celebrase otra subasta de deuda. El Finanzagentur (Tesoro alemán) colocó 2.420 millones de euros al 0,097%, por encima del 0,05% que tuvo que pagar en la anterior ocasión. De esta manera, la institución alemana sigue aumentado, aunque de forma moderara, el nivel a pagar por una referencia por la que hasta el pasado mes de enero, y por espacio de tiempo de un año y medio, ofrecía una rentabilidad negativa.  

De vuelta a España, y según el calendario de subastas del Tesoro Público, la próxima ocasión en la que buscará financiación será el próximo 5 de septiembre, fecha en que la institución subastará bonos y obligaciones del Estado por una cuantía todavía por determinar.