Las bolsas asiáticas han cerrado otra nueva jornada a la baja lastradas por las palabras del Secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, quien aseguró este lunes que es "innegable" el uso de armas químicas por parte de Siria, lo que abre aún más las posibilidades de que Norteamérica intervenga en el país árabe.

De este modo, el principal índice de la región, el Nikkei japonés, se ha dejado un 0,69%, hasta los 13.542 puntos, mientras que el segundo indicador del parqué de Tokio, el Topix, ha caído un 0,52%, hasta los 1.134 puntos.

Por su parte, el Kospi coreano ha retrocedido un tímido 0,1%, hasta los 1.885 puntos, y el índice de valores tecnológicos de la bolsa de Seúl, el Kosdaq, ha perdido un 1,75%, hasta los 524,39 puntos. En Hong Kong, el Hang Seng ha bajado un 0,58%.

Los índices de la región se han contagiado de los temores con los que Wall Street cerró anoche tras las declaraciones de Kerry. Así, los mercados se han visto sacudidos por el miedo a que la crisis en Siria prosiga su escalada. Además, también temen que el precio del petróleo siga subiendo a consecuencia de esta conflicto.

Ni los buenos datos de la industria China han conseguido frenar estos temores. Las grandes empresas industriales del gigante asiático obtuvieron en julio unos beneficios conjuntos de 419.550 millones de yuanes (51.230 millones de euros), lo que supone un 11,6% más que en junio.