Hacía falta encontrar una justificación, tal vez una excusa, que invitara a justificar una contundente recogida de beneficios. El verano ha sido muy prolífico para la renta variable pero el mes de agosto toca a su fin, la cruda realidad vuelve a pasar factura en los mercados y Siria es el argumento perfecto hacia el que mirar. Las bolsas europeas han registrado una sesión marcada por los números rojos en la que el Ibex ha vuelto a bailar con la más fea. El selectivo español pierde todo lo ganado en agosto tras dejarse un 2,96% hasta los 8.394 puntos en su cuarta peor sesión del año -y la más negativa en los últimos dos meses- en una Europa en la que las principales plazas han estado dominadas por las caídas. 

Tras estas caídas hay varios aspectos que van mucho más allá de Siria. Es el principal argumento informativo de las últimas horas y su reflejo se está haciendo notar en los mercados. Prueba de ello es que el barril de crudo Brent, de referencia en Europa, se anota hoy su mayor subida desde el pasado mes de mayo hasta máximos de febrero en 113 dólares. El alza de los precios del crudo es la mayor inquietud que produce Siria para los analistas, dada su influencia en el crecimiento económico. La onda expansiva funciona como una cadena en unos mercados totalmente interconectados: "Los sectores más afectados son las aerolíneas y el turismo. Buena prueba de ello puede dar hoy IAG, que ha caído más de un 5%", apunta Soledad Pellón de IG.

"Pero la cosa no queda ahí, si las subidas continúan veremos un encarecimiento del coste de trasporte, lo que a su vez tendrá un efecto inflacionario en los precios y una pérdida de poder adquisitivo en términos generales lastrando el consumo y la recuperación económica. Tampoco es despreciable el efecto contagio sobre otros muchos sectores, como el de la banca que, pese a no verse afectados directamente, son muy sensibles al ciclo. Y, por supuesto, este foco de tensiones podría tener un efecto negativo en cualquier activo de riesgo".

La bofetada en los mercados no se ha hecho esperar. El Eurostoxx se deja un 2,56%, el Dax un 2,2%, Cac 2,4%, el Ftse 100 un 0,8%, y el Mib un 2,34%. En Estados Unidos las cosas no son mucho más optimistas y los principales índices registran pérdidas en el entorno del 2%. 

Sin embargo, la panorámica que se esconde detrás de los descensos es mucho más amplia y es EEUU otro foco de inquietud. Casi en el mismo momento en el que el Secretario de Estado, John Kerry, afirmaba ayer que es “innegable” el uso de armas químicas en Siria, se produjo otro discurso que pasó casi desapercibido, pero que podría tener una gran repercusión para el conjunto de los mercados mundiales. 

El secretario del Tesoro estadounidense, Jack Lew, apuntó que el techo de deuda constitucional no se alcanzará a finales de este año o comienzos de del próximo, como se pensaba hasta ahora. Según Lew, a mediados del mes de octubre, esto es, dentro de apenas 50 días, quedarán 50.000 millones de dólares de crédito público, una cantidad a todas luces insuficiente para cubrir las necesidad de Estados Unidos. 

Desde Citi José Luís Martínez señala que "no es sorprendente que perdamos lo ganado en agosto y que nos vayamos a niveles todavía inferiores ya que lo irracional no es la caída de hoy, sino el escenario de calma vivido en los mercados en agosto". De hecho, este analista considera que lo vivido hoy es más realista y asegura que hay varios motivos que explican esta corrección. "Si me dices, ¿es por Siria? Te respondo que vale. ¿La inestabilidad política de Italia?. tambien. ¿La sobrevaloración de la bolsa estadounidense?... Es una suma de todo". señala.

La banca paga los platos rotos

En el parqué madrileño, la banca que tantas alegrías había dado hasta ahora al mercado sufrió la recogida de beneficios de los inversores y acumuló importantes caídas en la sesión. Así, Banco Popular perdió un 7,6% y cerró la sesión en los 3,66 euros. Sabadell, que fue su inseparable compañero de viaje durante los buenos momentos estivales, también cayó con fuerza al ceder un 6,4%. Completó el trío que lideró las pérdidas del Ibex 35 Bankinter, que perdió casi un 6% y acabó en los 3,43 euros. En cuanto a Santander cae un 3,68%, BBVA un 3,73% y CaixaBank un 3,2%. Las caídas no son exclusivas de las entidades españolas, en el Eurostoxx 50 el sector financiero también muestra sus miserias con caídas de casi un 5% para ING, Société, Intesa o Unicredit.

Entre el resto de grandes valores del selectivo español, los números rojos también fueron abultados e Inditex cayó un 2,52%, hasta los 100,4 euros. Telefónica, por su parte, se dejó un 2,4% y al cierre de sesión sus títulos se negociaban a 10,5 euros, Iberdrola perdió un 2,1% y Repsol cedió un 1,5% y terminó la jornada en los 17,5 euros.

En cuanto al movimiento entre las divisas, el cambio euro/dólar se mantiene estable en el nivel de los 1,33 dólares. Por su parte, entre las materias primas el precio del Brent se mueve en los 111 dólares por barril, mientras que el Texas de referencia en EEUU se vende a 106 dólares. El oro se sitúa por encima de los 1.400 dólares por onza.

La prima de riesgo española, casi pareja a la italiana

En el mercado de deuda, la prima de riesgo se mueve en el entorno de los 265 puntos básicos después de que ayer estrechara su diferencial con la italiana hasta su nivel más bajo desde marzo de 2012 por las tensiones surgidas en el país transalpino ante la posibilidad de un colapso del Gobierno de coalición tras la amenaza del partido de Silvio Berlusconi de retirar su apoyo a Enrico Letta si el Senado aprueba echar a il cavaliere del Parlamento ante su condena por fraude fiscal.

Así, la rentabilidad del bono a diez años llegaba a la subasta de hoy en el 4,46%. El Tesoro ha vuelto a colocar más de los previsto 4.070 millones de euros en una subasta de letras a 3 y 9 meses después de que ayer Alemania viera incrementarse el interés de su deuda para colocar 2.420 millones de euros. También Italia acude este martes al mercado por primera vez desde julio para colocar 4.000 millones de euros en bonos lincados a la inflación y cupón cero.