La banca ya fue el mejor sector del Ibex 35 durante julio, periodo en el que el selectivo vivió su mejor mes desde agosto de 2012, y en el presente mes el rendimiento de las entidades bancarias está siendo similar. Esto implica, evidentemente, que las cotizaciones de los bancos han repuntado con fuerza en las últimas semanas, tanto que en algunos casos la relación entre su cotización bursátil y el valor contable se encuentra rozando el 1, esto es, que ambos parametros están equilibrados.

Es el caso de Bankinter, que presenta una relación de 0,98 veces, mientras que BBVA tiene un ratio de 0,94 veces. Santander, por su parte, está en las 0,86 veces, Sabadell y Popular presentan una relación de 0,66 y 0,65 veces, respectivamente, y CaixaBank cierra este ranking de entidades que cotizan en el Ibex con una relación entre cotización y valor en libros de 0,61.  

Es cierto que el sector se encuentra todavía lejos de su media histórica, que oscila entre las 1,4-1,5 veces, pero también lo es que hace menos de dos meses las entidades apenas llegaban al 50% de la misma.“Se ha producido una lógica normalización en la cotización de las compañías, ya que estaban muy dañadas”, apunta Alberto Roldán, de Lloyds Bank, movimiento que ha provocado que Bankinter, BBVA y Santander “estén incluso caras”.

Por ello, Roldán apunta que las oportunidades de inversión están en la banca mediana y en Bankia, que presenta un ratio de 0,92 veces después de que la cotización de la entidad haya repuntado más de un 31% en el mes. De la entidad nacionalizada, el analista de Lloyds afirma que su regreso al Ibex se producirá en diciembre, “si no se lleva a cabo una revisión extraordinaria que adelante su regreso” al selectivo.

Rumores de entrada en el accionariado de la banca mediana

Por su parte, Nuria Álvarez, de Renta 4, asegura que la tranquilidad de la que las entidades han gozado en las últimas semanas, después de que desde julio del año pasado tuvieran que afrontar numerosas cambios regulatorios, ha sido muy importante. Además, el hecho de que en algunos casos hayan podido acudir al mercado a emitir deuda ha sido positivo.

Pero Álvarez también advierte que, en el caso de la banca mediana, una parte importante de la subida ha respondido más “a los rumores de posibles entradas en el accionariado de las mismas que a los fundamentales”, por lo que ese movimento alcista ha estado 'inflado' y condicionado por más motivos que el buen momento de la banca. 

Cautela de cara a septiembre

En cuanto a la evolución del sector a la vuelta del verano, la analista de Renta 4 apunta que “septiembre será movido, un mes de respiro para luego volver a subir”. En una  línea similar se expresa Roldán, quien apunta que la subida del sector puede que haya sido “demasiado rápida”, por lo que no es descartable que se produzca una correción durante el próximo mes.

Otra cosa será la evolución hasta final de año, periodo en el que Álvarez apunta que las entidades tienen “más catalizadores positivos que negativos”. Uno de ellos es la posibilidad de que los activos fiscales diferidos (DTA, pos sus siglas en inglés) no se descuenten del core capital de las entidades. Esta medida está recogida en Basilea III y por tanto entrará en vigor en 2014.

Sin embargo, el Ejecutivo de Rajoy lleva varios meses negociando para que se retrase la aplicación de la misma, lo que supondría un ahorro de 51.000 millones para el sector bancario. Según la analista, es complicado que España consiga esto, pero sí que se llegue a un acuerdo de mínimos con la Unión Europea, lo que automáticamente se traduciría en un nuevo empujón para el sector.