LAS BOLSAS, EN COMPÁS DE ESPERA A PESAR DE DRAGHI

Los mercados aparcan la guerra de declaraciones y se centran en los fundamentales

María Igartua  -  Sígueme en   Twitter   11/09/2012  06:00h

Los mercados aparcan la guerra de declaraciones y se centran en los fundamentales
Foto: iStockphoto

Parecía que los mercados estaban esperando a que hablara el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, para subir o bajar en consecuencia. Y de hecho, el mismo jueves de la semana pasada la bolsa pegó un fuerte subidón, en el que podía ser un empujón al rally alcista que venía experimentando desde agosto. Sin embargo, dos sesiones después del día ‘D’ los mercados continúan en compás de espera.

En primer lugar, las incertidumbres que había despejado el regulador monetario las ha vuelto a traer Alemania. El país venía amenazando contra la compra de bonos y, una vez confirmada, intenta el boicot con el mejor arma que tiene a su alcance, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) que tiene que ser aprobado por el Constitucional esta semana y que su intervención en el mercado primario es condición indispensable para que se active el OMT (como se conocer al programa del BCE).

Pero amén de conflictos políticos, los mercados van más allá y saben que el problema no son los pulsos de poder, declaraciones o golpes de efecto, sino los fundamentales. Y estos, siguen siendo los mismos, independientemente de que el regulador intervenga. Así, una vez superada la resaca, todos los expertos coinciden en lo mismo, el BCE ha comprado tiempo para que los gobiernos puedan poner en marcha los instrumentos necesarios para reflotar la macro.

“Con la compra de deuda se ha ganado tiempo para que los Estados pongan en marcha las reformas necesarias, pero este año va a ser duro y el que viene también”, asegura a Cotizalia.com Victoria Torres, del Selftrade. “Además, las reformas van a ser un lastre para el crecimiento”.

De hecho, el propio BCE rebajó sus previsiones de crecimiento y adelantó que la economía de la eurozona se contraerá un 0,4% en 2012, mientras que en el caso de España son constantes las correcciones en este sentido y el FMI ya apuesta por una contracción del PIB del 1,5%.

Por este motivo, es mejor huir de los cantos de sirena y mantener la cabeza lo más fría posible, al margen de cruces de declaraciones. “Antes de Bankia, el objetivo era mantenerse por encima de los 7.000 puntos y ahora estamos en los 7.800 puntos… ese nivel me da vértigo”, asegura la experta.

Pero, mientras algunos departamentos de análisis se mantienen prudentes, como Deutsche Bank, que aguanta su recomendación en neutral en lo que a renta variable se refiere, otros empiezan a dar ciertas señales de algo parecido al optimismo.

Así, Nicolás López, director de análisis MG Valores asegura que “hemos salido de las tinieblas y nos vamos a mover entre los 7.000 y los 9.000 a la espera de que los problemas de fondo se soluciones”. No obstante, “es un cambio importante que se quite prima de riesgo, lo que justifica cierta subida, pero la situación de fondo es la que es y el Ibex tiene ahí un techo”.

Valorado (0/5) Valorado (0/5) Valorado (0/5) Valorado (0/5) Valorado (0/5)(0/5 | 0 votos)

|

 Compartir

|

 Deja tu comentario

|

 0 Comentarios

Los Favoritos Los mas Populares Mi cartera


los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados