GRACIAS A LAS NUEVAS NORMAS DE DRAGHI

La deuda española podrá ser usada como colateral aunque sea bono basura

La deuda española podrá ser usada como colateral aunque sea bono basura

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi (Efe).

Eduardo Segovia  -  Sígueme en   Twitter   07/09/2012  06:00h

El Gobierno español no sólo resultará beneficiado por el nuevo programa de compra de deuda anunciado ayer por el BCE (OMT por sus siglas en inglés). También saldrá ganando con la decisión de Mario Draghi de eliminar los mínimos de rating para los activos que acepta como garantía para dar liquidez a los bancos. De esta forma, los bancos españoles podrán seguir utilizando la deuda pública de nuestro país como colateral aunque su calificación baje a 'bono basura' y por tanto, podrán seguir acudiendo a las subastas del Tesoro con el dinero del BCE. 

Como es sabido, la banca española sigue siendo la gran financiadora del Estado, ya que los inversores extranjeros han huido en masa de nuestro país por miedo a un posible impago de la deuda o, incluso, una salida del euro. En especial, las entidades bajo control del Estado están siendo las más activas en la adquisición de deuda pública. Y el grueso de estas compras se hacen con la financiación del BCE llevando como colateral precisamente la deuda pública.

Con esta mecánica, la deuda neta de las entidades españolas con el BCE se disparó hasta los 375.549 millones de euros en julio, esto es un 11,4% más respecto a los 337.206 millones contabilizados en junio, un nuevo récord histórico, según datos del Banco de España. Esta apelación supone la mitad de la financiación concedida por el Eurosistema al total de la zona euro (743.701 millones), y los bancos españoles la utilizan principalmente para atender a sus vencimientos de deuda y para seguir comprando deuda pública ante las desbandada de los extranjeros.

Así, los bancos españoles incrementaron sus posiciones en deuda soberana en 84.000 millones en el primer semestre, mientras que las instituciones extranjeras redujeron sus posiciones en 78.000 en el mismo período, según datos del Tesoro. Por tanto, la decisión de eliminar el requisito mínimo de rating por parte del BCE permite que continúe esta carrera aunque la calificación del Reino de España caiga a bono basura.

Dicha bajada de calificación está en todas las quinielas, puesto que Moody's ha anunciado que este mes terminará su revisión de España, a la que bajó en junio tres escalones hasta Baa3 y puso en perspectiva negativa. Si, como es previsible, esta revisión lleva a una nueva rebaja, España tendrá una nota de Ba1, que está ya por debajo de grado de inversión, es decir, entrará en 'bono basura'.

Favor a los propios bancos

Es más, Draghi ha hecho un favor a los propios bancos. Si la deuda de España cae a esos niveles, la de los propios bancos también bajará hasta 'bono basura' y, por tanto, habría dejado de ser descontable si el BCE no retira este requisito. Y el grueso de las garantías que llevan los bancos y cajas españoles a la ventanilla de Fráncfort son sus propias titulizaciones hipotecarias o de deuda empresarial, imposibles de colocar en mercado pero que sí acepta la autoridad monetaria.

Precisamente, el problema de las entidades españolas es que se están quedando sin créditos para titulizar porque ya han utilizado casi todo el que tenían disponible. Eso, sumado a la constante salida de depósitos, que ha alcanzado niveles récord desde que existe el euro, plantea de nuevo un problema de liquidez a nuestro sector financiero. Tanto es así, que el Banco de España ha concedido un crédito de emergencia de 400 millones a una o varias entidades en agosto, una cantidad nimia, pero que puede ser el preludio de lo que está por llegar.

Valorado (5/5) Valorado (5/5) Valorado (5/5) Valorado (5/5) Valorado (5/5) (5/5 | 1 voto)

|

 Compartir

|

 Deja tu comentario

|

 0 Comentarios

Los Favoritos Los mas Populares Mi cartera


los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados