DEPÓSITOS Y PAGARÉS, BENEFICIADOS

El ahorro, mucho más blindado con el doble aval de España y Bruselas

El ahorro, mucho más blindado con el doble aval de España y Bruselas

El comisario de Asuntos Económicos europeo, Olli Reh (EFE)

@Enrique Utrera   -  Sígueme en   Twitter   11/06/2012  06:00h

España es desde ya un país intervenido. El acuerdo para inyectar a los bancos españoles un máximo de 100.000 millones de euros supone una extraordinaria transfusión de capital. Nuestras entidades financieras serán más sanas, más estables y también mejores en términos de eficiencia y de gestión. Ya se verá a que velocidad se reactiva el crédito, pero la primera conclusión es que el ahorro que los españoles tienen depositado en las entidades financieras está mucho más asegurado que la semana pasada.

Con todos los matices que impone la incierta situación de Europa -con las decisivas elecciones griegas del próximo domingo como gran e inminente amenaza-, los clientes de los bancos, que hace tres semanas vivían con la angustia de un ‘corralito’ a la argentina de la mano de las explosivas opiniones del Premio Nobel, Paul Krugman, hoy pueden respirar mucho más tranquilos. ¿Qué significa el rescate para las distintas modalidades de ahorro? ¿Qué va a cambiar en las entidades financieras que van a necesitar las ayudas?

-Depósitos. El Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) garantiza hasta 100.000 euros por cada depositante en cada entidad de crédito. El rescate de la banca española tiene dos grandes efectos sobre los españoles propietarios de depósitos bancarios. El primero es que refuerza las mermadas arcas del Estado, por lo que la garantía es ahora significativamente mayor.

Además, como explicó Luis de Guindos el sábado, las ayudas van dirigidas fundamentalmente a las entidades que han entrado en barrena. Es el caso de Bankia, Catalunya Caixa, Novagalicia o Banco de Valencia. Se da la circunstancia de que estas entidades, intervenidas por el Banco de España o nacionalizadas por el Estado, son las que cuentan con algunos de los depósitos mejor remunerados del mercado, con tipos que en algunos casos superan el 4%.

Se da la paradoja de que, por lo tanto, el Estado es  hoy por hoy el mejor pagador. Otra cosa bien distinta es si estas entidades que van a necesitar la ayuda europea para sobrevivir podrán mantener una estrategia comercial tan agresiva. Posiblemente, no. En cualquier caso, a partir de ahora todos los depósitos tienen la garantía del Reino de España y de la propia Unión Europa. Por lo tanto, la intervención no tiene más que consecuencias positivas a la espera de que la zona euro resuelva sus problemas.

-Pagarés y Fondos. A diferencia de los depósitos, los pagarés bancarios tienen menos liquidez y, sobre todo, no cuentan con el paraguas del Fondo de Garantía de Depósitos. En este caso, la salud financiera de la entidad y la calidad de la gestión es doblemente importante, porque en caso de quiebra está en peligro la recuperación de todo el dinero invertido.

El rescate de la banca también supone un espaldarazo para estos productos, que se están ofreciendo con rentabilidades superiores al 4% -Popular, Catalunya Caixa, Cajamar y Santander pagan al menos ese porcentaje- con los que la banca está esquivando las penalizaciones que sufren los depósitos de alto rendimiento. Sólo en los cuatro primeros meses del año el volumen de pagarés emitidos ha sido de 61.941,88 millones de euros. Un importe que representa casi el 60% del volumen total del año 2011.

La inyección de liquidez a los bancos con problemas significará que tendrán que hacer sus deberes más y mejor. El rescate no afecta a la seguridad del dinero invertido en fondos de inversión, que están fuera del balance de las compañías y que por lo tanto no sufren riesgos de impago.

-Garantías. Las ayudas aprobadas el sábado refuerzan el control de los Estados sobre las entidades financieras. A la supervisión nacional se suma la comunitaria, que va a exigir a los bancos españoles auxiliados las actuaciones más ortodoxas en materia de gestión, transparencia y retribución a los accionistas.

Limitaciones en la retribución de los directivos, más presión para sanear los balances de activos inmobiliarios, grandes ajustes de estructura para rebajar costes y eliminación de los dividendos de aquellas entidades cotizadas que puedan solicitar ayudas están entre las medidas esperadas.

Valorado (2/5) Valorado (2/5) Valorado (2/5) Valorado (2/5) Valorado (2/5)(2/5 | 9 votos)

|

 Compartir

|

 Deja tu comentario

|

 0 Comentarios

Los Favoritos Los mas Populares Mi cartera


los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados