ELEGIR BIEN DEPENDE DE SI NECESTIAS YA EL DINERO

¿Cómo sacar el mayor partido al dividendo del Santander?

Si eres accionista del Banco Santander te quedan tres días para decidir qué alternativa eliges para cobrar el dividendo: acciones nuevas, vender los derechos al banco
Fecha

Si eres accionista del Banco Santander te quedan tres días para decidir qué alternativa eliges para cobrar el dividendo: acciones nuevas, vender los derechos al banco o venderlos en el mercado. Llegados a este punto, para elegir la mejor opción lo primero que hay que hacer es plantearse una sencilla pregunta ¿qué quiero hacer con el dinero?

El viernes, los derechos sobre las acciones Santander cerraron en el mercado en los 0,128 euros, un 7,5% más de lo que ofrece el propio banco. Hasta el jueves los accionistas pueden decidir si cogen los 0,119 euros por la venta al Santander, que sería en definitiva un cobro de dividendo o, hasta el 30 de enero, si los venden en el mercado. Si no han comunicado nada antes de esas dos fechas automáticamente recibirán una acción de la entidad por cada 46 que tengan en su poder.

Si la respuesta a esa pregunta es “necesito gastarlo”, Belén Alarcón, Directora de Abante Asesores EAFI. recomienda vender en el mercado. “A priori, la venta en el mercado es la mejor opción fiscalmente hablando porque no tienes retención y no vas a pagar impuestos hasta que vendas tus acciones”, asegura la experta. “De esta manera difieres el pago del impuesto y en tres años eludes el incremento fiscal impuesto por el nuevo Gobierno como medida excepcional para los dos próximos años”.

“El único matiz es que hay que estar pendiente financieramente de los movimientos del derecho en el mercado”. No obstante, para quien quiera desentenderse completamente, que venda los derechos directamente a Santander, reciba el pago como si fuera un dividendo más y que siga los pasos de habituales en cualquier proceso de retribución al accionista con la retención en origen, custodia, comisión e impuestos.

¿Qué pasa si no se necesita el dinero? Pues que el inversor debe plantearse qué estrategia va a seguir, más teniendo en cuenta las turbulencias que vive el mercado en los últimos tiempos. Si quiere seguridad, si asume riesgos, si quiere ampliar su exposición a renta variable, si quiere diversificar…

Lo cierto es que si se trata de un dinero que no se necesita, las acciones del Banco Santander, al igual que ocurre con el resto de valores del Ibex, están en estos momentos teóricamente ‘baratas’ dado el fuerte castigo que han sufrido las compañías españolas y especialmente los bancos. Los títulos de Santander cotizan en los 5,9 euros, mientras que el potencial de revalorización medio de los analistas según Bloomberg es del 19,8%, hasta los 6,95 euros de precio objetivo.

De esta manera, un inversor que tenga 230 acciones de Santander recibiría otras cinco. Esto supone, a los precios de mercado actuales unos 29 euros, mientras que si se las vende al banco se embolsaría 27,37 euros y si da salida directamente en bolsa a los derechos obtendría a precios del cierre del viernes 29,44 euros. Eso sí, el inversor que eligiera el cobro en especie en un año habría sacado una rentabilidad por cada nueva acción de más de un euro.

Pero en el caso de que se prefiera diversificar o reducir la exposición al riesgo que hoy en día entraña la renta variable la mejor opción es vender los derechos de las acciones en el mercado y ese dinero reinvertirlo en otros valores u otros activos más seguros como la renta fija o el oro.