fraude laboral

"Hola, mi jefe me obliga a trabajar 12 horas...": Euskadi habilita un buzón anónimo

Está dirigido a empleados de pymes o microempresas en situaciones de irregularidad laboral que no denuncian por miedo a represalias o falta de arrope sindical

Foto: María Jesús San José presenta en el Parlamento vasco las líneas generales de su departamento. (EC)
María Jesús San José presenta en el Parlamento vasco las líneas generales de su departamento. (EC)

Que un trabajador denuncie ante los tribunales o a Inspección Laboral a su empresa no es ningún misterio, pero más extraño es que se recurra a esta vía en el caso de pymes o microempresas por miedo a posibles represalias o por falta de arrope sindical. Para alentar las denuncias laborales contra este tipo de empresas más ‘familiares’, el Gobierno vasco habilitará en breve un “buzón de fraude” para que empleados comuniquen de forma anónima las irregularidades laborales de las que son objeto con vistas a actuar desde Inspección de Trabajo.

No quedará la huella de los nombres y apellidos que deja el camino judicial. El trabajador estará amparado en el anonimato y, a su vez, protegido por el Departamento de Trabajo del Gobierno vasco, que iniciará una investigación para comprobar la veracidad de la denuncia dentro de un proceso que puede culminar en un expediente sancionador contra la empresa u otro tipo de actuación. El empleado podrá denunciar su situación sin que el temor a las futuras consecuencias laborales o la ausencia de protección de los delegados sindicales por el pequeño tamaño de la empresa sean un factor determinante.

El buzón de fraude nace para proteger a todos los trabajadores pero, en esencia, busca dar cobijo a los empleados “más vulnerables”, aquellos que están con contratos precarios en pequeñas empresas y carecen de representación sindical para la defensa de sus derechos. También se dirige a ciertos colectivos autónomos, como empleados del hogar, donde “es más difícil llegar” desde Inspección de Trabajo. Se trata de atajar los “abusos y las contrataciones fraudulentas”. A este respecto, la prioridad está, como expone la consejera de Trabajo y Justicia, María Jesús San José, en “detectar trabajos a tiempo parcial en los que se dan horas extraordinarias y que podrían estar encubriendo contratos a tiempo completo”.

“Mi jefe me obliga a trabajar 12 horas diarias”, “me pagan solo la mitad de las horas que trabajo” o “llevo encadenando contratos temporales irregulares desde hace años” pueden ser algunos de los mensajes que lleguen a través de este canal de denuncia, que estará habilitado en la página web del Departamento de Trabajo y Justicia. Una vez recibida la denuncia, Inspección de Trabajo pondrá en marcha “todos los mecanismos” a su alcance para comprobar su veracidad y, en su caso, actuar contra la empresa. De certificar, por ejemplo, que en la empresa denunciada se obliga a trabajar más horas de las que consta en los contratos de los empleados, Trabajo impondrá una sanción encaminada a atajar una práctica que supone “un grave fraude a los trabajadores, a la Seguridad Social y a la fiscalidad”.

Una vez recibida la denuncia anónima, Trabajo iniciará una investigación para comprobar su veracidad y, en su caso, sancionar a la empresa

El Departamento de Trabajo es consciente de que en la actualidad es “complicado” que trabajadores que están en situaciones de irregularidad laboral en pequeñas empresas den el paso para presentar una denuncia. Se impone el pensamiento de que es “tirarte piedras contra tu propio tejado”. El miedo atenaza mucho y, de hecho, según recuerdan desde esta área, en ocasiones las personas se echan para atrás una vez presentada la denuncia. Por ello, se confía en que el carácter anónimo del buzón lleve a que se pierda este temor.

La puesta en marcha de esta medida estará acompañada de un incremento de los inspectores y subinspectores que se encargarán de investigar las denuncias, lo que permitirá ganar en eficacia. De momento, problemas “técnicos” impiden que este buzón se encuentre ya operativo, si bien desde el Gobierno vasco se confía en que estas dificultades se solventen cuanto antes para posibilitar su puesta en marcha. Aunque se elude concretar una fecha, el Ejecutivo de Vitoria espera que esté en funcionamiento “en el plazo de tiempo más breve posible”.

La puesta en marcha de este buzón antifraude laboral forma parte de las “prioridades” de actuación que se marcó para el primer semestre del año la Consejería de Trabajo y Justicia, una de las tres carteras que están en manos de los socialistas dentro del Gobierno en coalición con el PNV. Esta iniciativa se suma al compromiso que asumió la pasada semana San José de revisar en los próximos dos ejercicios los contratos a tiempo parcial que existen en Euskadi, unos 130.000, para constatar si se cumplen los horarios establecidos y detectar posibles fraudes.

El Gobierno vasco se ha comprometido a revisar en los próximos dos ejercicios los contratos a tiempo parcial que existen en Euskadi, unos 130.000

Los datos llaman a la preocupación. De la totalidad de contratos realizados en el País Vasco en enero, cerca de un 40% lo fueron a tiempo parcial. Muchas de estas contrataciones “ocultan un fraude” que “queremos atajar”, según remarca la consejera, que persigue reducir un tipo de contratación que se disparó durante los años de crisis y que se mantiene a pesar de la recuperación económica.

Este tipo de fraude se ha detectado principalmente en el sector industrial. Además, se trata de un fenómeno muy feminizado, ya que siete de cada 10 personas que tienen un contrato a tiempo parcial en Euskadi son mujeres, según los datos del Servicio vasco de Empleo, Lanbide, relativos a finales de enero. “Vamos a entrar a saco ante este tipo de contratos y el fraude laboral”, precisan de forma elocuente desde el Departamento de Trabajo.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios