POR SUPONER "UNA GRIETA EN LA CONVIVENCIA"

San Sebastián no quiere más homenajes a expresos de ETA en sus calles

Los partidos del Gobierno municipal (PNV y PSE) suscriben una declaración institucional que se aprobará este mes para instar a las "autoridades competentes" a "evitar" estos actos

Foto: El etarra Francisco Javier Balerdi Ibarguren abandona la cárcel de Herrera de la Mancha el pasado 21 de diciembre. (EFE)
El etarra Francisco Javier Balerdi Ibarguren abandona la cárcel de Herrera de la Mancha el pasado 21 de diciembre. (EFE)

El Ayuntamiento de San Sebastián no quiere que en sus calles se celebren más homenajes a expresos de ETA una vez salen de prisión por derivar estos actos en exaltaciones públicas de apoyo a condenados por actos de terrorismo. Los partidos que sustentan el Gobierno municipal, PNV y PSE, han suscrito una declaración institucional que será aprobada este mes en una Junta de Portavoces o en el pleno dada la mayoría absoluta de la que gozan para emplazar a las “autoridades competentes” a impedir estos tributos.

En la propuesta, los dos socios de Gobierno reclaman a estas “autoridades competentes” (bien sea a la Consejería de Seguridad, la Ertzaintza, los tribunales o la Delegación del Gobierno en Euskadi, entre otras) que “eviten o prohíban este tipo de actos u homenajes en nuestras calles y plazas” con el fin de “contribuir a la convivencia y a la defensa de los derechos humanos, así como a la dignidad de la memoria de las víctimas del terrorismo”. Según argumenta, es “evidente” que “la realización de actos de exaltación en las vías públicas de personas que han sido condenadas por la realización de actos de terrorismo” suponen “una grieta en la convivencia y una falta de responsabilidad ética y de respeto hacia las víctimas de sus actos”.

Esta iniciativa surge a raíz del polémico homenaje que numerosas personas dispensaron el pasado 21 de diciembre en el barrio de Gros a Francisco Javier Balerdi Ibarguren a su salida de la cárcel de Herrera de la Mancha tras permanecer 24 años por los asesinatos cometidos como integrante de ETA. La ciudad en la que este etarra mató a cinco personas le dispensó un multitudinario recibimiento entre aplausos, abrazos y vítores de los asistentes, que llegaron a cortar el tráfico con total impunidad para ensalzar su figura dentro de un acto que fue grabado y subido a las redes sociales.

La difusión de este vídeo fue denunciado por el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco, Covite, que censuró además que en el homenaje participaron niños que “fueron utilizados para agasajar a un terrorista orgulloso de serlo”. Balerdi cometió sus asesinatos mientras trabajaba en el grupo municipal de Herri Batasuna en el Ayuntamiento de San Sebastián como empleado contratado. Entre sus acciones terroristas, este etarra acabó con la vida del funcionario de prisiones Ángel Jesús Mota Iglesias, a quien no dudó en pegar un tiro mientras la víctima tenía en sus brazos a un bebé de cinco meses.

Ante el homenaje que le fue dispensado en el barrio de Gros, la institución presidida por Consuelo Ordóñez instó a instituciones y partidos a “dejar de mirar para otro lado en torno a acontecimientos que chocan frontalmente con las políticas de prevención de la radicalización promovidas desde Europa. Ahora, el ayuntamiento donostiarra, una de las instituciones a las que apelaba Covite, ha decidido dar un paso para pedir a las “autoridades competentes” que impidan estos homenajes a etarras a su salida de prisión.

En ocasiones los tribunales han actuado para prohibir actos ante el riesgo de que se pudiera acometer un delito de exaltación del terrorismo

La autorización para celebrar estos recibimientos corresponde, según precisan fuentes municipales, a la Consejería de Seguridad del Gobierno vasco. En todo caso, en ocasiones los tribunales han actuado a instancias de asociaciones de víctimas o de la Delegación del Gobierno en Euskadi para prohibir actos ante el riesgo de que se pudiera acometer un delito de exaltación del terrorismo.

El Gobierno municipal sostiene en la propuesta de declaración institucional, que será aprobada este mes en el pleno o en la Junta de Portavoces previa a la sesión, que “comportamientos de exaltación pública” como el homenaje dispensado a Balerdi “entran en clara contradicción con la labor que desde las instituciones vascas se está realizando por ampliar y consolidar los espacios de convivencia y de valores de los derechos humanos”. El texto detalla que el expreso de ETA fue “aplaudido, vitoreado y se le bailó un aurresku de honor” dentro de “un acto perfectamente organizado que además fue grabado y subido a las redes sociales”.

En su argumentación, PNV y PSE recuerdan que desde que en octubre de 2011 ETA anunciara el cese definitivo de su actividad terrorista “la sociedad donostiarra y vasca ha podido iniciar el camino hacia la normalización y la convivencia entre personas con ideas políticas diversas y diferentes”. Además, refleja que el Parlamento Vasco suscribió el 14 de marzo de 2013 un acuerdo que recogía que “la paz y la convivencia requieren el reconocimiento de la injusticia de la violencia, el reconocimiento del daño causado, y la dignidad de las víctimas, todas ellas merecedoras del derecho a la verdad, la justicia y la reparación”. Por ello, constata que “desde las instituciones debemos trabajar y velar para que las expresiones y manifestaciones que se desarrollen en las calles y plazas de nuestras ciudades no supongan un quebranto en la dignidad de las víctimas”.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios