entrevista a lucía mora salas

Habla la interventora investigada en el 3%: "Nunca cobré mordidas, lo voy a demostrar"

La Fiscalía la sitúa como protagonista principal del caso 'Térmyca', una pieza separada del 3%. Destinada hoy en Guadalajara y Madrid, asegura que "no soy una corrupta"

Foto: Lucía Mora Salas
Lucía Mora Salas

Lucía Mora Salas, actualmente interventora en Trillo (Guadalajara) y Miraflores de la Sierra (Madrid), está siendo investigada (la figura jurídica de la imputación) por el juzgado de instrucción número 1 de El Vendrell (Tarragona). La Fiscalía la sitúa como protagonista clave del 'caso Térmyca', una pieza separada del 'caso 3%' que investiga el desvío de dinero público a través de la consultora Efial (que fue luego absorbida por la empresa CGI), y la atribuye los delitos de fraude, infidelidad de documento público y revelación de secretos. Lucía Mora ha decidido romper su silencio con El Confidencial y defenderse públicamente. "Si algo he hecho en mis doce años de carrera profesional como interventora es defender la legalidad y los intereses generales de los ciudadanos. Soy inocente y lo voy a poder demostrar".

Los escritos de la Fiscalía Anticorrupción son, de momento, duros contra ella. Según un informe del Ministerio Público, Blas Acosta (director de la zona centro de CGI, otro de los investigados) y Lucía Mora actuaron con la "intención de dirigir en su beneficio los contratos públicos de corporaciones locales, transgrediendo los principios de competencia y concurrencia". La Guardia Civil investiga en la rama madrileña del caso si varias localidades de la región, como Chinchón, Torrelodones, Miraflores de la Sierra, Arganda del Rey, Alcalá de Henares, Getafe, Collado Villalba y Torrejón de Ardoz amañaron adjudicaciones a favor de CGI, que se encargaba de ayudar a estos consistorios en el cobro de tributos municipales. Hay una docena de personas investigadas.

PREGUNTA. ¿Ha cobrado mordidas por amañar contratos?

RESPUESTA. "Jamás. Nunca he cobrado mordidas. No es cierto. De hecho yo no estoy investigada por cohecho. Pueden investigar mi patrimonio. Verán que no es así".

P. Según la Fiscalía, usted "favorece la adjudicación de determinados contratos a CGI”, dándole a uno de sus máximos responsables “información privilegiada”.

R. Creo que la Fiscalía está en un error. Hace falta una prueba documental, que aportaré, que demuestra que de todos los municipios que se investigan solo he trabajado en tres, Chinchón, Miraflores y Torrejón, y en ellos mi etapa laboral no coincide con la adjudicación de los contratos a CGI. Es imposible que yo interviniera en esos contratos. Pero antes de acusarme la Fiscalía tenía que haberlo comprobado. Es más, en Miraflores de la Sierra soy yo la que no quiere prorrogar el contrato con CGI. El problema es que ellos ofertaban el 'software' de recaudación como mejora del contrato y eso es una trampa, ya que todos los datos de los contribuyentes estaban en su 'software'. Se produjo además otra discusión bastante importante con ellos, de la que hay constancia a través de 'mail', porque querían cobrarnos la formación del recaudador, y esta formación estaba incluida de forma gratuita en su oferta.

Agentes de la Guardia Civil registran el Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz en el marco de la Térmyca
Agentes de la Guardia Civil registran el Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz en el marco de la Térmyca

Lucía obtuvo la plaza de interventora tesorera de habilitación nacional en mayo de 2005 (categoría nivel 30). Su primer destino fue Trillo (Guadalajara), y en septiembre de 2006 acumuló además el municipio madrileño de Chinchón. La empresa STT (que posteriormente fue absorbida por CGI) ya estaba contratada en Chinchón desde el año 2001. Lucía dejó esta localidad en junio de 2007 y tomó posesión en Torrejón de Ardoz ese mismo verano. La consultora CGI (antes STT) ya estaba contratada en Torrejón desde finales de 2005, antes de la llegada de Lucía. En Miraflores de la Sierra, CGI fue adjudicataria de un contrato de colaboración de recaudación ejecutiva en julio de 2014, cuando Lucía tomó posesión de la plaza en julio de 2015. También ha trabajado en los municipios de Leganés y San Fernando de Henares, que no se han visto salpicados por la investigación judicial.

P. ¿Conocía usted a Blas Acosta, el responsable de la empresa CGI en la zona centro? Es uno de los principales investigados.

R. Le conocían en todos los ayuntamientos. Era una persona muy conocida, un comercial que visitaba con frecuencia los ayuntamientos madrileños buscando nuevas líneas de negocio para su empresa. Me habré reunido con él unas cinco veces. En Valdetorres del Jarama, por ejemplo, el alcalde me solicitó un informe porque CGI estaba mintiendo sobre el uso de un 'software' que no era suyo y a raíz de eso quedaron excluidos del contrato en esa localidad.

P. Pero la fiscalía habla de "connivencia" entre usted y él.

R. Porque si se escuchan sus grabaciones es él el que me incrimina a mÍ. Supongo que lo hace para presumir ante sus jefes de que me tenía controlada. Habla de mí como la rubia, dice que voy de legal pero que no lo soy. Se lo inventa todo. Quien me conoce sabe que soy de las interventoras que más reparos he puesto en mi carrera profesional, porque no me pliego al alcalde de turno. Solo intento que se cumpla la ley. También dice la fiscalía que esa connivencia se produjo "a cambio de favorecer ciertos destinos de Mora que ella devolvió favoreciendo la contratación de esta empresa". ¿Pero cómo un comercial va a favorecer mis destinos? Es de locos. Yo soy una habilitada nacional. Además, quien conozca un poco la vida municipal sabe que los interventores no redactan los pliegos de los contratos, solo asesoran a los técnicos siempre que ellos lo soliciten. Nosotros solo fiscalizamos contratos, no los amañamos.

Lucía reconoce que lo está pasando mal. "La oposición ha pedido mi cese en los dos municipios donde trabajo". Asegura que cuenta con el apoyo de los alcaldes de Trillo y Miraflores, "sabedores de mi inocencia". El peor trago lo está pasando su familia. "Estuve 62 horas detenida. Registraron mi casa con perros por si tenía dinero escondido. No encontraran nada obviamente". Tras trasladarla a la comandancia de Tres Cantos en Madrid la UCO la llevó a Tarragona a declarar ante el juez y el fiscal. "Allí tuve una bajada de potasio grave y me tuvieron que hospitalizar. Pero me recuperé y declaré, explicándolo todo. Yo creo que el juez lo entendió. De hecho, soy la única de los investigados a la que no aplicaron medidas cautelares. Soy inocente y conmigo se ha cometido un error". Nada más declarar regresó en tren a Madrid para trabajar al día siguiente. "No soy una corrupta", sentencia.

En el sumario constan varias grabaciones telefónicas en la segunda etapa en la que Lucía Mora estuvo en Torrejón de Ardoz, entre 2014 y enero de 2016. El 23 de julio de 2015, la UCO interviene una llamada entre Blas Acosta y la interventora, en la que esta le dice: "Necesito que os presentéis al concurso, quiero arrastrar a esos hijos de puta, ya me iréis diciendo porque todos los datos os lo voy a dar yo, he hecho el pliego". Lo más llamativo es que CGI había dejado de trabajar en Torrejón en el año 2010.

Registros de la Guardia Civil en la sede de CDC en el caso del 3%, el embrión del caso Térmyca. (EFE)
Registros de la Guardia Civil en la sede de CDC en el caso del 3%, el embrión del caso Térmyca. (EFE)

P. ¿Cómo justifica estas palabras?

R. Están descontextualizadas, ya que no estoy hablando del contrato de cobro de tributos que tuvo CGI, que dejó de trabajar en Torrejón en 2010, sino otro contrato que acabó en julio de 2015, el contrato de gestión de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo de Torrejón (EMVS). El problema es que un informe de la Cámara de Cuentas ya decía que la gestión que había hecho la adjudicataria, Habyco XXI, estaba llena de irregularidades. Queda reflejada una sobrefacturación de 700.000 euros. Por eso yo quería que se presentaran más empresas a este nuevo concurso, ya que solo se iba a presentar Habyco XXI. De hecho al final CGI no se quiso presentar, porque el precio por el que se licitaba el contrato era muy bajo. Yo quería que se presentasen CGI y otras empresas más para que hubiera concurrencia. Obviamente no sabía que CGI estaba metida en lo que estaba metida y a los mejor los términos que utilicé no fueron los más adecuados. De hecho, el consejo de administración de la EMVS adjudicó el 7 de septiembre de 2015 este contrato a la empresa Gestión e Innovación de Servicios Públicos S.A. (la nueva denominación de Habyco Torrejón), que es la única empresa que se presentó.

P. ¿Pero por qué le dice usted a Blas Acosta que ha hecho el pliego, si los interventores no elaboran pliegos de los contratos?

R. Quizás no me expresé con las palabras adecuadas. Yo no los redacto sino que por mi parte, en este caso, hago un seguimiento muy exhaustivo en base a los antecedentes que he expuesto anteriormente, además trabajamos conjuntamente con el departamento de Contratación. Siempre, como, se puede comprobar en cualquiera de los ayuntamientos en los que he trabajado he sido muy exhaustiva con los pliegos de contratación.

P. Luego están hablando de un contrato distinto que no tiene nada que ver con la causa.

R. Se puede demostrar cotejando la conversación grabada por la Guardia Civil con la aprobación de los pliegos del concurso que hizo la Empresa Municipal de Torrejón. La llamada está grabada el 23 de julio, y los pliego se aprobaron el 21, con lo que acreditado queda que mis conversaciones están descontextualizadas. El pliego se aprobó y yo informé al señor Acosta con posterioridad. De hecho Blas Acosta se personó en el Ayuntamiento para recoger los pliegos con posterioridad a su publicación.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios