la gran mayoría en el centro de la capital

Alerta LGTB por los 239 ataques homófobos en Madrid y la juventud de los agresores

La tercera víctima del año por una agresión homófoba arroja datos desoladores de 2016. 180 ataques se produjeron en la ciudad. Los colectivos LGTBI insisten en que las instituciones se impliquen

Foto: Desfile del Orgullo Gay de Madrid en su última edición, en julio de 2016. (Reuters)
Desfile del Orgullo Gay de Madrid en su última edición, en julio de 2016. (Reuters)

J.A. —de 23 años— y sus amigos caminaban la noche del pasado sábado por la calle Cedaceros de Madrid, a apenas unos metros del Congreso de los Diputados, cuando fueron increpados por dos hombres. "Maricones". Los reproches ante una conducta homófoba y fuera de lugar le costaron a J.A. una patada, un puñetazo en el ojo y unos segundos de inconsciencia. El chico es la tercera víctima de una agresión homófoba en la comunidad en lo que va de 2017, solo 21 días, según los datos que maneja en Observatorio de Arcópoli, asociación LGTB en la región madrileña. En 2016 fueron 239 las víctimas que denunciaron ataques a esta asociación, por lo que no es descartable, explica su presidente, Yago Blando, que hubiera muchas más y nunca lo contaran. De hecho, según la mayor parte de los estudios europeos, entre el 70 y 80% de las víctimas no llegan a denunciar.

Las asociaciones que luchan contra la LGTBIfobia insisten en que no es un problema de seguridad, sino de educación y reclaman la implicación de las administraciones públicas. "Echamos en falta una apuesta decidida en las instituciones. Hay más palabras que hechos y necesitamos que se desarrollen políticas reales a todos los niveles", asegura Blando. En julio del año pasado entró en vigor la ley de protección integral contra la LGTBIfobia en la Comunidad de Madrid con el apoyo de todos los grupos políticos —solo dos diputados del PP se ausentaron de la votación para evitar dar su visto bueno, Luis Peral y el alcalde de Alcorcón, David Pérez—. Un escenario que el colectivo que representa al 10% de la población valora con cierto optimismo: "No debe ser una cuestión de signos políticos. Tiene que estar por encima de eso".

Cristina Cifuentes (2i), junto a Juan Carlos Alonso (i), el coordinador general del World Pride 2017, y los copresidentes del evento, Brett Hayhoe (2d) y Sue Poster (d). (EFE)
Cristina Cifuentes (2i), junto a Juan Carlos Alonso (i), el coordinador general del World Pride 2017, y los copresidentes del evento, Brett Hayhoe (2d) y Sue Poster (d). (EFE)

Arcópoli también demanda más atención al Ayuntamiento encabezado por Manuela Carmena. Según los datos del Observatorio, de las 239 agresiones de 2016 en la CAM, 180 se produjeron en la ciudad de Madrid, lo que supone un 75% del total de los ataques. El perfil del agresor que maneja la asociación a raíz de las denuncias es desolador: hombre de nacionalidad española, joven de entre 20 y 30 años, que probaría el diagnóstico que ya hacen las asociaciones: "Lo que está fallando es la educación porque son personas nacidas en un ambiente democrático, mucho más igualitario y que algunos han crecido incluso con la ley del matrimonio homosexual en vigor".

La ley autonómica de LGTBI incorporó importantes novedades al respecto como un protocolo de menores para la promoción en los centros educativos —públicos y privados— de acciones que permitan detectar, prevenir y corregir discriminación hacia menores homosexuales y transexuales. Las asociaciones, de hecho, aseguran que es la "normalización" de las agresiones y los insultos en los colegios lo que en el futuro origina al agresor.

Dos participantes del desfile del Orgullo Gay el año pasado en Madrid. (Reuters)
Dos participantes del desfile del Orgullo Gay el año pasado en Madrid. (Reuters)

"Todavía hay una cierta normalidad, por ejemplo, cuando se discrimina a un niño afeminado en las clases. Si no se combate el acoso, esos niños luego crecen y piensan que si lleva ocurriendo toda la vida, es lo normal. Y lo que en el colegio era un insulto, en la calle años después puede ser una agresión o una paliza", insiste Yago Blando, para asegurar que si se desarrollaran políticas educativas inclusivas, se podría acabar con esta lacra en una sola generación.

En el plano municipal, Arcópoli demanda al consistorio de Ahora Madrid que ponga en marcha iniciativas de este ámbito aprobadas en el pleno y que todavía no han visto la luz. Ejemplo de ello es la oficina de delitos contra el odio —una iniciativa del PSOE-M que dirige Puri Causapié— y que se perfila como uno de los grandes objetivos de la negociación de presupuestos. Un organismo específico que el colectivo LGTBI considera indispensable más allá de la unidad policial de gestión de la diversidad creada por el concejal de Seguridad, Javier Barbero, y enfocada a integrar a las minorías en la ciudad.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios