La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

"Si fuera una víctima, no me perdonaría"

Trashorras: "Implicar a ETA en el 11-M fue una tontería. Lo dije para generar confusión"

Entrevista en exclusiva en 'El Confidencial' con el exminero asturiano, quien en 2004 colarse para siempre en el lado más tenebroso de la historia de España suministrando los explosivos que se utilizaron en los atentados del 11-M
Foto: Emilio Suárez Trashorras
Emilio Suárez Trashorras

El exminero asturiano José Emilio Suárez Trashorras (Avilés, 1976) decidió en 2004 colarse para siempre en el lado más tenebroso de la historia de España suministrando los explosivos del 11-M. Diez años después de ese atentado, el mayor que se haya producido nunca en territorio nacional, con un saldo de 192 muertos y más de 2.000 heridos, Trashorras ha decidido reconocer su participación en la trama y anunciar su arrepentimiento. También se desmarca de la pasividad que mantuvo durante la investigación y la vista oral. No le servirá de mucho. La condena a 34.715 años de cárcel que le impuso la Justicia española, la más alta acordada contra un nacional, le obligará a seguir en prisión al menos hasta 2024. Sólo a partir de entonces podrá iniciar la tramitación de un permiso de fin de semana. Mientras tanto, pasa sus días en la cárcel de El Dueso, en la costa cántabra, desde donde puede ver las olas morirse una y otra vez contra las piedras. En esta entrevista en exclusiva, realizada a través de su abogado, Francisco Miranda Velasco, interrumpe por unos instantes su silencio forzoso.  

PREGUNTA: En 2011 reconociste finalmente ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos que habías entregado los explosivos de Mina Conchita a los autores de los atentados. ¿Por qué tardaste tanto?

RESPUESTA: Durante los primeros cinco años, hasta 2009, estuve en una tesitura completamente distinta. Lo veía como un asunto que no era mío. No me sentía responsable por el asunto de los explosivos. La verdad es que ahora no entiendo por qué tuve esa actitud. Pero pensaba que [la Audiencia Nacional] eran los Juzgados de Avilés, que iba a entrar por una puerta y a salir por la otra. Lo veía como un tema de trapicheos de explosivos, solamente. No pensé que los atentados iban conmigo. Yo era un trapichero de dinamita. Con ella había hecho mucha gente muchas cosas y pensaba que el 11-M era una cosa más.

P. ¿Y por qué ofreciste hasta siete versiones distintas sobre lo que ocurrió? ¿Por qué no dijiste la verdad desde el principio?

Mi madre sufrió un cáncer y dejó de visitarme; eso me sirvió para darme cuenta de lo que podían sentir las víctimasR. Porque estaba en otra situación, porque estaba equivocado. Y también por la estrategia de defensa del abogado que tenía entonces. Eso fue lo que me aconsejó. Me dijo que sólo me iban a condenar por los explosivos. Que me iban a caer sólo ocho años y que con tres ya estaría fuera. 

P. En su día declaraste que los atentados del 11-M eran un golpe de Estado encubierto tras un grupo de musulmanes. ¿Sigues pensando lo mismo?

R. No, claro que no pienso lo mismo. Esa es sólo una de las versiones que fui dando para tratar de distraer.

P. También afirmaste que Jamal Ahmidan alias El Chino tenía contactos con ETA y que era amigo de los etarras de Cañaveras. Que ellos le pasaron los explosivos. ¿Sigues pensando lo mismo?

R. En el sitio al que le dije a los moros que tenían que ir para recoger la dinamita había en total 600 kilos de explosivos. Y sólo se llevaron 200. Se lo podían haber llevado todo, pero sólo se llevaron eso. ¿Para qué iban a necesitar los moros a ETA, si ya tenían todos los explosivos que querían? Lo dije para despistar, para intentar generar más confusión. Decía una versión, soltaba otra... Además, me divertía hacer eso. No era consciente de las consecuencias que tenía.

P. Entonces, ¿crees que ETA tuvo alguna relación con los atentados?

R. No, ETA no tuvo nada que ver. Lo que dije fueron tonterías. No tenía ningún fundamento para decir eso. Lo dije sin tener ningún argumento, más allá de querer confundir.

Emilio suárez trashorras, en una de las sesiones del juicio del 11-m. (efe)
Emilio suárez trashorras, en una de las sesiones del juicio del 11-m. (efe)

P. ¿Por qué decides finalmente reconocer lo que hiciste?

R. A los cinco años de estar en prisión, mi madre sufrió un cáncer y dejó de visitarme los fines de semana, y eso me sirvió para darme cuenta de lo que podían sentir las víctimas por el dolor y el daño de un ser querido. Ahí empecé a cambiar. He cambiado. No me di cuenta antes. Y creo que desde entonces soy otra persona. Me he dado cuenta del daño que provoqué. Y quiero hacer todo lo posible para resarcir el dolor que causé. Las víctimas tienen derecho a saber la verdad.

P. ¿Por qué le proporcionaste los explosivos a los terroristas del 11-M?

Yo no me perdonaría. Y eso es lo que le he dicho a las tres víctimas con las que me he reunidoR. Los explosivos los entregué para pagar una deuda de hachís que Antonio Toro [su excuñado, también condenado por el 11-M a cuatro años de cárcel] había contraído con los moros. Les debíamos dinero, pero yo no quería pagarles. Así que les dije que se llevaran los explosivos que quisieran. Yo no sabía qué iban a hacer con ellos. Siempre pensé que los querían para reventar cajas fuertes, que era para lo que siempre se utilizaban. A mí me condenan porque dicen que yo tendría que saber que las personas a las que les di los explosivos eran islamistas radicales, pero a la gente se le olvida que los moros con los que yo me relacioné iban a puticlubs, esnifaban cocaína, bebían alcohol… No tenían el perfil que supuestamente tienen los islamistas radicales. Jamás se me pasó por la cabeza que pudieran dedicarlos a acabar con la vida de personas. A mí me dijeron que la dinamita era para reventar cajas fuertes.

P. ¿Qué fue lo primero que pensaste cuándo supiste que habían estallado varios trenes en Madrid?

R. Al día siguiente de los atentados me reuní con Manolón [inspector jefe del Grupo de Estupefacientes de la Comisaría de la Policía Nacional en Avilés] y ya le dije que pensaba que podían haber sido los moros que conocía. Cuando les entregué la dinamita ya se lo había dicho todo sobre ellos: sus nombres, sus coches, sus matrículas... El propio Manolo lo reconoció en el juicio. Y al día siguiente hablé con él y le dije que podían ser ellos. Pero no hizo nada.

P. ¿Crees que hay otros culpables del 11-M que siguen en libertad?

R. A mí me condenan a 34.715 años de cárcel pero hay gente que tuvo el mismo nivel de participación que yo en el asunto de los explosivos, por ejemplo mi exmujer, Carmen Toro, o los mineros que entregaron la dinamita, que también estaban en el mismo asunto en el que estaba yo, y que se han librado o han tenido condenas mucho menores. A Rafá Zouhier, que también estaba metido, sólo le han caído 10 años. Sólo me han condenado a mí. Pero bueno, asumo lo que hice. Si no hubiera puesto los explosivos, los trenes no hubieran estallado. Probablemente lo hubieran hecho con otros explosivos, pero yo no tendría la carga que tengo en este momento.

P. ¿Cómo han sido estos 10 primeros años en prisión? ¿Qué es lo que más echas de menos?

Hay gente que tuvo el mismo nivel de participación que yo en el asunto de los explosivos, por ejemplo mi exmujer, Carmen Toro, o los mineros que entregaron la dinamita, y que se han librado o han tenido condenas mucho menoresR. La vida en prisión es dura. Hasta hace poco estaba en régimen de primer grado, donde sólo se puede estar una hora en el patio, un espacio muy pequeño, de cinco por cinco metros. Pero me he adaptado. Y de lo que más me acuerdo es de mi familia, de mis padres y de mi hermana. Vienen a verme los fines de semana. Son muy importantes para mí. Por supuesto también pienso en las víctimas. Todo el tiempo.

P. ¿Cuándo crees que tu vida comenzó a torcerse para que llegaras a este punto?

R. Cuando conocí a la familia Toro. Hasta ese momento era una persona completamente normal. Y ahí fue cuando empecé a cambiar.

P. ¿Te arrepientes de lo que hiciste?

R. Sí, claro que me arrepiento.

P. ¿Crees que las víctimas te perdonarán algún día por lo que ocurrió?

R. Yo no me perdonaría. Y eso es lo que le he dicho a las tres víctimas con las que me he reunido para pedirles perdón. Las tres me han respondido de la misma manera: “¿Y tú me perdonarías a mí si yo te hubiera hecho lo mismo?”. Y respondo que no, que yo en su lugar no lo haría. No me perdonaría.

El redactor recomienda

#201
En respuesta a paisano

 he dicho "corrijanme si me equivoco", señor, porque no lo tengo claro, el resto de lo que digo es lo que vi en las sesiones del juicio emitido por PopularTV (hoy 13tv), y no cuento mas para no aburrir, ¿qué conspiro yo? para qué? a mi no me paga ningun periodico ni ningun partido ni ni banda terrorista

Ampliar comentario
#200

¡¡ Un hombre despreocupado del dia a dia !! ¿Como puede alguién despreocuparse después de haber dejado a España con una ruina económica, institucional y moral que tardaremos años en recomponernos? ZP: TU eres el culpable y no entiendo como no se te revuelven las entrañas. Solo una cosa ¿que se siente al saberse el peor gobernante de la Historia de España?. Pasaras a la historia por eso, no se te olvide.

Ampliar comentario
#199
En respuesta a romanos

 

 

Otra de las verdades absolutas del 11M que los muy muy informados conspiranoicos nos dicen siempre es que sólo hay un condenado a miles de años como ejecutante, Zougam.

 

Lo habrán oido y leido muchas muchas veces como una de las evidencias más claras de la conspiración., ¿a  qué sí?

 

Siempre me ha sorprendido que gente tan informada sobre el caso no tenga ni la más mínima idea de que existe un tal Othman el Ganout, Es que de este no les interesa hablar.

 

Y siguen pontificando como grandes expertos en el caso.

Ampliar comentario
#198

A la estulticia general que leo por aquí:

Deberían saber o leer que en París, Londres, Chechenia, Irak, Afganistán, Nigeria, Indonesia, incluso Barcelona,...etc.etc.se han detenido a integristas islámicos que han atentado o estaban dispuestos a atentar con bombas en los transportes públicos.

El fascismo español es libre de pensar lo que le salga de ahí, pero no intenten engañar más a la gente.

Muchas gracias.

Ampliar comentario
#197

Sobre los trenes.

 

¿No recuerdan que hace poquito dieron como gran exclusiva que habían encontrado algunos vagones?

 

¿En qué quedó la historia? Pues en un par de articulos en el Mundo y demás prensa seria y un brindis al sol del fiscal general recién llegado.

 

Porque resulta que Renfe informó en su momento al tribunal del 11M del destino de todos los vagones.

 

Pero para qué vamos a dejar que la realidad estropee una buena historia.

Ampliar comentario
#196

No hace mucho me acusaron de tener envidia de Aznar, por un comentario que publiqué en su contra.

No contesté, como no suelo hacerlo, porque pienso que es perder el tiempo. Me contento con dejar impresa mi opinión. 

Más tarde reflexioné introspectivamente sobre lo de la envidia y tuve claro que el ex-presidente, ciertamente, no es santo de mi devoción, pero entre los muchísimos sentimientos que me embargan cuando lo veo y/o escucho, ni remotamente atisbo un ápice de envidia en mi cerebro.

¿De qué? solo por el mero hecho de tener sobre mi conciencia la sospecha de que murieron muchos inocentes por apoyar una guerra absurda y sin ningún interés para España, salvo el afán megalómano de su entonces presidente, no le envidiaría jamás. Ni siquiera por su desahogada posición económica.

Y es que, además, tal vez lo primero (apoyar absurdamente una guerra basada en mentiras, como acabaron aceptando Bush y Blair) vaya ligado con lo segundo (la actual posición económica de Aznar, esposa, yerno, su precipitada jubilación política....).

 

Ampliar comentario
#195
En respuesta a romanos

 

 

¿Sabe la historia real de la mochila en casa del Sr. Manzano?

 

En una tertulia de los conspiranoicos uno de ellos, no recuerdo si Federico u otro dijo para criticar el trasiego de la mochila, que igual se la llevó a casa Manzano, como podía haber dicho que la podían haber mandado por correo, era una exageración, nadie dijo que fuera real.

 

Pues resulta que con esta base muchos de los muy informados conspiranoicos afirman con total seguridad que la mochila estaba en casa de Manzano.

 

Así surgen las leyendas.

Ampliar comentario
#194
En respuesta a xerox

 Tu eres un topo, un tio de empresa como yo no esta perdiendo el tiempo como tú. Probamente la empresa este subvencionada como las andaluzas de andasulia, 

Ya te han subvencionado el palomo(GRiñ@n ) o la niña pastori ( Susanita).

 

 

Ampliar comentario
#193

 cuando el tribunal ordenó que varios peritos analizaran lo que estalló en los trenes, los peritos pidieron acceso a  los vagones o sus restos y  prendas y obejtos personales, que estarían impregandos con restos de los explosivos. Entonces se declaró que de las toneladas de materia de los trenes  solo quedaban 27 tornillos y unos gramos de polvo de extintor, y que todas las cosas personales haiba sido incineradas. Años despues del juicio aparecio parte de un vagon en un solar de RENFE (en el juicio se declaró que RENFE no tenía ningún resto).

 

 

Ampliar comentario
#192

En fin, ¿qué se le va a hacer? Siempre ha habido y siempre habrá pijoprogres que se contenten con la versión oficial que, dicho sea de paso, no ha desvelado el autor intelectual de los atentados ni se ha preocupado por conocerlo. Según esos pijoprogres de la psoeudoizquierda, fueron cuatro moros locos que le daban a la farlopa y a los que llaman, eufemísticamente, "islamistas radicales". Por eso se inmolaron en los trenes, ¿verdad? 

¿Cuántos calzoncillos decían que llevaban?

Y claro: no hubo tal desaparición de pruebas. Por eso desaparecieron los vagones de los trenes y esa famosa mochila.

Sin duda algunos silencian su conciencia política muy fácilmente a fuerza de repetir las mentiras como verdades absolutas. En realidad son dignos servidores del partido de las cuatro siglas y las cuatro mentiras e innumerables mentirosos. Debe ser duro haber sido votante del partido del mentiroso más grande que ha parido madre.

Ampliar comentario
#191

otro de los inefables momentos del juicio del 11 M:

se presenta como prueba la mochila (mas bien, bolsa)  hallada en la Comisaría de Vallecas (la que contenía la bomba que sustenta la version oficial), pero resulta que no es la mochila original. El tribunal  quiere saber dónde está la mochila o bolsa autentica (que es la que debe presentarse) y de dónde procede la "copia". Explicacion del enigma: Sanchez  Manzano (jefe de Tedax) se llevó la auténtica a su casa  y la policia compró esta y otras similares en un centro comercial. Brrrrr, de nuevo estupor.....

 

Con todos mis respetos a las victimas que soportaron este juicio, no entiendo por qué no lo retransmitió  TVE (gobernada por ZP, entonces) ni ninguna tv (salvo la de los curas) ya que, aparte de ser un asunto de interés general, hubiera superado en audencia a cualquier reality.

 

Un día el presidente del Tribunal (Bermudez) estalló ante el cúmulo de despropositos ,sobre todo al enterarse de que los vagones se habian evaporado a los pocos dias de la masacre, y anunció que pediría una investigacion separada sobre la custodia de las pruebas y protocolos seguidos lanzando su famosa amenaza "van a ir caminito de jerez".

 

Es de suponer que llegó un momento en que el tribunal  se planteó la disyuntiva de anular el juicio por las irregularidades habidas con las pruebas o sentenciar para poner fin al asunto. Después es lógico que la  Sala de lo Penal (la que sentenció) no admita denuncias por aquellas irregularidades.

 

 

 

 

Ampliar comentario
#190

La Sala Penal del Tribunal Supremo ha respaldado plenamente la investigación del juez Juan del Olmo sobre los vagones objeto de los atentados del 11-M y sobre las autopsias practicadas a los suicidas de Leganés, en un auto en el que echa por tierra los más significados capítulos de la teoría de la conspiración que apoya el PP y que pretendía hacer creer en una supuesta desaparición de pruebas que nunca tuvo lugar. El alto tribunal no sólo rechaza una querella urdida contra el juez por el sindicato Manos Limpias, sino que, por primera vez, ordena proceder penalmente por acusación falsa. JA - Los unicos que conozco que cuestinen a los Jueces y Policias son los Etarras y Batasunos, por aqui se ve que abundan bastantes

Ampliar comentario
#189

¿Islamistas radicales? Eso mueve a la hilaridad.

Entonces... si no fue ETA y tampoco Al Qaeda, ¿quién diablos fué y por qué? 

En toda investigación de un hecho semejante hay que preguntarse siempre, siempre en primer lugar quién sale beneficiado con lo ocurrido. Y creo que está muy clarito quiénes salieron beneficiados. 

Después, la perfecta organización de la protesta "espontánea" del 13 M, en una flagrante manipulación de la jornada de reflexión, también da una pista muy valiosa a los investigadores. Si quieren investigar, claro está. Pero la desaparición "misteriosa" de las pruebas nos hace pensar que no era el caso. ¿Verdad que no, Rubalcaba?

Lo cierto y verdad es que el voto fraudulentamente manipulado de 192 muertos sirvió para que un partido se alzara con la victoria en unas elecciones en las que carecía de tales expectativas.

Pero los españoles tenemos mala memoria... y muchas, muchas tragaderas. Porque ese mismo partido sigue en nuestra política.

Ampliar comentario
#188

 Que te refieres al payaso este que dice nada más que pegos, como todos los cobardes que aclaman y dicen que son independentistas.

Ampliar comentario
#187
En respuesta a xerox

Si has montado una empresa será de las que reciben las subvencion, de esas del regimen.

No soy de ningún partido a diferencia de tí, puedo votar tanto a la derecha como a la izquierda mientras estos lo hagan bien con España.

Tú no puedes, estas en el regimen socilista, y pillado por los huevos..

Yo soy liberal, y mi profesión es liberal ¡tontono!. No puedo ni debo tener ideología.

 

Quién llenas de mierda los foros eres tú, que has vivido siempre a costa de las subvenciones socilistas , el que no es de su regien no tiene derecho a nada.

 

Seràs siempre un mandado de los politicos a os que serviras hasta el dia que te mueras.

Ampliar comentario