Supera los 13.500 trabajadores en 2016

Consum rebasa los 2.340 millones en ventas y planta cara a Mercadona en el Mediterráneo

La cooperativa de supermercados bate sus marcas con un crecimiento encima del sector y se apunta un resultado de 46,8 millones. Alcanza una cuota del 14% en Valencia, Cataluña y Murcia

Foto: El director general de Consum, Juan Luis Durich, en el centro, con el equipo directivo de la cooperativa.
El director general de Consum, Juan Luis Durich, en el centro, con el equipo directivo de la cooperativa.

Discretamente, sin hacer mucho ruido y ajena aparentemente a la batalla de las ‘big five’ de la distribución en España (Mercadona, Carrefour, Eroski, DIA, Lidl), Consum se ha hecho con una cuota de mercado superior al 14% en el arco mediterráneo y compite abiertamente con la cadena de supermercados de Juan Roig en la Comunidad Valencia, Murcia y Cataluña, con más de 680 establecimientos y una facturación de 2.334 millones de euros en 2016, un 10,5% más que en el ejercicio anterior.

Juan Luis Durich, director general de la mayor cooperativa de España en número de socios-consumidores (2,7 millones), ha detallado este jueves los resultados de la compañía, que sigue batiendo sus propias marcas tanto en crecimiento de beneficios (46,8 millones, un 20% más) como en cifras de facturación, con un modelo basado en fidelización de clientes y una oferta de productos que combina referencias propias (13%) y marcas de fabricantes (87%). “Nuestros clientes son los que marcan el equilibrio entre marcas propias y de fabricante. Nuestro objetivo es que la marca propia aporte una valor diferencial”. En este sentido, ha detallado que, a su juicio, las marcas blancas "están en un momento de estancamiento" y ha dudado de que tengan mayor margen de crecimiento en los lineales de los supermercados.

"Hoy, nuestro crecimiento es orgánico. No buscamos compras, pero estudiamos ofertas que nos llegan si el precio es razonable", dice Durich

La cooperativa con sede en Silla (Valencia) consolidó el pasado ejercicio una plantilla de 13.504 trabajadores, un millar más, de los que un 72,7% son mujeres, con una media de edad de 38 años. Durich ha puesto en valor la apuesta de la empresa por las políticas de conciliación, con seis semanas de permisos de paternidad retribuidos, cinco semanas de vacaciones y otras medidas de apoyo a colectivos vulnerables, como pagas extraordinarias para víctimas de violencia de género o trabajadores con hijos discapacitados. “Nuestra productividad ha aumentado un 22% y el absentismo se ha reducido un 17%. Si la plantilla recibe información y lo planteas, responde”, ha señalado Durich.

La red comercial de Consum.
La red comercial de Consum.

Las inversiones crecieron un 12,9%, hasta alcanzar los 102,7 millones de euros, y se destinaron, principalmente, a la apertura de 36 nuevos supermercados —12 propios y 24 franquicias Charter—, a la mejora de la red comercial y a la ampliación de las instalaciones logísticas en Cataluña.

Consum cerró 2016 con una red de 680 establecimientos, 436 propios y 244 de su franquicia Charter (532.191 m² de sala de ventas), ubicados en la Comunidad Valenciana, Cataluña, Castilla-La Mancha, Murcia, Andalucía y Aragón. La cooperativa mantiene el sexto puesto en la clasificación nacional de empresas de distribución y tiene una cuota de mercado por ventas del 14,75% en su ámbito de actuación, lo que le permite plantar cara a los grandes del sector. Tras haber estudiado varias ofertas, la empresa que dirige Durich ha descartado por el momento expandirse por el centro del país vía adquisiciones y contempla abrir nuevas tiendas en los territorios donde ya tiene implantación. "Hoy, nuestro crecimiento es orgánico. No buscamos compras, otras cosa es que no estemos abiertos a comprar si nos llegan ofertas y si el precio es razonable", ha explicado Durich a preguntas de los medios de comunicación.

Consum saca pecho también de su contribución a las economías locales donde está implantado: el 99,6% de las compras efectuadas por la cooperativa se realizan a proveedores nacionales y el 65,6%, a proveedores de las comunidades autónomas en las que está presente. "Trabajamos cada año en mejorar los plazos de pago de dichos proveedores, y en 2016 se ha reducido en un día, situándolo en 44 días desde la recepción de la mercancía", afirmaba el director general.

Preguntado sobre el tributo a los refrescos azucarados, Durich se ha mostrado escéptico y ha preferido mostrar su apoyo a las políticas de concienciación y educación alimentaria. Fuentes de la cooperativa explican que la tasa implantada en Cataluña va a provocar efectos paradójicos, como el de que una botella de dos litros de refresco de cola cueste al consumidor un 50% más cara en un pueblo del sur de Tarragona que en otro del norte de Castellón o el este de Aragón.

Contra el sistema de retorno de envases que promueve la Generalitat valenciana

El director general de Consum, Juan Luis Durich, ha advertido este jueves de que la implantación del sistema de depósito, devolución y retorno de envases (SDDR), que prepara la Generalitat valenciana, supondría "un problemón" para el sector de la distribución porque considera que la colocación de una maquina para la devolución de los envases es algo "imposible" en superficies de unos 100 metros cuadrados. "Es un modelo cojo", ha señalado.

Durich se ha pronunciado en estos términos durante la rueda de prensa de presentación de los resultados de la cooperativa Consum del ejercicio 2016, al ser preguntado por su opinión sobre el SDDR que prepara la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural y que propone la instalación en los comercios de un depósito para determinados envases en los formatos de vidrio, plástico, lata y 'tetrabrik' con el objetivo de que los consumidores abonen 10 céntimos por cada uno de estos envases al comprar el producto y los recuperen después al devolverlo en uno de estos depósitos.

Al respecto, el director general de la cooperativa considera que el modelo es complicado de implantar porque colocar una máquina de devolución de envases en pequeños comercios de unos 100 metros cuadrados de superficie es "prácticamente imposible". Por ello, ha tachado al SDDR como un "modelo cojo".

Además, ha señalado que este sistema es "siete veces más caro" que el sistema de reciclaje actual, por lo que ha remarcado que lo que las administraciones públicas tienen que conseguir es que "lo que hoy está en marcha funcione" y que la sociedad se comprometa como ya ocurre en otros países porque, de lo contrario, ha señalado que con el SDDR "pasará lo mismo".

En este punto, ha puesto como ejemplo EEUU, en donde ha recordado que se imponen "multas" a los ciudadanos si no reciclan, e incluso ha ironizado con que "se les corta la mano" porque se persigue su cumplimiento. "Tiene que haber un control y se tiene que hacer cumplir el sistema que tenemos y hacer que la población cumpla con lo que tiene", ha remarcado, para insistir que lo prioritario es concienciar y sensibilizar a la sociedad en la cuestión sobre el reciclaje.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios