visita relámpago para defender las cuentas

De la Serna intenta apagar el incendio inversor en Valencia con promesas para 2018

Ximo Puig evita comparecer con el ministro como gesto de enfado, aunque ambos destacan la vocación de diálogo para consensuar proyectos con vistas a las cuentas del año que viene

Foto: El ministro de Fomento, a su entrada al Palau de la Generalitat antes de reunirse con Ximo Puig. (EFE)
El ministro de Fomento, a su entrada al Palau de la Generalitat antes de reunirse con Ximo Puig. (EFE)

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha aterrizado este miércoles en Valencia para tratar de apagar el incendio político y empresarial provocado por el importante hachazo a las inversiones territorializadas en los Presupuestos Generales del Estado. El responsable de ejecutar las grandes infraestructuras del país ha mantenido un encuentro "cordial" con el 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, ha realizado una visita a obras de carreteras y se ha reunido con la presidenta regional del PP, Isabel Bonig, que hace menos de dos semanas sumó su grupo a una declaración en las Cortes Valencianas crítica con las cuentas para 2017 del Gobierno de Mariano Rajoy. De la Serna tenía prisa por dejarse caer por tierras valencianas, sobre todo después de que Puig remitiese una carta al presidente a La Moncloa solicitando una reunión en Presidencia. Sin embargo, la repentina muerte de Carme Chacón obligó a demorar la cita.

El despliegue ministerial se ha producido con la clara vocación de apaciguar ánimos, hacer una labor didáctica y amortiguar el malestar político y empresarial con la promesa de que en 2018 habrá un "incremento sustancial" en las partidas de ferrocarriles y carreteras, según ha explicado De la Serna en una comparecencia en solitario en la sede de la Delegación del Gobierno, pues Puig le ha recibido en el Palau de la Generalitat, se ha hecho la foto con el ministro, pero no ha querido ofrecerse conjuntamente a los medios de comunicación, como gesto de su enfado. La Comunidad Valenciana ha sufrido en los PGE de 2017 un recorte del 33% en inversiones reales en comparación con las cuentas de 2016, lo que la sitúa como la autonomía con menor inversión per cápita (119 euros).

Ximo Puig y De la Serna, en el encuentro que han mantenido en el Palau de la Generalitat. (EFE)
Ximo Puig y De la Serna, en el encuentro que han mantenido en el Palau de la Generalitat. (EFE)

De la Serna ha defendido que los Presupuestos entregados al Congreso buscan ejecutar proyectos ya licitados en los poco más siete meses de año que quedarán desde su aprobación definitiva, y que "son suficientes para hacer frente a los compromisos trasladados a la Generalitat" desde el Gobierno central. En esta línea, ha tratado de justificar la baja inversión prevista en la parálisis provocada por los meses de Gobierno en funciones. "Si no están en avanzado estado de tramitación, es imposible invertir por mucho que queramos", ha destacado el responsable de Fomento, quien ha considerado "seguro" que "existirán dotaciones mayores en anualidades posteriores", como en los Presupuestos para 2018.

El ministro ha repasado algunos compromisos asumidos por su departamento, como el acuerdo que este mismo mes se firmará en la sociedad tripartita Valencia Parque Central para cerrar la propuesta técnica consensuada y desbloquear el proyecto urbanístico-ferroviario del Parque Central. Ha insistido la vocación de seguir invirtiendo en el corredor mediterráneo y en acabar con algunos de los puntos negros que todavía existen en carreteras.

Del encuentro institucional sí ha salido, al menos, el acuerdo de abrir vías de diálogo y negociar conjuntamente las prioridades en infraestructuras e inversión para los próximos años. Ximo Puig ha avanzado que su Ejecutivo se reunirá el próximo 27 de abril con Fomento para estudiar las necesidades de infraestructuras de la autonomía, no sin antes señalar que a su juicio los PGE deberían volver "a los corrales", porque sitúan la región "en el peor escenario" en inversión.

De la Serna intenta apagar el incendio inversor en Valencia con promesas para 2018

"Ha mandado al ministro para darnos su explicación y preparar la previsible reunión con Rajoy las próximas semanas", ha dicho el presidente valenciano, que ha defendido el diálogo, que "no es síntoma de debilidad" frente a lo que ha calificado como las "élites centralistas".

Ante las reivindicaciones, el propio Puig ha revelado que De la Serna ha tratado de justificarse en que este es un Presupuesto para un plazo corto de tiempo y habrá que dialogar de cara a las cuentas de 2018. El Govern valenciano de socialistas y Compromís quiere incluir en la agenda más fondos para Cercanías y ayudas estatales para el transporte metropolitano, como las que reciben Madrid y Barcelona.

Preguntado sobre si se ha arrancado algún compromiso por parte del ministro, ha coincido con la argumentación que ha ofrecido De la Serna: que pasa por "intentar que proyectos que están en marcha o presupuestados", que se encuentran "eternamente atascados", gocen de mayor agilidad y se destinen a ellos mayores recursos para que avancen. Algunos, ha remarcado Puig, como el AVE entre Valencia y Alicante, van "a paso de tortuga". Tras recordar que el PSOE va a defender en el Congreso enmiendas a la totalidad, ha señalado que en caso de que no prosperaran, se debería conseguir como mínimo aumentar en 600 millones de euros las inversiones en la comunidad a través de las enmiendas parciales.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios