dopaje masivo en la campaña de barberá de 2007

De Gürtel a Taula: otra vez las vergüenzas de las constructoras con el PP valenciano

De FCC a Lubasa, pasando por Secopsa. Los ‘papeles de Laterne’ revelan un modus operandi similar al de Gürtel para financiar también la campaña de 2007 de Rita Barberá

Foto: La investigación señala a Alfonso Grau como recaudador de las campañas de Barberá. (EFE)
La investigación señala a Alfonso Grau como recaudador de las campañas de Barberá. (EFE)

El Partido Popular valenciano convirtió el triángulo entre campañas electorales, proveedores de servicios y donantes contratistas de obra pública en un modus operandi generalizado en la organización. Así se desprende del nuevo tramo del sumario de la Operación Taula cuyo secreto acaba de levantar el jiez instructora Víctor Gómez. Se trata en concreto de la pieza especial separada A, que indaga en la presunta financiación irregular de la campaña electoral de la fallecida Rita Barberá en 2007 y revela cómo, presuntamente, recibió respaldo económicos de un nutrido grupo de empresas constructoras y de servicios con intereses comerciales y contratos con el Ayuntamiento de Valencia.

El mecanismo que reflejan las indagaciones efectuadas por la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) y a Fiscalía Anticorrupción es muy similar al confesado por nueve empresarios en la causa de Gürtel sobre la financiación del PPCV. En su caso, contratistas como Vicente Cotino, Enrique Ortiz o Gabriel Batalla han admitido que realizaron aportaciones a las empresas de la trama de Francisco Correa responsable de coordinar los actos electorales de la campaña de Francisco Camps en 2007 y de Mariano Rajoy en 2008. Orange Market, la filial valenciana de Gürtel, fue la principal receptora de los fondos irregulares. Todos los empresarios confesos tenían intereses económicos con la Generalitat valenciana en forma de contratos de obra pública, concesiones o proyectos urbanísticos pendientes de aprobación administrativa.

Al igual que en la campaña de Camps de 2007, los documentos revelan pagos de las empresas contratistas a la agencia de organizaba actos

El caso es muy similar al que ahora ha quedado al descubierto el sumario de Taula. Según reflejan los documentos que manejan los investigadores, el entonces número dos de Barberá, Alfonso Grau, encargó a la mercantil Laterne Product Council (LPC) la producción de eventos, publicidad y comunicación de la campaña de las municipales de 2007. Documentos internos de Laterne reflejan gastos de hasta tres millones de euros, pese a que la formación declaró no más de 300.000 euros. Y, según estos documentos judicializados, una parte importante de los gastos se cubrieron gracias a la “aportaciones” de empresas como Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), Lubasa, Secopsa, Rover Alcisa o Sociedad de Agricultores de la Vega (SAV). También aparece como donante el grupo Lubasa, que repite sumario, pues es una de las empresas que figura en la causa de Gürtel sobre financiación ilegal del PP valenciano.

A todo tren: factura del cierre de campaña del PP de Valencia en 2007.
A todo tren: factura del cierre de campaña del PP de Valencia en 2007.

Todas ellas tenían intereses económicos con el consistorio valenciano. FCC, Secopsa y SAV, por ejemplo, se hicieron con el macrocontrato de basuras de la ciudad en 2005 por un período de quince años y una facturación estima de 900 millones de euros.

La Fiscalía y la UCO investigan un posible delito electoral en una campaña en la que los populares dispararon con pólvora de rey. Un ejemplo: el cierre de campaña, con las encuestas soplando a favor y avanzando una arrolladora mayoría absoluta, se celebró en el Palau de les Arts de Santiago Calatrava. Se organizó un ágape para 800 personas por el que Laterne pasó un factura de 25.800 euros.

Documento de Laterne que casa actos de campaña y 'aportaciones' de terceros.
Ampliar
Documento de Laterne que casa actos de campaña y 'aportaciones' de terceros.

El sumario atribuye a Alfonso Grau, entonces vicealcalde de Valencia y persona de la máxima confianza de Barberá, un papel clave como hacedor y guardián de los secretos de la organización y de la presunta actividad delictiva. Uno de sus ex asesores, Jesús Gordillo, ha confesado a tanto a la UCO como después al juez, que Grau le entregó 350.000 euros en billetes de 500 euros y le conminó a recoger un cheque de 150.000 euros en la sede de Secopsa para atender pagos pendientes a proveedores de Laterne, mercantil a la que Gordillo se incorporó coincidiendo con la campaña electoral. “Por orden de Alfonso Grau, desde el departamento de administración se giraron facturas a las empresas que habían aportado los 500.000 € para dar soporte a dicha entrada de dinero y de esa forma ocultar que realmente eran distintas empresas las que asumían el coste de determinados gastos electorales en los que había incurrido el Partido”, recoge la testifical de Gordillo ante los agentes de la Guardia Civil.

Casado con la exconcejal, María José Alcón, también imputada en Taula, Grau está siendo investigado como responsables de manejar la caja B del PP de Valencia ciudad. Su procesamiento en el caso Noos, del que finalmente ha salido absuelto, y su consiguiente dimisión en 2015 como miembro del equipo de Barberá, llevó a distanciar de la exalcaldesa fallecida. Pero la investigación de Taula le señala como el gran guardián de los secretos de la desaparecida figura icónica de la formación conservadora.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios