ampliacion prevista en 2016

De Cosco a China Merchants: los asiáticos se cuelan en la batalla por el Puerto de Valencia

La APV licitará este año la ampliación norte del recinto portuario en busca de una inversión de más de 500 millones. Los grandes operadores chinos podrían pujar con los europeos Maersk o MSC

Foto: Un barco cargado con contenedores perteneciente a la multinacional china Cosco Pacific Ltd. (EFE)
Un barco cargado con contenedores perteneciente a la multinacional china Cosco Pacific Ltd. (EFE)

Los gigantes del transporte marítimo velan armas por uno de los grandes concursos portuarios que se licitarán en España en 2016. La Autoridad Portuaria de Valencia (APV) prevé tener cerrado en el segundo semestre del año el pliego de condiciones para completar la denominada ampliación norte, la gran expansión del recinto valenciano destinada a multiplicar casi por dos el tráfico de contenedores y consolidarlo como líder del Mediterráneo en competencia con Algeciras y Barcelona. Los tres están actualmente entre las principales puertas de entrada y salida de buques interoceánicos al mercado europeo y se disputan la hegemonía con puertos más al norte como Rotterdam, Hamburgo o Amberes.

El Puerto de Valencia ejecutó e inauguró en 2012 los diques de abrigo de la ampliación tras una inversión aproximada de 200 millones de euros (procedentes en su mayor parte de fondos europeos). Sin embargo, el impacto de la crisis económica sobre el tráfico mundial de mercancías aconsejó paralizar la culminación del proyecto. Ahora, ante el interés mostrado por los posibles operadores, se ha retomado la iniciativa que debería elevar la inversión por encima de los 700 millones de euros (189 de dinero público y más de 500 millones de aportación privada de los concesionarios).

Hay en juego dos terminales, una específica de cruceros cuya primera fase ya está construida, y otra de tráfico de mercancías, que también se desarrollará por fases y atraerá mayores cotas de inversión, pues requiere la puesta en marcha de superficies de carga y descarga, complejos sistemas de grúas, etc. Ahora, el Puerto de Valencia cuenta con tres terminales que operan la multinacional danesa del transporte Maersk (que compró en septiembre la titular de la concesión TCV), la italiana con sede en Ginebra MSC y Noatum, el operador de origen español ahora controlado por JP Morgan y cuya matriz tiene sede en Holanda. 

La entrada de un operador chino permitiría completar el mapa de competencia, con Maersk, MSC y Noatum como actuales concesionarios

Los tres han mostrado interés en pujar por la nueva macroterminal de mercancías. Pero la APV también ha iniciado contactos con gigantes asiáticos del transporte marítimo como China Merchants o Cosco, que acaba de fusionarse con China Shiping para constituir el gran conglomerado estatal chino del tráfico interoceánico. La naviera italiana Grimaldi también está en la lista de interesados. Hay que tener en cuenta que una inversión de las características de la ampliación norte podría requerir de la negociación de alianzas entre operadores, navieras y fondos de inversión. Así se plantea desde la propia APV a la hora de establecer los contactos.

La incorporación de un gran operador chino a la cuarta terminal valenciana completaría el mapa de la competencia interna del recinto y es un elemento que gusta a los gestores de la APV, aunque hasta ahora eran los actuales concesionarios los que tenían todos los números para liderar las pujas. La ejecución de los nuevos muelles podría realizarse por fases para comenzar a funcionar entre 2020 y 2021. Así lo expresó el pasado otoño el nuevo presidente de la Autoridad Portuaria, Aurelio Martínez, tras su primer consejo de administración. Los números que maneja el puerto eran cerrar 2015 con un incremento del tráfico del 4% frente al ligero descenso que registró el ejercicio anterior. 

El Puerto de Valencia podría agotar su capacidad en cinco o seis años si se mantienen los porcentajes de crecimiento, según Aurelio Martínez

Según ha explicado Martínez en diversos foros, el Puerto de Valencia podría agotar su capacidad en cinco o seis años si se mantienen los porcentajes de crecimiento. Alguna de las tres terminales, como la que opera Maersk, está ya próxima a su saturación. Completar la nueva terminal permitiría no solo ampliar la capacidad de gestión de tráfico de mercancías, sino también rentabilizar la inversión ya realizada en los diques de abrigo. En cualquier caso, la ampliación no ha estado exenta de polémica por su impacto medioambiental. Las playas vírgenes ubicadas en el parque natural de El Saler al sur del puerto se han visto perjudicadas por la modificación de las corrientes. La mayor penetración de los diques ha retraído los bancos de arena, tal como contemplaban diversos estudios. El Ministerio de Medio Ambiente dio luz verde a la declaración de impacto ambiental pese a reconocer los riesgos de esas afecciones, sorteando la cuestión con la obligación de la APV de realizar aportes de arena para compensar la pérdida de las playas afectadas.

El Puerto de Valencia (que agrupa además a los de Sagunto y Gandía) facturó en 2014, último ejercicio cerrado, 120 millones de euros, una cifra algo superior a la de 2013, cuando la cifra de negocio fue de 117 millones. El resultado fue bastante más elevado, de algo más de 10 millones de euros netos, que los 6,9 millones del año anterior. La sociedad tiene un patrimonio neto de 789 millones de euros.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC