ante la subida de tono de sus declaraciones

Puigdemont reta a Rajoy a aclarar si usará "la fuerza" y le advierte: habrá referéndum

El presidente de la Generalitat acusa al Estado de criminalizar el proceso soberanista: "Es el preludio del totalitarismo", dice. Ha enviado una carta al Consejo de Europa para explicar el referéndum

Foto:  El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d), saluda al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d), saluda al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. (EFE)

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha criticado este miércoles que el Gobierno central está subiendo el tono de sus declaraciones y ha exigido saber si el Estado está dispuesto a utilizar "la fuerza" contra el proceso soberanista.

"Ha llegado la hora de que el Gobierno español diga qué significa estar dispuesto a todo. ¿A utilizar la fuerza?", ha expresado en la sesión de control al Govern en el Parlament, aunque ha asegurado que nada le disuadirá de seguir impulsando el referéndum. Ha afirmado que la posición contraria del Gobierno central no logrará "ni disuadir ni replantear ni rectificar ni recular" en el camino a la independencia, y ha interpretado que la estrategia actual del Estado es tratar de criminalizar el movimiento independentista.

Puigdemont entiende que se criminaliza el proceso soberanista para tratar de frenarlo y lo considera impropio de una democracia: "El debate político basado en la criminalización del adversario es el preludio del totalitarismo". Ha citado una informe del Síndic de Greuges para asegurar que el Estado tiene un mal sistema democrático, y esto ha provocado una reacción jocosa desde las bancadas de Ciudadanos y de PP, algo que ha molestado al presidente: "Cuando se ríen de un informe tan serio es que a ustedes les importa un rábano el sistema democrático. Lo que les importa a ustedes es la fuerza".


Lamentos de la CUP

El debate sobre si el Gobierno central criminaliza o no el proceso soberanista lo ha iniciado la diputada de la CUP Gabriela Serra, que ha lamentado que Rajoy y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se han referido recientemente a los 'cupaires' como "extremistas". "La criminalización forma parte de cualquier manual de contrapropaganda para arrinconar los espacios políticos disidentes. Estos discursos sobre enemigos internos se saben como empiezan pero no como acaban", ha dicho la 'cupaire'.

Puigdemont ha coincidido con la CUP sobre la criminalización, pero también ha reivindicado que sus decisiones sobre el referéndum no están sometidas a los 'cupaires', algo que también ha afirmado recientemente Rajoy. "La política que hace el Gobierno no la inspira la CUP", ha reivindicado el presidente catalán, que ha afeado a los anticapitalistas la gran cantidad de veces que han reclamado en las últimas semanas que la Generalitat fije la fecha y la pregunta del referéndum.

El líder del PSC, Miquel Iceta, ha reclamado al Govern que explique e informe de sus pasos para celebrar el referéndum y ha considerado que Puigdemont se ha metido en "un callejón sin salida sin calcular las consecuencias".

La diputada de la CUP, Anna Gabriel (d), durante el pleno del Parlament celebrado este miércoles. (Efe)
La diputada de la CUP, Anna Gabriel (d), durante el pleno del Parlament celebrado este miércoles. (Efe)

Envía una carta al Consejo de Europa

Este mismo lunes el presidente de la Generalitat envió a la Comisión de Venecia -órgano asesor del Consejo de Europa- una carta en la que le informaba de su apuesta por celebrar un "referéndum acordado" en Cataluña pese a la "negativa" del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

En la misiva, dirigida al presidente de la Comisión de Venecia, Gianni Buquicchio, Puigdemont remarca la "voluntad" del Govern de "celebrar un referéndum acordado con el Gobierno español sobre el futuro político de Cataluña". El presidente catalán no pide explícitamente el "asesoramiento, reconocimiento y aval" de la Comisión de Venecia a un referéndum en Cataluña, sino que se limita a recordar que la moción del Parlament insta a "iniciar los procedimientos necesarios para disponer, en este escenario de consulta pactada y acordada, de la colaboración" de este organismo asesor del Consejo de Europa, sin contemplar pues su papel arbitral en caso de un referéndum unilateral.

Puigdemont destaca que la trayectoria y experiencia de la Comisión de Venecia para "reforzar las instituciones democráticas y la protección de los derechos humanos" representan "una garantía a la hora de afrontar estos procesos". "Europa se ha construido sobre la base del diálogo y es sobre esta base sólida que hay que afrontar y resolver los retos que hoy tenemos", añade la carta, dada a conocer por la Generalitat.


Puigdemont le hace saber asimismo que el pasado 23 de mayo el Govern aprobó un acuerdo por el que solicitó formalmente al Gobierno de España el "inicio de negociaciones para establecer los términos y las condiciones" de un "referéndum acordado" en Cataluña y que, al día siguiente, el propio presidente de la Generalitat envió una carta al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para comunicárselo. "Desgraciadamente, el presidente Mariano Rajoy ha contestado negativamente a la oferta de diálogo", constata Puigdemont, aunque subraya que su gobierno "mantiene permanentemente abierta la posibilidad de negociar y pactar un referéndum.
"Estoy convencido de que estas informaciones, por su trascendencia política, son del interés de la Comisión de Venecia", señala Puigdemont, que se pone "a disposición" de Buquicchio para "cualquier aclaración al respecto".

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
146 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios