SE INVESTIGA LA COMPRA DE UN CASINO EN ARGENTINA

Pujol Jr. sabía desde hace tres semanas que iría a prisión... y su padre lo llegó a temer

El registro de las viviendas y los despachos de la familia se convirtió en un mero trámite burocrático. Si los Pujol tenían algo que ocultar, no lo iban a tener al alcance de los investigadores

Foto: La Policía registra la vivienda familiar de los Pujol en Queralbs. (EFE)
La Policía registra la vivienda familiar de los Pujol en Queralbs. (EFE)

El cerco a la familia Pujol se consumó ayer con el registro de sus domicilios y despachos particulares, un registro que fue más un mero trámite que otra cosa. Desde hacía tiempo, corría el rumor de que Jordi Pujol Ferrusola podía acabar en la cárcel y, de hecho, en varias ocasiones se había dado por segura esa posibilidad. Este martes, el rumor se hizo realidad y Pujol Júnior ingresó en prisión. “De hecho, hace tres semanas que sabía que podía acabar en prisión. Es más: había comentado que ésa era la opción que tenía más posibilidades de prosperar”, cuenta a El Confidencial una fuente cercana al ‘dinamizador económico’, tal y como le gustaba definirse.

Ese pesimismo era compartido con otros miembros de su familia. Su padre, Jordi Pujol i Soley, tampoco descartaba la entrada en prisión de su primogénito, según comentan personas que han tenido contacto con él en las últimas semanas. Pero era consciente de que “si se decretaba la prisión era más por la presión mediática y política que por las pruebas incriminatorias”, según afirman las citadas fuentes.

El registro de las viviendas y los despachos de la familia se convirtió, así, en un mero trámite burocrático. Si los Pujol sabían lo que sabían, o tenían algo que ocultar, no lo iban a tener al alcance de los investigadores. Los agentes de la UDEF que participaron ayer en los registros querían encontrar documentación sobre sociedades ocultas con las que los Pujol habrían movido dinero desde Andorra y España a paraísos fiscales, hasta hacerlo desaparecer en una maraña de inversiones y sociedades. Esta estrategia tiene su origen en la decisión de la Banca Privada de Andorra (BPA) de ocultar el patrimonio de los Pujol: el banco les asignó a cada miembro de la familia que tenía fondos en el paraíso fiscal pirenaico una sociedad 'offshore', guardando para Jordi Pujol Ferrusola y su madre, Marta Ferrusola Lladós, la sociedad Kopeland Foundation, de Panamá.

Pujol Jr. sabía desde hace tres semanas que iría a prisión... y su padre lo llegó a temer

“De hecho, todo fue una pantalla jurídica urdida por el banco, no por la familia. El dinero no salió nunca de Andorra, a pesar de que la sociedad era de Panamá. La intención era que no apareciesen personas físicas como propietarias de los fondos”, explica a El Confidencial una fuente cercana a las investigaciones. Pero eso le sirvió luego para escamotear mejor el dinero, puesto que la intención era simular que los fondos no tenían nada que ver con los Pujol. A Júnior, por ejemplo le acusan de escamotear al fisco 2,4 millones de euros a través de la firma panameña.

Capitales de origen criminal

Pujol Júnior, sin embargo, también operó, y mucho, con su sociedad Iniciatives Marketing i Inversions (Imisa), a través de la que movía la mayor parte de su dinero. Él y su exesposa, Mercè Gironès, se separaron como matrimonio pero siguieron siendo, durante años, una pareja económica de hecho. Unos ‘Bonnie and Clyde’ modernos que diseñaron una intrincada telaraña de préstamos ficticios para llevar el dinero a México, donde invirtieron en negocios relacionados con la hostelería y con el juego.

Según los investigadores, “existen datos objetivos suficientes para inferir que Jordi Pujol Ferrusola habría invertido en el sector del juego en México capitales de origen presumiblemente criminal, utilizando además diversas metodologías de blanqueo que incluye la ficción de préstamos intersocietarios, la utilización del sistema bancario y sociedades interpuestas. Mediante la simple adición de estas cantidades, nos da una suma que, fungiendo las distintas divisas al cambio, nos daría un total de 3.445.843,63 euros”. Así consta en los documentos judiciales que han llevado a Júnior a la cárcel.

En Argentina también entró en el negocio del juego de tapadillo. Pero los policías de la UDEF cazaron una operación del 10 de marzo de 2005, fecha en la que el avispado ‘dinamizador económico’ ordenó una transferencia de un millón de dólares a la sociedad Villahermosa en Uruguay. Ese dinero iba destinado a “financiar un ambicioso proyecto de un casino en Rosario (Argentina). Ese millón de dólares formarían parte de una serie de aportaciones que, al menos hasta comienzos del año 2006 ascendieron a 1.636.000 euros”. En ese proyecto, Pujol Ferrusoal y su socio argentino Gustavo Shanahan pagaron 4.273.000 euros “por el terreno donde finalmente se asentó el proyecto, de cuyo importe sólo vamos a atribuir a nuestro investigado un 50%, dado lo cual el importe total canalizado para invertir por parte de Jordi Pujol Ferrusola ascendería a 3.772.500 euros”. Todo ello, evidentemente, en negro y sin declarar a la Hacienda española. Claro que todo ello era sólo una pequeña parte del dinero escamoteado.

En un primer informe, la UDEF apunta a que el dinero desaparecido desde 2012 sumaba algo más de 14 millones de euros. En su último informe del 4 de abril pasado, la cifra se eleva a 29,9 millones de euros, de los que casi 9,5 millones correspondían a negocios o préstamos ficticios, 12,3 millones a inversiones no repatriadas o pérdidas internacionales ficticias y 8,1 millones a plusvalías latentes no declaradas. Para el entorno de Júnior, esos números no reflejan la realidad. “Se han contabilizado dos veces las cantidades que envió a su exesposa. Es decir, en ese cómputo hay cantidades que se le contabilizaban a él, las transfería a su exmujer y luego eran contabilizadas otra vez. Los 14 millones de euros del primer informe se asemejan más a la realidad. Pero sí es verdad que ha sufrido pérdidas en Estados Unidos, por ejemplo de un millón de euros en la sociedad y se aportaron a la causa certificados de los administradores estadounidenses que confirmaban esas pérdidas”. Claro que éstas eran de sólo un millón de dólares y el dinero ‘perdido’ se eleva, como mínimo, a 15 millones.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios