munté, PASCAL, CONESA O RULL FRENTE A PUIGDEMONT

Los barones de Convergència se posicionan ante unas elecciones catalanas anticipadas

El temor a que la CUP tumbe los Presupuestos y esto desencadene una convocatoria electoral ha desatado la lucha por el poder en las filas del partido de Artur Mas

Foto: Carles Puigdemont y Neus Munté. (EFE)
Carles Puigdemont y Neus Munté. (EFE)

Los barones de Convergència se mueven ante la posibilidad de que se convoquen elecciones en Cataluña en pocos meses. Aunque el ‘president’, Carles Puigdemont, se encargó de pregonar que no repetirá como candidato (excepto si se convocan elecciones anticipadas, circunstancia en la que le pedirán que se vuelva a presentar porque no ha dejado a Cataluña a las puertas de la independencia, tal y como había prometido), el presidente del Partit Demòcrata Europeu (PDeCAT), Artur Mas, no descarta su inclusión como cabeza de lista. Ni siquiera su mano derecha, Neus Munté, se descarta como posible presidenciable.

Pero al margen de esta terna (hay que tener en cuenta que Artur Mas será juzgado a primeros de febrero por convocar la consulta del 9 de noviembre de 2014 y puede llegar a ser inhabilitado, por lo que quedaría fuera de juego), en el seno del PDeCAT hay movimientos para posicionarse de cara a las futuras elecciones.

“Es difícil saber cuándo serán las elecciones y ni siquiera qué clase de elecciones habrá, ya que si la CUP decide finalmente no aprobar los Presupuestos, Puigdemont convocará inmediatamente a las urnas en unas elecciones autonómicas y el ‘procés’, tal y como lo conocemos, habrá acabado. En ese supuesto, desde el partido le pediremos al actual ‘president’ que encabece la lista, porque no pudo cumplir la promesa que hizo, cuando tomó posesión, de dejar a Cataluña a las puertas de la independencia”, reconocen fuentes del partido independentista a El Confidencial.

A pesar de la imprevisibilidad de la coyuntura, los barones están tomando posiciones para no perder cuota de poder. La actual coordinadora, Marta Pascal, trabaja para consolidar un equipo propio de gente de su confianza para poder tener el control absoluto del aparato del partido. No se lo van a poner fácil. De hecho, en el seno del PDeCAT se admite que es una pupila de Artur Mas, “pero tiene su propia personalidad y está marcando perfil propio. Es cierto que por la sede se han dejado caer personajes que ya habían sido asesores de Mas, pero no tienen sobre Pascal la ascendencia que pudieron tener con el anterior ‘president”, subrayan.

Movimientos de Josep Rull y Mercè Conesa

En la consolidación del PDeCAT como nueva formación, uno de los barones más activos es Josep Rull, actual consejero de Territorio, que había sido coordinador general de Convergència Democràtica (CDC) cuando Oriol Pujol renunció a la secretaría general. Rull conoce el partido y forma parte de una generación de dirigentes pospujolistas con buena imagen entre la militancia. “Rull no quiere ser engullido por el nuevo aparato y marca perfil propio dentro de la organización”, afirman en el PDeCAT.

Curiosamente, Rull proviene, lo mismo que Marta Pascal, de las juventudes del partido. Fue secretario general de los cachorros convergentes entre 1994 y 1998, mientras que Pascal presidió la JNC de 2012 a 2015. Tiene la ventaja, sin embargo, de que conoce muy bien la organización, cuenta con apoyos territoriales y además congregaría en torno suyo a la mayoría de los cuadros tradicionales y de los exbarones de Convergència.

Josep Rull, actual consejero de Territorio. (EFE)
Josep Rull, actual consejero de Territorio. (EFE)

La actual alcaldesa de Sant Cugat del Vallès y presidenta de la Diputación de Barcelona, Mercè Conesa, es otro de los valores a tener en cuenta. “Conesa no es del agrado de Artur Mas, pero sí que suscita mucho consenso dentro del partido. Si Marta Pascal no tiene opciones ni tiene a punto a su equipo ante unas eventuales elecciones anticipadas, no se opondría a que fuese la alcaldesa de Sant Cugat la que encabezase la candidatura. Incluso Rull la apoyaría si decide presentar su candidatura a la presidencia de la Generalitat en unas primarias”, asegura un dirigente de esta formación.

En ese caso, Artur Mas no podría objetar gran cosa y no tendría otra opción que ceder y arrimar el hombro para apoyar a Mercè Conesa. Esta opción, según algunas fuentes, también podría contar con el visto bueno de otro de los exbarones de la antigua Convergència: Germà Gordó, que había sido secretario del Gobierno en el primer gabinete de Artur Mas y consejero de Justicia en el segundo. Gordó oficia actualmente como diputado de Junts Pel Sí (JxS), mientras que ha retomado cierta actividad privada a través de su despacho de abogado. Y, aparentemente, se ha retirado de cualquier lucha interna por controlar el partido, aunque de todos es conocida su férrea posición de rechazo a la estrategia de abandonarse en brazos de la CUP para garantizar la estabilidad parlamentaria.

Los liberales quieren tener peso

Otra de las corrientes internas, Llibergència, que agrupa al ala liberal de la formación, también ha movido sus peones. Esta semana, tuvo una cena con Conesa (que también es presidenta del consejo nacional del partido) en un encuentro que quiere institucionalizar periódicamente para el futuro. En febrero, repetirá iniciativa, pero invitando al ágape a Artur Mas. Llibergència, liderada por Marc Guerrero, “es una opción a tener en cuenta”, según comentan desde el partido, aunque no se ha destacado por hacer oposición interna ni por posicionarse ante unas eventuales elecciones. En su encuentro con Conesa, sin embargo, sí le pidieron a esta que haga lo posible por que se cumpla con el régimen de incompatibilidades (ningún dirigente del PDeCAT puede acumular más de dos cargos a la vez), que provocó que la pasada semana la portavoz del Gobierno, Neus Munté, abandonase su acta de diputada (porque ya es consejera de Presidencia y vicepresidenta del partido, por lo que no puede añadir el de diputada y se vio obligada a renunciar a uno de ellos).

Durante las últimas semanas, pues, ha habido posicionamientos internos de cara a mantener cuotas de poder dentro del PDeCAT. “Si Marta Pascal tiene tiempo, dentro de un año podrá tener el poder total en el partido y ya nadie la podrá arrinconar”, vaticina un alto cargo a este diario. Y es precisamente esta posibilidad la que ha alertado a los barones de que su tiempo está a punto de extinguirse. “Ninguno de ellos quiere pasar al ostracismo. Y por eso ha habido algunas reuniones a nivel interno para influir en los órganos de decisión del PDeCAT”, zanjan en la formación.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios