contacta en un día con dos ministros

Junqueras busca ahora tender puentes con el Gobierno en pleno vacío a Puigdemont

El político independentista espera aliviar la tensión sobre la caja de la Generalitat, si bien pretende que las cuestiones técnicas y financieras queden separadas de las políticas
Foto: El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y su vicepresidente, Oriol Junqueras. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y su vicepresidente, Oriol Junqueras. (EFE)

El Gobierno de Madrid será provisional, pero como la provisionalidad va a durar más de lo previsto, el primero en reaccionar en Cataluña ha sido el vicepresidente y consejero de Economía de la Generalitat, Oriol Junqueras. Pese a que el presidente catalán, Carles Puigdemont, ha optado por no verse con Mariano Rajoy por considerarlo un presidente en funciones, Junqueras ha tirado de practicidad y en 24 horas ha llamado por teléfono al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y se ha reunido con su homólogo de Economía, Luis de Guindos.

Fuentes conocedoras de ambos contactos han destacado que el trato ha sido cordial y que, sobre todo, se han hablado temas técnicos. En los dos casos, la iniciativa ha partido de Junqueras. La reunión con Guindos tuvo lugar ayer por la tarde en la sala de autoridades de la T2 del aeropuerto de El Prat, después de que el ministro optase por volver a España desde Bruselas vía Barcelona para facilitar la toma de contacto. El encuentro entre Junqueras y Guindos duró una hora.

Por otro lado, la conversación con Montoro ha servido para emplazarse para un encuentro personal en Madrid, que tendrá lugar en los próximos días. Con Montoro, además, Junqueras ha tratado la cuestión de periodificar de manera mensual la liquidación del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) de 2014, que el Gobierno por norma general abona en dos pagos al año. Montoro no se ha mostrado contrario, pero le ha comunicado al vicepresidente económico catalán que si esta cuantía se paga cada mes para Cataluña, se aplicará el mismo criterio para todas las CCAA. Esto es, "ayuda sí, pero sin agravios".

Junqueras busca ahora tender puentes con el Gobierno en pleno vacío a Puigdemont

Dicho de otro modo, más café para todos, algo que no habrá entusiasmado a Junqueras. Otra cosa es que la Generalitat necesite estos 700 millones lo antes posible para aliviar sus tensiones de caja. Del mismo modo, con Luis de Guindos, la petición ha sido muy concreta. Para pasar más de 1.600 millones de su deuda de corto a largo hace falta el permiso del Consejo de Ministros, y para ello es preceptivo un informe previo favorable del Ministerio de Economía. Guindos se ha mostrado favorable a la modificación, que también defienden la mayor parte de los bancos afectados, CaixaBank, Banco Sabadell y BBVA.

Menos tensión financiera

Con estas dos medidas, Junqueras espera aliviar la tensión sobre la caja de la Generalitat. A pesar de ser el líder de ERC, Oriol Junqueras pretende que las cuestiones técnicas queden separadas de las políticas y que no se utilice la dependencia de la Generalitat del FLA como un arma entre partidos, pese a la tensión soberanista que afecta a la relaciones entre Madrid y Barcelona.

Más allá de esto, también hay una dimensión política. El nuevo Ejecutivo de la Generalitat es el más independentista de la Historia. Y no solo por Junqueras y el resto de 'consellers' de ERC. Puigdemont es mucho más independentista de lo que era Artur Mas. Y hasta ayer solo dos 'consellers' se habían reunido con ministros del Gobierno. El primero fue el responsable de Cultura, Santi Vila, considerado el españolista de CDC, que se vio el pasado 4 de febrero con el responsable de la cartera de Educación y Cultura, Íñigo Méndez Vigo. Al día siguiente, el 5 de febrero, el titular de Territorio y Sostenibilidad mantuvo un encuentro con la titular de Fomento, Ana Pastor, para protestar por los problemas del Cercanías en Barcelona. Desde entonces… nada, hasta ayer.

Si el movimiento de Junqueras deja en evidencia la política de “desconexión” de Puigdemont durante estos dos meses que lleva en el cargo, el día no podía haber sido peor para el presidente catalán. Puigdemont aceptó encabezar una Generalitat en la que no nombró ningún 'conseller'. Pero sí designó a Albert Ballesta como alcalde de Girona, su ciudad, y sucesor suyo. Pues bien, Ballesta dimitió ayer, en un clima de escándalo político.

Junqueras busca ahora tender puentes con el Gobierno en pleno vacío a Puigdemont

En primer lugar, porque Puigdemont obligó a que renunciasen ocho miembros de la lista de CDC para que Ballesta asumiese el cargo. Y en segundo, porque la humillación ha venido de la mano de los archienemigos de Ciutadans, que en el último minuto negaron su apoyo a Ballesta. Ahora su delfín dimite y obliga a CDC a pactar… con los socialistas catalanes en un ayuntamiento que había querido ser vanguardia del independentismo en Cataluña. Malas formas y peor final, mientras que la diplomacia está quedando en manos de Junqueras, que lidera el mismo partido, ERC, que en Girona ha dado la espalda al hombre de Puigdemont.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
149 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Usain Bolt wins 200m Men London Diamond League 2016
Sir Geoff Hurst, third goal, World cup Final 1966. They think it's all over...
Hurst: "The ball was at least one metre over the line"

ºC

ºC