EL ‘PRESIDENT’ COMIENZA ESTE JUEVES RONDA DE CONTACTOS

Junqueras se adelanta a Mas: le plantea ya elecciones y “Gobierno de concentración”

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) ya tiene decidida su hoja de ruta para los próximos meses, que prevé la declaración de la independencia

Foto: El presidente de ERC, Oriol Junqueras (EFE)
El presidente de ERC, Oriol Junqueras (EFE)

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) ya tiene decidida su hoja de ruta para los próximos meses, que prevé la declaración de la independencia. Así se recoge en un manifiesto que a última hora de este miércoles presentó el presidente republicano, Oriol Junqueras: convocatoria urgente de elecciones “constituyentes”, formación de un “Gobierno de concentración”, elaboración de la Constitución catalana, celebración de un referéndum para ratificarla y proclamación solemne de la República catalana. Todo, claro, a corto, cortísimo plazo.

Con ello, trata de centrar las conversaciones con el presidente catalán, Artur Mas, que piensa iniciar este jueves una ronda de contactos con los partidos soberanistas para conocer sus valoraciones sobre el 9-N y el futuro inmediato. La primera reunión de Mas será, precisamente, con Junqueras, pero con la presentación del manifiesto el republicano acota el terreno de juego y comparece en el despacho de Mas con unas líneas rojas que le va a poner encima de la mesa al president. Mas ha convocado la ronda de reconversaciones mientras mantiene una calculada cautela respecto al avance de elecciones o a la convocatoria de reelecciones “plebiscitarias”, estrategia de la que discrepan los republicanos. CiU prefiere ir poco a poco, calculando las posibilidades que tiene de minar la fuerza electoral que en estos momentos le dan los sondeos a Esquerra.

Forcadell, Lluís Llac y Muriel Casal. (EFE)
Forcadell, Lluís Llac y Muriel Casal. (EFE)

 

El manifiesto está apoyado por un grupo escogido de caras conocidas, desde los actores Juanjo Puigcorbé, Joel Joan, Txe Arana o Toni Albà, hasta los músicos Lluís Llach o Gerard Quintana, pasando por el director teatral Joan Lluís Bozzo; la escritora Maria Mercè Roca; el presidente de Socialisme Catalunya i Llibertat y exdiputado socialista, Toni Comín; el también exdiputado socialista Antoni Dalmau; la decana de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona, Elisenda Paluzie; el catedrático de Biomedicina Pere Joan Cardona; el exconsejero de Universidades Manel Balcells; el doctor en Ciencias Económicas Òscar Mascarilla; el decano de Medicina de la Universidad de Gerona, Quim Brugada; la catedrática de Hacienda Pública de la UB, Marta Espasa; el director de la Fundación Ferrer i Guàrdia, Oriol Illa; el director del Centro de Estudios Estratégicos de Cataluña, Miquel  Sellarès; el presidente de Unescocat, Jordi Porta, o el coordinador del sindicato Unió de Pagesos, Joan Caball.

El manifiesto, que lleva por lema Crida a un nou país (Llamamiento a un nuevo país) destaca el éxito del 9-N “en un contexto de oposición del Estado español al derecho a decidir” y establece los “compromisos programáticos” que los republicanos asumen. El primer compromiso son unas “elecciones constituyentes” que deben suponer una “alianza catalana con puntos programáticos compartidos para la independencia, el pleno empleo, el compromiso social y la erradicación de la corrupción”.

Un Gobierno de concentración

El segundo compromiso es la formación de un “Gobierno de concentración para la transición nacional”, con el objetivo de construir “la República catalana”. “En caso de obtener una mayoría de diputados a favor de la independencia, desde el primer día, el Govern ejercerá la independencia creando las estructuras de Estado (Ministerio de Exteriores, Hacienda, etcétera), para alcanzarla”, dice el texto. También prevé la “tramitación de la Ley de Transitoriedad Jurídica [que ha de evitar el desamparo judicial durante la etapa de transición], la Ley de Hacienda, Ley de Seguridad Social, Ley de Administración Electoral y todas las leyes que sean precisas para asegurar la construcción de un nuevo Estado”. Paralelamente, debe impulsar “acciones diplomáticas en las principales cancillerías internacionales y en los centros de decisión económicos para asegurar el futuro reconocimiento del nuevo Estado y la inclusión progresiva de la República catalana en las principales organizaciones internacionales”.

En esa etapa, prevé la redacción de una Constitución del nuevo Estado, así como “la voluntad de negociar una secesión amistosa con el Estado español”. Por último, aboga por  la “aprobación en el Parlamento de Cataluña de la Declaración de Independencia. Previamente, las instituciones catalanas se mantendrán en todo momento predispuestas a pactar con el Estado español y la comunidad internacional un referéndum vinculante sobre la independencia”.

El tercer punto es, precisamente, el referéndum de “ratificación de la nueva Constitución catalana y culminación del proceso de independencia”. El cuarto dibuja los rasgos esenciales de lo que ha de ser el nuevo Estado y sus características: “Democracia avanzada, nuevo poder judicial, educación y sanidad públicas, diálogo social, fomento de la economía social y la emprendeduría, país abierto al mundo, culto, diverso e inclusivo y comprometido “con la igualdad de género, inspirado en los modelos sociales del norte de Europa”.

Junqueras advirtió que este es un llamamiento “muy transversal”, con la voluntad “de sumar” y desgranó los ejes fundamentales de esa hoja de ruta: “Independencia, justicia social, lucha contra la corrupción y pleno empleo”. El presidente de Esquerra urgió a Artur Mas a convocar ya las elecciones plebiscitarias para abrir el proceso constituyente. “Estos pasos han de comenzar por unas elecciones constituyentes que han de ser inmediatas porque necesitamos un mandato democrático para la independencia”, subrayó. Y también insistió en que todo obedece al “mandato democrático que los ciudadanos nos dan” tras el 9-N y que Esquerra tiene la voluntad “de llegar a acuerdos con el resto de partidos independentistas alrededor de estos puntos”.

Así, espera robar la iniciativa al presidente de la Generalitat, que este martes desgranó algunas de sus iniciativas para recuperar el protagonismo que había cedido al bloque soberanista los últimos meses. Pero entre pillos anda el juego: Junqueras evitó hablar de candidatura unitaria, una cuestión que “debe plantearse más adelante”. Y es que la sorda lucha entre CiU y ERC por capitalizar el proceso independentista pone en peligro la unidad del bloque soberanista e incluso amenaza con dinamitarlo.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
166 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC