El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, ha asegurado este jueves que si el Estado no autoriza la consulta de autodeterminación que reclaman el Gobierno catalán y ERC, su apuesta pasaría por convocar elecciones plebiscitarias en 2016, cuando termina la actual legislatura catalana. De esta manera, el dirigente catalán busca no dañar su imagen y la del proceso soberanista de cara a los distintos organismos internacionales. Convocar una consulta ilegal podría entorpecer sus relaciones internacionales.

En una entrevista en Cataluña Radio, Mas ha indicado que ello permitiría llegar a las elecciones con una situación económica distinta al actual -donde se crearía empleo y ya no habría recortes con el inicio de la recuperación de la economía- y también con avances en el terreno de la transparencia y la regeneración democrática. Ha resaltado en varias ocasiones que las elecciones plebiscitarias son su último recurso, y que desearía no llegar a este escenario, porque significaría visualizar que hay una "confrontación total y abierta" entre Cataluña y el resto de España.

"Si el Gobierno español se niega a aceptar cualquier vía política de pacto y se ampara en la legalidad porque sea un freno, siempre tendremos un marco legal final, que serán unas elecciones" de tipo plebiscitario, ha argumentado. Esta convocatoria permitiría a los catalanes su derecho a poder escoger cómo quieren que sean las relaciones entre Catalunya y el resto de España, inclinándose por partidos partidarios o detractores de la secesión.

En estas elecciones, cada partido manifestaría si está por el 'sí' o el 'no' a la independencia, y si los partidarios de la secesión se imponen, el Parlament podría proclamar una declaración unilateral de la independencia, y además, ha abierto la puerta a que pueda haber una gran coalición de los partidos partidarios de la ruptura, ha explicado. "Mi prioridad no es llegar en este escenario -el de las elecciones plebiscitarias-, pero si no nos dan otra alternativa, llegaríamos a este escenario", ha concluido.

El presidente ha vaticinado que en 2016 Catalunya tendría más posibilidades de negociar, porque tras las elecciones generales --previstas en otoño de 2015-- el PP perdería la mayoría absoluta, el PSOE no capitalizaría este descenso de los populares y el Parlament estaría más fragmentado. En cualquier caso, Mas ha puesto en valor su planteamiento, donde el futuro de Catalunya no lo determinarían los partidos: "Quien decidirá será la gente. Este es el valor de lo que estamos haciendo".

Ha descartado la hipótesis de que Duran deje de liderar UDC, apuesta por la continuidad de la alianza entre democristianos y convergentes, y también ha visto posible que en la primavera de 2014 ERC pueda entrar en el Govern, algo que les ha ofrecido a los de Oriol Junqueras "desde el primer momento" de la actual legislatura.

"Campaña publicitaria"

El líder de la oposición en Cataluña no ha tardado en responder a Artur Mas. Pere Navarro ha criticado que la propuestade convocar unas elecciones plebiscitarias en 2016 si el Estado rechaza la consulta es la enésima "campaña publicitaria" para desviar la atención y no asumir la responsabilidad de gobernar.

Navarro (psc) pide un debate abierto a la sociedad para recobrar la confianzaNavarro (psc) pide un debate abierto a la sociedad para recobrar la confianza

"Esto de las elecciones plebiscitarias me suena otra vez a campaña publicitaria para aumentar el clima de tensión y tenernos entretenidos hasta el 2016", ha sentenciado el líder de los socialistas catalanes en declaraciones a RNE. Para Navarro, el presidente catalán tiene una forma de gobernar "desesperante", ya que focaliza todos su esfuerzos y comentarios en el proceso soberanista, olvidando los problemas reales, cotidianos e inmediatos de los catalanes, ha lamentado.

El líder del PSC le ha advertido a Mas de que los catalanes necesitan soluciones hoy, y no promesas de que se avanza hacia un "paraíso futuro", ha concluido en alusión a la apuesta del presidente de que Catalunya tenga un Estado propio. "Me preocupa que solo hable de esta cuestión y no trate de solucionar los problemas de la sanidad o las becas comedor", ha reflexionado Navarro, que, además, ha pedido al presidente que defina qué son para él unas elecciones plebiscitarias, ya que las autonómicas nunca se han convocado en este sentido.