ANUNCIO SORPRESA DE MAS TRAS APROBAR LOS PRESUPUESTOS

Los funcionarios llevan a la Generalitat a juicio por el recorte de otro 3%

Tan sólo pasaron 48 horas de la aprobación de los presupuestos de la Generalitat de Cataluña cuando el Gobierno de Artur Mas anunció que habrá un

Foto: Los funcionarios llevan a la Generalitat a juicio por el recorte de otro 3%
Los funcionarios llevan a la Generalitat a juicio por el recorte de otro 3%

Tan sólo pasaron 48 horas de la aprobación de los presupuestos de la Generalitat de Cataluña cuando el Gobierno de Artur Mas anunció que habrá un nuevo tijeretazo: el sueldo de los empleados públicos se recortará este ejercicio un 3%, recorte que será efectivo en la paga extraordinaria de verano. Así lo comunicó el Gobierno esta mañana en la Mesa de la Función Pública y lo hizo público, posteriormente, la vicepresidenta Joana Ortega. “Es una medida excepcional y de carácter temporal, que de momento afecta a los presupuestos de 2012 y no se consolida para ejercicios futuros”, subrayó Ortega. De todos modos, tampoco quiso asegurar al 100% que en el 2013 se volvería a la normalidad. ”La voluntad es que el recorte se quede aquí, aunque no puedo garantizar nada”, añadió.

La vicepresidenta justificó la medida por la coyuntura actual y para poder cumplir con el ahorro presupuestario que quiere alcanzar el Ejecutivo. Además,  con ello se podrá “mantener el estado del bienestar y garantizar el mantenimiento del máximo de puestos de trabajo que permitan hacer funcionar la Administración”. Además, pidió “responsabilidad” a los sindicatos. Horas antes, el consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, ya había mostrado la necesidad de modificar los presupuestos aprobados el miércoles después de las previsiones de crecimiento que hicieron públicas algunos organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI). En otras palabras, que las cuentas aprobadas por CiU gracias a la abstención del PP apenas sirven para nada.

El anuncio cayó como un jarro de agua fría entre los sindicatos de la Mesa, CCOO, UGT y AIS. Manolo Espínola, representante de Comisiones en esa negociación, señaló a El Confidencial que “en realidad, el 3% es sólo lo que nos quitarán directamente del salario, ya que a ello hay que sumar el otro recorte que ya nos habían aplicado, sobre productividad, ayudas sociales y tickets de comedor. Si sumamos todos ellos, la rebaja real de salario puede llegar al 10%, aunque no afecta a todos de la misma manera, ya que las variables citadas varían con cada trabajador”. Pero a un colectivo de los empleados públicos, a los interinos de base, el recorte que les había llegado fue ya del 15%, por lo que la rebaja total de sus exiguos salarios puede sobrepasar el 20%.

Xavier Casas, representante de la UGT, señaló a este diario que “no se nos puede acusar a nosotros de falta de voluntad de negociadora. Nos convocaron y nos comunicaron que iban a realizar este recorte. Les preguntamos si había margen de maniobra y se enfadaron por ello. Por tanto, es la Generalitat la que fue a la reunión sin ánimo negociador. Es más, se han cargado la negociación colectiva, especialmente cuando en la Mesa dijeron que el Estatuto básico no es la Biblia y la propia Administración convierte en papel mojado los acuerdos, pactos y convenios firmados”.

Casas subraya también que “desde UGT entendemos que hay margen para actuar jurídicamente contra la medida”. Es decir, que si se aplica, el sindicato llevará al Gobierno a los tribunales. “Es lógico. Están diciendo que es una medida a aplicar durante todo el año y, por determinadas cuestiones, la quieren absorber en la paga extra de junio. Pero, ¿qué pasa si un trabajador se va y pasa a cobrar el paro en agosto o septiembre? Resulta que ya le han quitado un 3% del cómputo anual de su salario pero no lo ha cobrado durante todo el año. Penalmente es peligroso. El Gobierno ya ha tenido un aviso cuando realizó retenciones de IRPF de salarios que no había pagado en diciembre, por lo que ha de tener cuidado con ello”. Al  margen, las organizaciones sindicales irán detallando en las próximas semanas un calendario de movilizaciones.

Puede haber más tijeretazos

No es sólo esto. La secretaria general de la Función Pública, Pilar Pifarré, representante del Gobierno en la Mesa, dejó bien claro que el futuro “depende de los ingresos” de la Generalitat. Y en este sentido, la previsión de entradas de dinero no son muy esperanzadoras, ya que, por el pacto a que llegaron CiU y PP, la entrada en vigor de la nueva tasa sanitaria (el euro por receta) no se podrá comenzar a aplicar casi hasta mediados de año, mientras que la tasa turística se ha pospuesto hasta noviembre. Por tanto, no es de descartar un nuevo tijeretazo este año. La Mesa también trató el tema de los contratados laborales de la Generalitat, que son una parte pequeña de los 220.000 empleados públicos, pero a quienes se quiere recortar otro 3% en la paga extra de verano. Con anterioridad, Gobierno y sindicatos habían llegado a un acuerdo para que el recorte se hiciese al 50% entre las dos pagas extra del año. ”Pero necesitan dinero urgente porque tienen problemas de tesorería y ahora quieren recortárselo todo en verano. De esa manera, también habría margen para acometer otro recorte hacia final de año si las cosas empeoran”, critica Espínola.

La marcha atrás del Gobierno hizo saltar a toda la oposición. El portavoz socialista, Jaume Collboni, criticó la nueva rebaja de salarios. Los socialistas han registrado ya una interpelación parlamentaria para que el consejero Mas-Colell explique en el pleno del Parlamento autonómico “porqué las cuentas se han cerrado en falso”. Collboni subrayó que la credibilidad del Gobierno catalán está por los suelos y que el pacto entre CiU y PP contiene una “cláusula oculta” que permitirá introducir nuevos recortes pactados entre esas dos partidos. Camacho [por la presidenta de los populares catalanes, Alicia Sánchez-Camacho] dictará los nuevos recortes en salud y educación y bienestar y el Gobierno catalán dará la cara”.

La portavoz de ICV, Laia Ortiz, por su parte, calificó el anuncio de “tomadura de pelo” y destacó que “éste es un Gobierno que engaña, al día siguiente rectifica y vuelve a apretar el cinturón a los trabajadores públicos”. Ortiz enfatizó: ”Tenemos un Gobierno de CiU dela mano del PP que se resume en muchas fotos, teatro y mentiras y falta de respeto al Parlamento,donde precisamente esta semana hubo el debate presupuestario”. Anna Simó, portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), criticó también la deriva del Ejecutivo. ”Dijimos que los presupuestos eran irreales y que la receta no era la adecuada, pero el Gobierno prefiere mirar hacia otro lado y el reparto de carnets de responsabilidad en el pleno de los presupuestos ha quedado, 48 horas después, como extemporáneo y frívolo”. Simó criticó, igual que los socialistas, que “parece que han vuelto a la costumbre de tener un documento de compromiso para la prensa y documentos reales para funcionar”. ERC pedirá que el consejero de Economía comparezca en comisión “para que explique de una vez el coste del pacto con el PP”.

El presidente de Ciutadans, Albert Rivera, ha pedido también la comparecencia de Mas-Colell en sede parlamentaria para que explique el cambio de rumbo “porque ahora las cuentas aprobadas no sirven y la previsión de ingresos de CiU, con el apoyo del PP, quedan invalidadas. Es una imprudencia aprobar unas cuentas y anunciar nuevos recortes”.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios