los médicos: "se nos ningunea"

Un paciente cada minuto: el plan de la Junta en la sanidad pública andaluza para verano

Es la primera vez que el SAS (Servicio Andaluz de Salud) implanta esta medida. La presidenta de la Junta ya ha reconocido errores en el servicio de atención primaria

Foto: La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz (i). (EFE)
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz (i). (EFE)

El plan de verano en la atención primaria en Andalucía está tasado de una manera clara: por cada enfermo, un minuto. Es el tiempo que el médico tiene para atender a un paciente en los cinco centros de salud que están abiertos por la tardes en Málaga capital, según una comunicación enviada por la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía.

Los 60 segundos de asistencia clínica se concentran de lunes a viernes, desde las 15:00 a las 20:00 desde el pasado lunes hasta el 15 de septiembre. Es la primera vez que el SAS (Servicio Andaluz de Salud) implanta esta medida, que especifica aún más: “En los centros en los que haya dos profesionales, estos pasarán consulta sobre una misma agenda”. Hasta ahora, las órdenes se comunicaban de forma verbal, según fuentes sanitarias.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, se ha comprometido a mejorar la situación de la atención primaria en la comunidad. Pero las quejas de pacientes y médicos van en permanente aumento. “Estamos cansados de que se nos ningunee”, habla Carlos Bautista, portavoz de Basta ya, la plataforma recién creada en la provincia malagueña para mejorar las condiciones del personal facultativo. “Esto se está desmantelando día a día. No tenemos respuesta para nuestros pacientes. La desazón es terrorífica”.

Juan José Sánchez Luque es el presidente del Colegio de Médicos de Málaga. “No puede ser que haya días en los que veamos a 50 pacientes en los centros de salud. Eso es una atrocidad para la toma de decisiones”, señala en declaraciones a El Confidencial. “El problema es que no se han cubierto las plazas porque desde los años de la crisis, sobre todo desde 2008, no se ha sembrado nada”. Y todo en una población que se duplica, triplica o incluso más este verano en varios municipios de la Costa del Sol.

En los próximos años se jubilarán 483 médicos en la provincia malagueña, el 35% del total de los que ejercen actualmente

Una población médica envejecida no se ha correspondido con la contratación de jóvenes doctores, que han buscado trabajo en el extranjero o en otras comunidades autónomas, donde las condiciones económicas son más ventajosas que en Andalucía. “Se ha exprimido al médico con contratos según tantos por ciento. Los sustitutos cumplen una jornada laboral y no tienen tiempo ni de ir al servicio. Se nos ha castigado mucho”, apunta Sánchez Luque.

En los próximos años se jubilarán 483 médicos en la provincia, el 35% del total de los que ejercen actualmente. El joven que acaba el MIR se ha refugiado también en la medicina privada ocupando puestos en las urgencias. La sanidad privada en Málaga es de las más florecientes de toda España: ya cuenta en su nómina con 250.000 residentes en la provincia malagueña. Los datos revelan ese desinterés: el SAS ha ofertado 92 plazas para este verano. Y solo han acudido 19 médicos

El médico de familia José Antonio Trujillo atiende a El Confidencial tras acabar su consulta en el centro de salud de la barriada de La Luz, una de las más pobladas de Málaga, en el oeste de la ciudad. “La atención primaria andaluza hay que repensarla de cabo a rabo. Es fundamental gestionar mucho mejor la demanda. Lo del minuto por paciente no puede ser. El problema es que el paciente lo puede aceptar como normal”, critica Trujillo. La media habitual de atención a un paciente rondaba los cinco minutos, precisa.

Tres años cerrando por las tardes

“Llevamos ya tres años en los que se abre por la tarde en los centros de salud en Málaga capital, excepto los cinco asignados por el SAS”, apunta el médico de familia. “Tenemos que liberar tiempo para los que tienen demanda crónica y los que no necesitan tanto seguimiento médico. Eso hay que gestionarlo de alguna forma”. Trujillo cree que también muchos pacientes utilizan la fórmula del servicio de atención primaria no demorable en vez de ir a urgencias.

Carlos Bautista, médico en el centro de salud El Torcal, uno de los cinco que están de guardia (en urgencias se quedan tres, de 20 horas a 8 de la mañana), acaba de montar la plataforma Basta ya. Unos 300 médicos la conforman. “Hay una gestión absolutamente alejada de la realidad”, añade. “Tienen que dejarnos trabajar”, precisa Bautista, tras lamentar que los médicos están acostumbrados a hacer guardias gratis y trabajar “bajo mucha presión”.

En otro centro de salud de Málaga capital que abre por la tarde, un médico relata: “El SAS no quiere invertir en primaria. Todo se basa en criterios economicistas. ¿Lo del minuto? Ya me dirás tú cómo vamos a poder atender en ese tiempo”, critica. Una madre que trabaja en el sector sanitario lleva a su hijo de cinco años al centro de salud. Le duele la garganta. “No entiendo esto del minuto. Espero que las cosas cambien”.

Jonathan Andrades ha sido uno de los orgarnizadores de las marchas en favor de la sanidad pública en los últimos meses. "Es esencial su dotación material y de recursos humanos para no colapsar los grandes hospitales. Hoy su situación está muy lejos de lo que podría considerarse una atención digna. Hay un desmantelamiento evidente de la sanidad pública. Se trata de tratar a pacientes como personas y no como números. Es eso a lo que aboca la Junta al obligar a recibir a paciente por minuto. Es un insulto a los pacientes y a la buena labor del profesional", señala a El Confidencial.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios