En la recta final

Susana Díaz reacciona, presenta su modelo de PSOE y no se atreve con las primarias

La presidenta profundiza en sus propuestas acerca del modelo de partido y aboga por más participación y más autonomía después de que Sánchez presente su programa político

Foto: La presidenta de la Junta de Andalucía y candidata a la secretaría general del PSOE, Susana Díaz. (EFE)
La presidenta de la Junta de Andalucía y candidata a la secretaría general del PSOE, Susana Díaz. (EFE)

Susana Díaz quiere ganar terreno ante el debate del próximo lunes. Este viernes se lanza a otras 48 horas de gira por España, con escala en Cataluña, Asturias y Castilla-La Mancha, y arranca desde Madrid, donde acude a una entrevista en Antena 3 y se sentará con los medios de comunicación. Su objetivo es presentar propuestas que girarán sobre todo acerca del modelo de partido que defiende la candidata, según su equipo.

Durante estas semanas, Díaz ha hecho una campaña con pocas propuestas. "Tengo ganas, tengo ilusión, voy a ganar", ha repetido insistentemente como un estribillo, apelando a su capacidad de liderazgo, a sus victorias electorales y a 'su sangre' socialista. Ese fue el principal argumento de su presentación en Madrid, donde rodeada de todos los 'popes' del socialismo llamó "a ser lo que fuimos" tras asegurar que a ella le sale el PSOE "por los poros". Es el espíritu de una campaña "cien por cien PSOE".

En estos días, ha cambiado la primera persona del singular por el nosotros y la defensa de "un proyecto colectivo, reconocible, de todos los territorios, con todos los acentos" capaz de volver a gobernar España. Más allá de apelar a la emoción, la unidad y a tratar de desmontar el relato de Pedro Sánchez, lo que deja a sus segundos espadas para evitar el cuerpo a cuerpo sobre lo que ocurrió el negro 1 de octubre, ha avanzado poco.

En contraste, su principal adversario, Pedro Sánchez, presentó un documento con propuestas concretas que este jueves volvió a desgranar como un proyecto político enmendado y corregido en cuanto a la apuesta de pactos con Podemos, de quienes ahora se distancia, y donde aboga por una España "plurinacional".

Desde la candidatura de Susana Díaz, no quisieron avanzar más. "No presentará un programa electoral pero sí propuestas sobre el partido, que es lo que está en juego", advierten fuentes próximas a la presidenta de la Junta. "Abogará por un modelo de partido más claro, más participativo, más moderno, con más autonomía", indican voces próximas a Díaz.

Clarificar competencias

Desde el equipo admiten que hay que "clarificar" las competencias dentro del partido. "Hay que clarificar también la toma de decisiones, a quién competen determinadas decisiones. De todo lo que hemos estado hablando estos meses", señalan. De fondo están los choques ocasionados por los golpes de efecto de Pedro Sánchez que, acorralado por los barones y la mayoría del comité federal, decidió supeditar la política de pactos poselectorales a la militancia. El ex secretario general sigue en esa línea y garantiza que será la militancia quien decida, retratando a Díaz como la candidata del aparato y "las élites" socialistas.

Hay un debate de fondo y muchas voces, todos los próximos a Díaz, convencidos de que arrojarse en manos de la militancia es una manera de hurtar la capacidad de órganos de representación democráticamente elegidos, como el comité federal, para actuar con un liderazgo "cesarista". Sin embargo no se sabe hasta dónde será capaz de llegar la presidenta de Andalucía en este asunto ni con qué claridad lo abordará.

Los suyos saben que proponer cualquier tipo de medida que limite o coarte el papel de la militancia es pegarse un tiro en el pie y dar munición a una de las grandes líneas argumentales de Sánchez, que insiste en que fue "derrocado" de la secretaría general para entregar el Gobierno al PP. "Él dimitió tras perder una votación del comité federal donde no preguntó por la abstención al PP sino por un congreso en 20 días para perpetuar su liderazgo", replican desde la candidatura de la andaluza, aunque no se sabe con qué éxito contrarrestan el relato de Sánchez.

Primarias 'a la francesa'

En este sentido, tampoco Díaz se adentrará en el papel de las primarias. "Tocar algo de eso ahora mismo sería un suicidio y quien tiene que decidir es el congreso federal", señalan desde su candidatura. No obstante, nadie oculta que, con el ejemplo de lo ocurrido en Francia tan cercano, sería necesario abordar la elección por primarias abiertas a toda la sociedad del candidato a la presidencia del Gobierno. ¿Alguien se imagina que Díaz gane el congreso federal y Sánchez concurra a las primarias a la presidencia del Gobierno y vuelva a repetir el duelo?, lanzan algunos dirigentes socialistas como una pregunta retórica que es un temor.

El PSOE estrenó las primarias en 2014 cuando Eduardo Madina le echó un pulso a Susana Díaz y abogó por la fórmula de un militante, un voto, para elegir al secretario general. Eso precisamente fue lo que aupó a Sánchez al poder, después de que Díaz decidiera quedarse en Andalucía y respaldar al que llegó a secretario general. El desenlace no ha podido ser peor y muchos dirigentes del PSOE admiten que habría que dar una vuelta "a los sistemas de decisión y representación", aunque admiten que no es el momento de pisar esas minas. Creen que "copiar" a Podemos "por complejo" también ha sido un error en muchos de estos asuntos.

Hubo un debate interno en su candidatura y entre sus asesores sobre si había que dar un paso más o quedarse solo en apelar a la emoción, el corazón y la unidad. Ella hará equilibrios entre ambas estrategias. Recuerdan que todo está regulado en los estatutos del partido y corresponde decidirlo al congreso federal que se celebra en junio. Apuntan además desde la candidatura de Díaz que ya hay una ponencia política y económica elaborada por la gestora y los responsables de ambos documentos, con Eduardo Madina como maestro de ceremonias, pertenecen a la candidatura de la presidenta andaluza, por lo que queda claro que asume esas propuestas. "Otra cosa no tendría sentido". La gestora evitó pronunciarse sobre el modelo de partido.

"Algunos que van de candidatos de la militancia", señala un dirigente socialista en el equipo de Díaz, "deberían saber que nadie puede proponer unilateralmente un programa electoral ni un cambio en los estatutos del partido". "Para eso", subrayan, "está el congreso del PSOE. Nadie puede decidir en estos momentos por los militantes". Díaz tiene como principal objetivo ganar terreno ante el debate del próximo lunes, donde no quiere que Sánchez pueda acorralarla, y no quiere que parezca que su campaña o su estrategia van a rebufo "del segundo", dicen los suyos. Tampoco variará un ápice su rechazo a modificar el artículo 2 de la Constitución ni se saldrá de la Declaración de Granada, advierten, por más que necesite sumar apoyos en el PSC.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios