primarias psoe

Los históricos del aparato andaluz pasan de Susana Díaz y se van con Pedro Sánchez

La candidata socialista tiene el apoyo directo de Borbolla y Griñán pero la mayoría de 'guerristas' y exalcaldes han firmado su aval por su gran rival y otros van con Patxi López

Foto: Fotografía de archivo de la diputada socialista Carmen Hermosín. (EFE)
Fotografía de archivo de la diputada socialista Carmen Hermosín. (EFE)

El último en mostrar en público su aval a Pedro Sánchez fue el exalcalde socialista de Huelva, Juan Ceada. Antes, Carmen Hermosín, una de las históricas de 'la foto de la tortilla' con Felipe González, Alfonso Guerra y Manuel Chaves, firmaba públicamente a favor del ex secretario general a quien también apoya su pareja, el exeurodiputado Luis Yáñez, que sigue siendo muy próximo a Josep Borrell. Nombres propios con mucho peso en el partido que, pese a su vinculación al PSOE sevillano, no están, ni de lejos con Susana Díaz.

Son muchos más. Gente que formó parte del aparato puro y duro en Andalucía y que ahora apoyan a un candidato que precisamente reniega de ese 'establishment' del que ellos formaron parte. Guerra, como González, acudió al acto de presentación de Susana Díaz en Madrid. Eso no quita que quienes formaron parte del duro grupo de guerristas en Andalucía, que vivieron su particular guerra civil interna a finales de los 80, estén con Pedro Sánchez.

Desconocidos para 'la generación Susana'

Son nombres que quizás no digan mucho a una generación política por debajo de los 40 pero José Antonio 'Nono' Amate en Almería, Carlos Sanjuán, que fue secretario general del PSOE andaluz desde 1988 a 1994, o Enrique Linde en Málaga forman parte de ese núcleo de guerristas que como José Félix Tezanos se decantan, "con belicosidad además", como señala otro histórico que guarda más las distancias, por Sánchez. Casi todos además cultivan un importante pasado en el sindicalismo más activo.

La candidata a la Secretaría General del PSOE y presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)
La candidata a la Secretaría General del PSOE y presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)

Quien ha tenido oportunidad de charlar en los últimos tiempos con quien un día fue el gran jefe, Alfonso Guerra, asegura que él sí está convencido de que Sánchez ha llevado "a la destrucción al PSOE" y marca distancias con un ex secretario general que cree que se deja llevar por los titulares, no tiene convicciones profundas y sobre todo "no tiene una idea seria y clara de España", según ha traslado en círculos íntimos. Ya se sabe que, desde el Estatut catalán, lo que piensa Guerra no es ningún secreto.

En el barco de quienes sí están con Susana Díaz hay muchos que lo están más por rechazo, e incluso temor, a Pedro Sánchez. Igualmente muchos de quienes están con el ex secretario general sólo tienen en común una cosa: el 'antisusanismo' y "el rechazo a un estilo arrogante y prepotente que el socialismo sevillano siempre ha ejercido a la perfección y que encarna Susana Díaz y su equipo sin duda", apunta un socialista con muchos trienios y en su día mucho peso en el PSOE. "Es gente que está de vuelta, jubilada y que no tiene nada que perder, así que tiene mucho más fácil enfrentarse al poder orgánico", señala otra exdirigente.

El histórico Enrique Linde se muestra convencido de que Sánchez es "el revulsivo" que necesita el partido en estos tiempos políticos. "El PSOE necesita un cambio como lo necesitó en otros tiempos y ese cambio sólo lo representa Pedro Sánchez, que propone un partido más abierto, plural, más transparente, más de izquierda...", comenta. Nadie de la actual dirección andaluza ha buscado un acercamiento con este sector del partido.

Las exministras de Zapatero

Hay más nombres propios. Rafael Román, en Cádiz, es otro de esos históricos andaluces que desde el primer minuto estuvo con Sánchez. Otros exalcaldes como Fernando Martínez, que fue regidor en Almería entre 1991y 1995, forman parte de la nómina de históricos andaluces 'sanchistas', como en Granada Ángel Díaz Sol. Otra de las consejeras de Manuel Chaves y ministra de José Luis Rodríguez Zapatero, Carmen Calvo, que acabó muy mal con Alfredo Pérez Rubalcaba, ha salido a a dar su apoyo público al ex secretario general. En Sevilla hay que sumar también al sanchismo a Luis Navarrete, además de quienes forman parte de su núcleo duro de la campaña, el alcalde de Dos Hermanas, Quico Toscano, o Alfonso Rodríguez Gómez de Celis.

El candidato a secretario general del PSOE Pedro Sánchez junto a la exministra Carmen Calvo (i). (EFE)
El candidato a secretario general del PSOE Pedro Sánchez junto a la exministra Carmen Calvo (i). (EFE)

Quien fue el número dos del PSOE andaluz y muchos años controló el partido con Manuel Chaves como secretario general, Luis Pizarro, abandonó el barco de Sánchez tras el negro comité federal del 1 de octubre y se ha enrolado con Patxi López. Con él van muchos ex altos cargos de Chaves y exresponsables orgánicos. Con el patxismo viaja otra exconsejera, Evangelina Naranjo, el ex secretario general del PSOE de Almería, Diego Asensio, el malagueño Josele Aguilar, el viceconsejero José Antonio Gómez Periñán o el jerezano José Miguel Becerra. No son tantos como los sanchistas pero sí que llama la atención que también hayan marcado distancias profundas con Susana Díaz. Otros nombres de peso como el de la exministra Magdalena Álvarez también, según fuentes próximas, se decanta por el exlendakari.

"Desde la lejanía del poder se ven las cosas más claras, nítidas y hay muchos históricos convencidos de que la aproximación al PP con nuestra abstención a Mariano Rajoy es letal. Muchos firmemente creemos que la única opción de recuperación es Pedro Sánchez para poder devolver al PSOE votantes de Podemos y de la abstención", analiza alguien activamente comprometido con el ex secretario general.

La profunda herida de los ERE

Tampoco las circunstancias son normales en Andalucía. El caso ERE supone una profunda herida. Los dos antecesores directos de Susana Díaz, Manuel Chaves, 19 años presidente y secretario general del PSOE-A, y José Antonio Griñán no sólo dimitieron de sus cargos sino que se dieron de baja en el partido al ser imputados. Ninguno de los dos habla libremente sino por 'interpuestos'. Ambos, según fuentes próximas a los expresidentes, están con Susana Díaz aunque la relación con Griñán es muy distinta, más cercana.

Susana Díaz junto a los expresidentes andaluces, De la Borbolla (i), Chaves (2i), Griñán (2d) y Escuredo.
Susana Díaz junto a los expresidentes andaluces, De la Borbolla (i), Chaves (2i), Griñán (2d) y Escuredo.

Los expresidentes José Rodríguez de la Borbolla, directamente implicado y a favor de la candidata andaluza, y Rafael Escuredo, con más distancia, también forman parte del 'club susanista'. Y eso que Borbolla no la avaló como candidata en las primarias andaluzas. Quien fue su principal rival, Luis Planas, ha firmado su aval a Sánchez desde Bruselas. Muchos dan por hecho que Chaves está ayudando a Patxi López, con quien tiene una relación personal casi familiar por encima de la política. Quien ha podido hablar con él directamente ha podido oír cómo el expresidente asegura que precisamente él, que casi dos décadas tuvo las responsabilidades que ahora ostenta Díaz, no se pondría en su contra. El hecho de que Luis Pizarro esté trabajando activamente por el candidato vasco lleva a pensar a muchos que Chaves está detrás. Sin embargo otro de sus hombre fuertes, Gaspar Zarrías, sí está con Susana Díaz, como otra histórica, Amparo Rubiales.

El equipo de Díaz no muestra ninguna preocupación por esta amalgama de nombre propios, "los jubilados", los llaman, que sostiene que hace ya muchos años que no están en la primera línea ni tienen influencia. La ejecutiva de Susana Díaz que tanto se jacta de haber cosido al partido en Andalucía se olvidó de 'dar mimos' a esa vieja guardia. Ahora quizás no sea determinante en el voto de los más de 45.000 militantes andaluces pero muchos animan a mirar más allá y a pensar en la posible fractura que puede quedar en un PSOE andaluz que no muy tarde, en julio o septiembre, debe elegir a un nuevo secretario general y que poco más adelante deberá decidir quién sucede a Susana Díaz en la presidencia de la Junta. Todo eso sostienen los históricos en mitad de lo que diagnostican como un gran mal "la descapitalización humana" del partido y la política de aparato por encima del ascenso por méritos.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
37 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios