bloqueados por el enfrentamiento pp-psoe

El peor chiste de Lepe: dos hospitales terminados y ninguno abre sus puertas

A los leperos les prometieron un hospital hace 20 años. Hoy hay dos construidos en el término municipal: uno abandonado y otro sin luz, agua, ni carretera de acceso

Foto: Un lepero en el camino de tierra que lleva al hospital (Á.V)
Un lepero en el camino de tierra que lleva al hospital (Á.V)

El guía enviado por la Junta sostiene el portón de una sala vacía mientras explica cómo será el quirófano en el que, quizá, algún día, se opere a los vecinos de Lepe. “En la habitación de al lado está la zona de despertar. Todo muy diáfano. Miren, aquí se pondrán las máquinas, que están ya compradas y en un almacén”, indica. Las visitas guiadas empiezan cada media hora. Es el tiempo que tienen los visitantes para deambular por los pasillos sin vida, tratando de imaginarse cómo podría ser el primer hospital de la comarca, el que llevan dos décadas esperando. Dos señoras llegadas de la pedanía de Redondela comentan “las calidades” de la construcción. “Está todo muy bien. Casi entran ganas de que te operen”, dice una. “En una de estas salas pienso parir yo”, bromea la más joven del grupo. “Si estuviese ya lista la cafetería ahora nos tomábamos algo”.

La Junta de Andalucía organizó el viernes una jornada de puertas abiertas en el Centro Hospitalario de Alta Resolución (Chare) y los vecinos de los alrededores fueron llegando a lo largo de la mañana por un camino de tierra al que se accede desde una carretera comarcal sin señalizar. Todo rodeado de campos de regadío flanqueados por plásticos e hileras de plantas. El hospital, pagado al 80 por ciento con dinero de la Unión Europea, languidece entre los huertos desde que acabó su construcción (hace casi un año) porque nadie se ha hecho cargo de construir un acceso por carretera. También le falta la luz y el agua. Y es difícil pronosticar cuánto tardarán las obras necesarias para inaugurarlo. El Ayuntamiento (en manos del PP) y la Junta (en manos del PSOE) no han conseguido desbloquear la situación hasta hoy, echándose las culpas mutuamente y protagonizando una situación berlanguiana que para los vecinos de Lepe ni siquiera es nueva.

No lo es porque a los leperos llevan dos décadas prometiéndoles las apertura inminente de un hospital que les evite viajar a Huelva casi 40 kilómetros para tratarse. Un candidato del PSOE lo llegó incluso a imprimir en los carteles electorales: “Para que los leperos nazcan en Lepe, vota a José Oriol”.

Vecinos en una de las habitaciones vacías del Chare. (Á.V)
Vecinos en una de las habitaciones vacías del Chare. (Á.V)

Hace 15 años, en 2002, ya se organizó otra visita guiada en otro hospital, esta vez en el casco urbano. “El Chare está vacío por dentro, pero el otro, el Virgen de la Bella, lo vimos con todo montado. Pasó el pueblo entero por allí, la gente estaba muy ilusionada. Pudimos tocar las máquinas y hacernos fotos con el personal. Parecía acabado, los teléfonos sonaban, solo faltaba abrir las puertas. Pero al final nunca se hizo”, recuerda un funcionario de Lepe que vivió de cerca el proceso. Las hemerotecas lo confirman: fotos de políticos sonriendo, paseos inaugurales y discursos sobre el progreso de la región, que acabaron en papel mojado.

El Virgen de la Bella lo construyó una empresa privada, Hospitales Pascual, pero nunca se llegó a otorgar la licencia de concertación. “Hubo problemas políticos, se tensionó la situación. Y la negociación, en teoría, se rompió por la gestión de las urgencias”, recuerda el funcionario. Según el PP, en realidad fue una venganza de la Junta contra los leperos por no votar al candidato socialista a la alcaldía, quien había impulsado el proyecto.

Desde finales de 2002 el edificio ha permanecido cerrado, deteriorándose y a merced de robos. El trasiego solo ha vuelto en las últimas semanas. La empresa manifestó en febrero la intención de abrirlo en fechas próximas, aunque ya no como centro concertado, sino cien por cien privado. Los albañiles se afanan estos días por dar una capa de pintura a la fachada, descolorida por el paso del tiempo. Y los vecinos del barrio tuercen el gesto: “No me fío de que lo vayan a abrir. De todos modos es privado, así que no pienso ir. No nos soluciona nada”.

El Isla Bella, construido en 2002, nunca llegó a abrir sus puertas (Á.V)
El Isla Bella, construido en 2002, nunca llegó a abrir sus puertas (Á.V)

En el material informativo sobre el Chare que reparte la Junta puede leerse que “el Gobierno andaluz ha invertido 21 millones de euros”. En realidad, su aportación económica está por debajo de los cuatro millones. El resto lo ha puesto la Unión Europea a través de un fondo FEDER. El convenio firmado en 2005 explicita que el Ayuntamiento se encargaría de hacer llegar la luz, el agua y el alcantarillado, una obra aún pendiente que asciende a unos 700.000 euros y que el alcalde, Juanma González, pretende repartir entre los pueblos de la zona y la diputación de Huelva (también en manos del PSOE).

“Es un hospital que dará servicio a toda la costa, no solo a Lepe. Y esta zona durante el verano triplica su población hasta llegar a las 300.000 personas porque tiene mucho turismo. Nuestra propuesta es que Lepe pague el 25 por ciento de esas obras, el otro 25 por ciento el resto de pueblos y un 50 por ciento la diputación. La situación del Ayuntamiento, con la crisis, ya no es la que era en 2005. La recaudación ha caído 8 millones de euros. Y los técnicos del Ayuntamiento me dicen que han pasado 12 años y que el convenio firmado ya no vale”, argumenta González en su despacho, horas antes de ver por primera vez las obras.

Uno de los pasillos del Chare de Lepe.(Á.V)
Uno de los pasillos del Chare de Lepe.(Á.V)

La construcción de los accesos es la parte más costosa y la más difícil de resolver. El Chare está situado cerca de una autopista y se necesita pavimentar una vía de servicio y varias glorietas, una infraestructura cuyo coste se eleva por encima de los cinco millones de euros. “Es más de lo que le va a costar el hospital a la Junta, aunque luego se querrán llevar el mérito”, sostiene el alcalde, recordando que el Ministerio de Fomento se ha comprometido a emprender la obra. El proceso está en marcha y ya está hecho el anuncio público, pero aún hay que esperar los plazos para las expropiaciones, sacar la obra a concurso y terminarla. "Sería un éxito empezar las obras en 2018 y un gran éxito abrir el hospital en 2020".

Los leperos seguirán naciendo en la capital onubense al menos unos cuantos años más. “Es un fastidio tener que ir hasta allí porque se tarda mucho en llegar. Desde mi casa son al menos 50 minutos. A mi mujer la tengo que llevar al oculista cada semana. Perdemos tiempo y dinero. Y si hay un susto gordo, te quedas por el camino antes de llegar”, se queja Juan, uno de los vecinos de visita en el Chare.

Un visitante, bromeando con la obra del hospital (Á.V)
Un visitante, bromeando con la obra del hospital (Á.V)

Ajenos a sus problemas, PP y PSOE mantienen su pelea partidista. María Bella Martín, presidenta socialista en Lepe, contradice los argumentos del alcalde y culpabiliza al Ayuntamiento. “La Junta ha hecho todo lo que ha podido. Las obras se han retrasado porque, con la crisis, la constructora (Joca Ingeniería) entró en concurso de acreedores y hubo que volver a empezar. Nunca han querido saber nada del hospital, ni han venido a ver las obras, hasta el día que se terminó aún decían que no había ni una piedra puesta. Se gastaron el primer Plan E de Zapatero que recibieron, más de 4 millones de euros, en un estadio que no han acabado aún. Con ese dinero se había pagado lo que falta por hacer y habría hospital ya en Lepe”.

Ayuntamiento y Junta se acusan incluso de retrasar la apertura por motivos espurios. El diputado socialista por Huelva, José Juan Díaz Trillo, también de visita en las obras, insinúa que el alcalde bloquea la apertura del Chare para beneficiar a Hospitales Pascual y a la sanidad privada: "Es mucha casualidad que Pascual abra justo ahora", dice. Mientras, González insiste en que la Junta no quiere abrirlo porque no sabe de dónde sacar los 20 millones de euros anuales que, dice, costará mantener el centro hospitalario.

Los vecinos temen que un cambio de gobierno, o un nuevo bloqueo partidista, arruine otra vez el proyecto, dejando a Lepe sin hospital público tras 20 años de espera. También hay temor a que se venga abajo, o lo saqueen. “Lo han intentado varias veces y nos ha tocado actuar. Yo llevo aquí trabajando cinco años por eso”, reconoce uno de los guardias de seguridad que protegen el edificio 24 horas, en mitad del campo. Tras atender a las explicaciones del guía, un matrimonio de ancianos sale del edificio refunfuñando entre el enjambre de periodistas y políticos que se amontona en la entrada del recinto. “Estos ahora se van a comer langostinos y otra vez el hospital no lo abre ni dios”.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios