la infraestructura costará 558 millones

Ni 2016, ni marzo 2017: el metro de Granada se atasca en una crítica selección de personal

Su puesta en marcha se anunció en 2008. El sobrecoste anual se eleva a 1,5 millones de euros. IU anuncia que la plantilla será un "coladero" de afines al PSOE y la Junta

Foto: Ensayo en el Metro de Granada, desde Talleres y Cocheras hasta la estación de autobuses. (EFE).
Ensayo en el Metro de Granada, desde Talleres y Cocheras hasta la estación de autobuses. (EFE).

Va camino de convertirse en otra de esas infraestructuras malditas. El metro de Granada, que costará 558 millones de euros, lleva un lustro de retraso. Tras nueve años de obras para solo 16 kilómetros, tiene prevista, según la Junta de Andalucía, su puesta en marcha a finales de marzo, pero la infraestructura sigue atascada, el sobrecoste anual se eleva a 1,5 millones y la selección de personal está en entredicho.

Fuentes técnicas de los trabajos del metropolitano granadino han confirmado a El Confidencial que falta obra civil e instalaciones, electrificación y sistemas. “Es materialmente imposible que dé tiempo a que se inaugure la obra en su totalidad en el mes marzo, como ha anunciado el Gobierno autonómico. Al metro todavía le quedan muchos meses para ser una realidad”, comenta a este diario un experto.

"No hay un solo criterio de selección ni proceso de transparencia. Es el SAE quien lo decide a través de entrevistas personales. Eso no es objetivo"

Fuentes próximas a la operadora destacaron que en esta última semana la Junta de Andalucía estaba intentando que al menos circularán cuatro trenes (de los 15 previstos, de los que 2 son de reserva) unas dos horas al día con una frecuencia de 25 y 30 minutos, en vez de ocho minutos.

La selección de personal se ha convertido en otra pieza más en el complicado puzle de este sistema de transporte. El SAE (Servicio Andaluz de Empleo) ejecuta la primera criba en la selección de los candidatos, que no incluye, según Francisco Puentedura, portavoz de IU en el Ayuntamiento de Granada, una reserva de puestos de trabajo para desempleados ni de la ciudad ni de la provincia. “El 10% de los puestos se da a dedo”, asegura.

Puentedura denuncia que este proceso se ha convertido en un “coladero” de afines al PSOE y la Junta de Andalucía. “No hay un solo criterio de selección ni proceso de transparencia. Es el SAE quien lo decide a través de entrevistas personales. Eso no es objetivo. Espero que digan cómo se está puntuando a los candidatos”, señaló el político de la coalición de izquierdas. La Agencia de Obra Pública, dependiente de la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía, anunció que había recibido más de 21.000 solicitudes de aspirantes a trabajar en el metro.

Regreso de las obras en el metro de Granada (EFE)
Regreso de las obras en el metro de Granada (EFE)

El SAE se encarga de recoger las candidaturas, coordina la recepción de los currículums y realiza el primer filtrado con los requerimientos exigidos. Avanza, la concesionaria del metropolitano de Granada, contrató a la empresa de cazatalentos malagueña Standby Consultores para seleccionar a los mejores candidatos. El plazo acabó el pasado 31 de diciembre. La selección de Standby aún tardará al menos cinco semanas. Luego empezará un proceso de formación de unas 600 horas de media que durará cuatro meses como mínimo.

La estimación de viajeros se eleva a 11,08 millones anuales en su primer año de funcionamiento (14 millones el quinto año de puesta en marcha), una cifra que podría suponer la rentabilidad del proyecto. “Irá mejor que el metro de Málaga, que también ha tenido un volumen de viajeros por encima de lo que inicialmente se preveía”, apunta a El Confidencial un experto en obra civil que ha trabajado en uno de los tramos del proyecto que prevé un déficit de explotación antes de intereses financieros de dos millones de euros al año, la cuantía a subvencionar por las administraciones. "Es un déficit muy leve en comparación con otros sistemas de metro ligero y tranvías que operan en España", subrayan a este diario fuentes de la Junta de Andalucía.

Numerosas cabeceras de las líneas de autobuses son ineficientes y están perdiendo viajeros. No se han podido reordenar porque se está pendiente de la entrada de funcionamiento del Metro. “No es el modelo que hemos defendido. Con una buena red de autobuses consigues el mismo efecto, cuesta menos dinero y es mucho más eficiente”, señala el concejal de IU.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios