relevada de baja por embarazo de riesgo

La crisis de C’s en Huelva y el ‘castigo’ a una edil ponen en jaque la alcaldía socialista

La portavoz municipal del partido naranja fue relevada de su puesto tras darse de baja por un embarazo de riesgo y tras meses de maniobras internas en la que han intentado apartarla del grupo

Foto: El presidente de Ciudadanos en el parlamento andaluz, Juan Marín, acompañado del secretario general, Matías Alonso, y el portavoz municipal de Huelva, Ruperto Gallardo. (EFE)
El presidente de Ciudadanos en el parlamento andaluz, Juan Marín, acompañado del secretario general, Matías Alonso, y el portavoz municipal de Huelva, Ruperto Gallardo. (EFE)

María Martín llegó a la política sin esperarlo y de la mano de Ciudadanos poco antes de las pasadas elecciones municipales. Sin trayectoria previa en lo público, dedicada a un negocio familiar de diseño de trajes de flamenca, cree que su fichaje fue fruto de su don de gentes y que la ayudó pertenecer a una familia “conocida y querida” en la ciudad. “Me vieron medio mona y muy querida en la ciudad y pensaron: ‘esta puede sumarnos muchos votos’”, cuenta ahora con naturalidad tras su primer gran desengaño. Su retrato es el de muchos concejales del partido de Albert Rivera, cazados casi a lazo en Andalucía, a contrarreloj, en un partido al que las autonómicas de marzo y las municipales de mayo pillaron a medio hacer.

Aceptó, cuenta ahora, porque se creyó el proyecto y porque es “superdefensora de Huelva”, pero no se lo están poniendo nada fácil. El pasado 1 de noviembre se enteró por la prensa local de que había sido apartada y relevada de sus funciones en la portavocía municipal. Sus dos compañeros, los ediles Enrique Figueroa, actual portavoz, y el presidente del grupo municipal y candidato en las municipales, Ruperto Gallardo, convocaron una rueda de prensa para anunciar, sin comunicárselo previamente, los cambios realizados. María Martín está desde el pasado septiembre de baja por un embarazo de riesgo. Está a punto de cumplir los siete meses de gestación, pero eso no ha sido obstáculo para que fuera apartada de sus funciones.

Los problemas con sus compañeros se remontan a meses atrás. La edil, que estudia acciones legales por “irregularidades” en su cese, supo por una concejal de la oposición que el pasado mes de julio los otros dos ediles de Ciudadanos habían introducido un punto en el orden del día para quitarle la portavocía. Pudo pararlo. Advirtió de que el partido ni estaba informado ni había autorizado esa operación y sus compañeros dieron marcha atrás.

Sin respaldo de la cúpula

En septiembre siguieron las desavenencias, aunque según su versión ninguno de sus compañeros le han explicado de frente cuáles son los problemas que han motivado que sea apartada. Hubo una reunión con dirigentes nacionales de Ciudadanos como Jose María Espejo y Fran Hervías o los andaluces Manuel Buzón y Elena Sumariva que se celebró en Sevilla el 15 de septiembre. Este encuentro se saldó sin acuerdo aunque en él le proponen que “aprovechando su baja” es un buen momento para que Enrique Figueroa, expresidente de la constructora GEA 21, asumiera la portavocía. Fueron, según la versión de Martín, discrepancias económicas sobre cómo se iban a repartir los complementos salariales, lo que motivó que su sucesor no llegara a un acuerdo. Figueroa ha proclamado la renuncia de su complemento como portavoz (58.000 euros brutos anuales) pero no ha dicho que su renuncia se produce tras conocer desde el partido que esos complementos eran incompatibles con su asignación por jubilación, más importante, señala María Martín.

Los ediles Enrique Figueroa y Ruperto Gallardo convocaron una rueda de prensa para anunciar, sin comunicárselo previamente, que había sido apartada

De todas estas discrepancias internas ha tenido conocimiento el secretario e interventor del Ayuntamiento de Huelva. La edil de Ciudadanos ha enviado hasta tres escritos de los que, en todos los casos, ha informado a “la máxima dirección” del partido. El relevo en la portavocía cuenta con errores formales, según la edil, y a pesar de eso ha sido ratificado por el alcalde de Huelva, el socialista Gabriel Cruz. Entre los argumentos esgrimidos por la edil para denunciar “irregularidades” en su relevo figura que este “no fue comunicado a todos los concejales del grupo municipal en tiempo y forma”. Ella se enteró por la prensa, se hizo a sus espaldas y no participó en ninguna deliberación para tomar esta decisión.

Paloma EstebanPaloma Esteban

En este sentido María Martín cree que “no cuentan con el cuórum necesario ni se ha hecho correctamente para salvaguardar los derechos de los concejales del grupo”. Alega además que “no contiene la firma de todos los integrantes del grupo” y según la jurisprudencia aportada no es necesaria la unanimidad pero sí que todos firmen el cambio. Además, recalca que está de baja y el cambio no se podría hacer hasta su reincorporación. Figueroa era ya viceportavoz y podía ejercer en este periodo. Todos los intentos de quitarla caen en “defectos similares” que no fueron alertados por el secretario.

Con el aval del alcalde

Por su parte, el secretario e interventor municipal replica que el relevo en la portavocía es una “decisión interna” del grupo municipal en el que simplemente debe regir “el principio de decisión mayoritaria”. Sobre el hecho de su baja por embarazo de riesgo subraya el interventor que como edil no tiene condición de empleada municipal, por lo que no puede acogerse a la legislación laboral que impide el despido o la modificación sustancial de las condiciones de trabajo en este periodo. Es más, señala el funcionario del ayuntamiento onubense que esa baja médica “no le impide participar en la toma de decisiones del grupo o expresar su parecer interno”, deslizando que la edil está aprovechando su situación de embarazo de riesgo para posponer los cambios. Incluye además una advertencia sobre el hecho de que su sueldo no va a cambiar hasta que se incorpore, asumiendo que su batalla está relacionada con cuestiones económicas, como han denunciado públicamente sus compañeros.

La presidenta andaluza, Susana Díaz, saluda al alcalde de Huelva, Gabriel Cruz. (EFE)
La presidenta andaluza, Susana Díaz, saluda al alcalde de Huelva, Gabriel Cruz. (EFE)

La edil considera este informe un “despropósito y una temeridad”, insiste en que su relevo no cumple “las garantías democráticas y de legalidad” y subraya el papel que está jugando el alcalde, plegándose a los intereses de los otros dos ediles de Ciudadanos. “Puede haber un caso de ansias de protagonismo u otras cosas espurias, que tanto el secretario como el alcalde están dando pie a que siga. No sé si por necesidad de esos tres votos, o por otras causas que desconozco”, recoge en otro de los documento registrados en el ayuntamiento, donde denuncia insistentemente esta “falta de imparcialidad”.

Los distintos documentos, desde la segunda petición de relevo en la portavocía, registrada el 27 de octubre se suceden con fecha del 10, 22 y 28 de noviembre, según ha podido constatar este periódico atendiendo a los sellos oficiales.

"No soy una mujer florero"

La concejal de Ciudadanos en Huelva insiste en que ella ha sido “leal” con el partido “hasta el último minuto”. En conversación con El Confidencial lamenta que sus compañeros quisieran una portavoz convertida en “mujer florero”, que no participara ni discrepara de lo impuesto por sus compañeros ni cuestionara el sentido del voto, hasta ahora siempre a favor del PSOE aunque admite que, en ocasiones, ella no ha estado “en absoluto” de acuerdo. Pese a su embarazo de riesgo, sigue asistiendo a los plenos. “Llevo meses pasándolo mal. En muchas ocasiones no he estado de acuerdo con mis compañeros y sus dos asesores”, uno de los puestos de confianza es ocupado por el cuñado de uno de los ediles. “Nunca mis propuestas estaban bien. Nunca se oían mis posiciones. He estudiado y preparado mis temas. Si creen que no estoy capacitada o que mi falta de experiencia hace que ejerza mal mi labor en la portavocía al menos que me lo digan así, pero yo creo que no es ese el motivo”, sostiene, apuntando a que en todas estas maniobras “hay muchos intereses personales”.

Lamenta que sus compañeros quisieran una portavoz convertida en “mujer florero”, que no participara ni discrepara de lo impuesto por los concejales de C's

El Confidencial ha tratado sin éxito de recabar los testimonios de los otros dos ediles de Huelva y la dirección de Ciudadanos en Andalucía ha respondido que el relevo en la portavocía son “decisiones orgánicas internas para un mejor funcionamiento” del grupo. “Los grupos locales son autónomos para tomar estas decisiones”, insisten. “Ni que decir tiene que nada tiene que ver el embarazo de esta mujer. La decisión estaba tomada de antes”, agregan. El primer intento de relevo se produjo en julio y María Martín ya estaba embarazada.

El ayuntamiento de Huelva quedó en manos del PSOE tras dos décadas con un alcalde del PP. Gabriel Cruz se hizo con el bastón de mando con once concejales, a tres de la mayoría absoluta, lo que le permitió llegar al poder gracias a Ciudadanos. El PP se quedó en ocho ediles, IU tiene otros tres, la formación Mesa de la Ría revalidó su edil y Participa Huelva, marca blanca de Podemos, se hizo con otro concejal. Hasta ahora el alcalde socialista ha sacado adelante la mayoría de sus propuestas con el apoyo de Ciudadanos. Si la edil de baja comienza a desmarcarse del voto de sus compañeros y apela a su derecho a votar en conciencia, el alcalde perdería su mayoría. Si rompe la disciplina de voto sería sancionada por el partido de Albert Rivera con la expulsión inmediata, según recogen los estatutos del partido y le han hecho saber ya a María Martín.
Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios