presidente de una comisión del senado

Imbroda (Melilla): el barón del PP, protegido de Rajoy, que esquiva todos los juicios

El presidente melillense ha logrado otra victoria judicial: el Tribunal Supremo no le sentará en el banquillo. Eso sí, en la ciudad autónoma hay una docena de procesos abiertos sobre corrupción
Foto: El presidente de Melilla, Juan José Imbroda. (EFE)
El presidente de Melilla, Juan José Imbroda. (EFE)

Le resta, como máximo, tres años de legislatura. Y después se dedicará “a pasear”. “Tengo ganas de retirarme; estoy cansado”, reconocía el senador Juan José Imbroda, añada del 44, el pasado viernes por la tarde en conversación telefónica con El Confidencial. Imbroda es el ‘barón’ del Partido Popular que esquiva todos los juicios. Es presidente de la ciudad autónoma desde el año 2000. Esta misma semana se ha librado de otro proceso judicial. De nuevo, el Tribunal Supremo ha resuelto a su favor. Llegó a tener siete de sus diez consejeros imputado. El año arrancó en Melilla con al menos una docena de procesos abiertos sobre corrupción política. Y un viceconsejero (el de Festejos) fue detenido y pasó varias horas en el calabozo.

Imbroda, protegido de Mariano Rajoy al ser el único dirigente en activo que presidirá una comisión en el Senado, la General de las Comunidades Autónomas, estaba acusado de un delito de prevaricación y otro de malversación por los convenios de publicidad institucional con medios locales de Melilla. El Supremo dictaminó que si existiera delito no sería por vía penal, sino por la del contencioso administrativo. El senador cobra 75.000 euros anuales, “unos 4.000 euros limpios al mes”, aclara. “Le salgo muy barato a la ciudad”, sostiene, orgulloso. “Con lo mal que lo pasan algunas familias me siento bien pagado”, admite.

El Alto Tribunal ya archivó en abril de 2015 la causa contra Imbroda por un presunto delito de prevaricación en la contratación de un abogado externo para determinados pleitos en materia laboral a partir de 2001. El letrado cobró por estos servicios 395.000 euros hasta 2010. Un fiscal del Supremo emitió un contundente informe pidiendo el suplicatorio para Imbroda. La candidatura del presidente de la ciudad autónoma estuvo en el aire. Rajoy se lo pensó, pero al final el veterano ‘popular’ consiguió librarse de la llaga judicial que amenazaba su carrera política.

Mariano Rajoy recibe al presidente de Melilla. (EFE)
Mariano Rajoy recibe al presidente de Melilla. (EFE)

José María Ruiz, abogado de Manos Limpias, asegura a este diario que la Intervención del Estado define “de una manera muy clara cuando un contrato tiene naturaleza como tal y no de subvención. El Supremo justifica que el Tribunal de Cuentas cree que las subvenciones son difusas y entienden que no hay delito penal. Si das un dinero a alguien a cambio de darle algo, es evidente que existe un contrato; se premia a unos medios frente a otros”.

Emilio Bosch es uno de los abogados más activos contra Imbroda. Fue el denunciante de la causa de los convenios junto a Julio Liarte, ex diputado de PPL, que dejó el partido cuando esta formación política inició conversaciones para pactar con PP. Bosch fue teniente de alcalde y secretario de organización del PSOE local. “Hace mucho tiempo que el Partido Socialista está muy flojo en Melilla y así nos va. No hay manera de ‘tumbar’ a Imbroda políticamente”, asegura Bosch en declaraciones a El Confidencial.

El decano hermano... y su abogado

Liarte va más lejos y habla de “una serie de fenómenos” que influye en la conducta de algunos magistrados. Se refiere a bajas por depresión y traslados a la Península por ser incapaces de aguantar “las presiones locales”. El decano del Colegio de Abogados de Melilla, Blas Jesús Imbroda, es hermano de Imbroda. “Él tiene una relación muy estrecha con la carrera judicial”, apunta Liarte. Blas Jesús organiza con la UNED una jornadas judiciales llamadas Enrique Ruiz Vadillo, que llevan 22 años, e invita a magistrados nacionales, a vocales del Consejo del Poder Judicial, ponentes del Tribunal Supremo, expresidentes del Tribunal Constitucional como Pascual Sala, y exconsejeros del Consejo de Estado, Fernando Ledesma.

Imbroda no cree que los imputados deban dejar la política. Recuerda que uno de sus viceconsejeros estuvo años imputado y no fue llamado a declarar

“Lo han elegido sus compañeros. Es un buen abogado. ¿Usted cree que un abogado puede influir para que las cosas salgan bien? El que piense así es muy… ¡Cómo va a influir mi hermano! Es un profesional brillante y nada más. Creo en el Estado de Derecho y en la independencia judicial”, sostiene el presidente de Melilla. Blas Jesús defendió a su hermano en el Supremo. Emilio Lamo de Espinosa, exjuez decano de Melilla, magistrado del Juzgado de instrucción número 2, fue el que elaboró la exposición razonada al Tribunal Supremo contra Imbroda en el caso Abogados. Lamo de Espinosa también imputó a guardia civiles y mandos del Instituto Armado por devolución de inmigrantes en caliente. Lamo de Espinosa abandonó Melilla el pasado mes de diciembre para trasladarse a Getxo (Vizcaya).

Imbroda no cree que los imputados –ahora investigados, según el Código Penal– deban dejar la política. Recuerda que uno de sus viceconsejeros –Guillermo Merino, de Medio Ambiente– estuvo cuatro años imputado y no fue llamado a declarar. “Yo ya no condeno a nadie hasta que la justicia no tenga pruebas objetivas. Estamos condenando a personas que luego son inocentes. Tenemos el gatillo muy fácil y podemos salir a hundirlos”, razona el presidente.

Miguel Marín. (PP de Melilla)
Miguel Marín. (PP de Melilla)

El senador no deja nadie ‘tirado’. Miguel Marín, consejero de Fomento y vicepresidente de la ciudad, dejó el cargo porque PP y PPL llegaron a un pacto en el que los procesados tenían que dejar sus puestos en el Gobierno. Marín ahora es presidente de la Autoridad Portuaria de Melilla. María Antonia Garbín, exconsejera de Bienestar Social, también dejó el cargo. Garbín, que está procesada en el 'caso Abogados', sigue de diputada y es portavoz del grupo del PP en la Asamblea de Melilla. 

"No tenemos ni Gürtel, ni Suiza, ni nada..."

“¡Aquí nadie se ha llevado un duro! No tenemos ni Gürtel, ni Suiza, ni nada… El que lo haga que lo pague. Te puedes equivocar tomando decisiones, pero una cosa es equivocarse y otra muy distinta meter la mano. Aquí nadie lo ha hecho”, se defiende Imbroda, quien remarca a este diario: “Lo hacemos muy bien. Llevamos 16 años gobernando porque somos gente sencilla y trabajadores. Nos importa mucho Melilla por encima de las siglas. Han creído en nosotros y estamos ligeros de equipaje”. En el Tribunal Supremo ya declaró que tenía “la conciencia tranquila y los bolsillos cristalinos”

Imbroda todavía no puede cantar victoria. Las operaciones ‘Ópera’ y ‘Tosca’, impulsadas por la Guardia Civil, continúan abiertas. El director general de Seguridad Ciudadana de Melilla, Gregorio Castillo, fue uno de los detenidos en la operación desarrollada por la Guardia Civil que investiga una trama de corrupción en la adjudicación de contratos públicos. El juez imputó a tres consejeros. “Para los investigadores, existen indicios de que podría haberse producido una ‘concertación previa’ entre los responsables de las empresas finalmente adjudicatarias y funcionarios de la administración autonómica para determinar el resultado del concurso”, según la investigación.

¿Tiene relevo Imbroda? ¿Qué delfín político está mejor posicionado para dirigir la ciudad, con una extensión de 13 kilómetros cuadrados? Uno de los nombres que más suena es Manuel Ángel Quevedo, el actual vicepresidente y consejero de Medio Ambiente. “Hay varios años vista por delante. No lo puedo decir… hay varios. En la política te tienen que aceptar como líder tus propios compañeros”, remata.

 

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC