no "demoniza" al partido de pablo iglesias

Felipe González ve “posible y probable” nuevas elecciones y Gobierno en septiembre

El expresidente echa una reprimenda al PSOE por la guerra interna, apuesta por un Gobierno de Pedro Sánchez con C’s y la abstención del PP con acuerdos puntuales con Podemos
Foto: El expresidente del Gobierno Felipe González. (EFE)
El expresidente del Gobierno Felipe González. (EFE)

Felipe González ha visitado por primera vez en directo Canal Sur Televisión, en el que es para muchos el momento político más delicado de España desde la Transición. Ha defendido el intento de Pedro Sánchez de formar Gobierno, pero ha considerado “posible y probable” que haya nuevas elecciones y que este mismo debate se repita el próximo mes de septiembre. Su apuesta, según relató este miércoles noche en el estreno del programa '¿Y tú qué opinas?”, es un Gobierno de PSOE y Ciudadanos gracias a la abstención del PP. Se ha mostrado “apasionado”, según ha bromeado tras más de una hora de entrevista, y ha eludido pocos temas. Incluso ha ‘amenazado’ con volver cuando cumpla los 90 años y alcance la madurez... en 70 minutos que ha aprovechado para defender “la vieja” política.

Pese a su duro discurso con Podemos, González ha intentado rebajar el tono y ha considerado que no “demoniza” al partido de Pablo Iglesias, a quien ha llamado “un personaje”. Pero el expresidente socialista no puede contener su indignación con la formación morada, a la que volvió a describir directamente como una copia del régimen político de Venezuela. No obstante, se ha mostrado convencido de que PSOE y Podemos deben ponerse de acuerdo en su programa de gobierno.

“Por lo menos, que se pusieran de acuerdo programáticamente sí me gustaría. No demonizo a Podemos. Les tengo el máximo respeto a los votantes de Podemos. Conozco a muchos cuadros y tengo una relación fluida, en algunos casos de confianza”, ha asegurado. Felipe González ha marcado una sola línea roja en los pactos políticos para el Gobierno del país. Él nunca, ha dicho en alusión a Podemos pero sin mencionar a este partido, pactaría con un partido que ponga en duda la unidad de España y la soberanía nacional.

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)
La presidenta de la Junta, Susana Díaz, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)

El histórico dirigente socialista ha considerado una propuesta “inteligente y bien planteada” la oferta lanzado por Pedro Sánchez, aunque ha admitido que hay “algunos matices”. Sobre la pugna del secretario general y Susana Díaz o las críticas vertidas por los barones del PSOE, el expresidente ha eludido tomar parte, pero sí ha mostrado su perplejidad por lo ocurrido en su partido en el comité federal celebrado una semana después de las elecciones generales.

“Ha habido críticas cruzadas que me preocupan, porque a veces tienen un fundamento liviano y escaso. El comité federal del 28 de diciembre, para colmo el Día de los Inocentes, fue una inocentada. A mi juicio, se equivocaron todos. Nunca tuve más sensación de estar más en desacuerdo con unos y otros que en ese momento”, ha dicho, sin decantarse por ninguno de los dos ‘bandos’ y con tono de reprimenda general.

Tampoco ha querido el dirigente socialista sevillano opinar sobre si debe Susana Díaz dar el salto a la política nacional en caso de que fracase Pedro Sánchez. No obstante ha dejado claro que si él estuviera en su piel "no iría" en este momento ni a unas primarias del PSOE en mayo ni a la candidatura de la presidencia del Gobierno.  Ha considerado que la socialista andaluza tiene “una misión que cumplir” en su comunidad autónoma, pero “tiene fortaleza y liderazgo para hacer lo que quiera”. “Yo creo que no debe ir. ¿Tiene potencia para ir? Sí. Pero ni animo ni desanimo a nadie”, ha sostenido. Eso sí, ha dejado claro que aunque él votó por Eduardo Madina en las primarias socialistas, en cuanto ganó Pedro Sánchez se puso a disposición de su secretario general.

Mariano Rajoy “está acabado” y es un “trilero”

González ha considerado que el paso de Pedro Sánchez para abrir diálogo con Ciudadanos y Podemos es “un movimiento adecuado e inteligente”. Su ataque más duro ha sido contra Mariano Rajoy, a quien ha criticado por su decisión de no aceptar el encargo de formar Gobierno sin retirarse. Una maniobra que consideró “de trileros más que de responsables políticos”. “Es absolutamente irresponsable. Pasa tú primero que a mí me da la risa”, ironizó. El dirigente socialista consideró que Rajoy está “acabado aunque él no lo sabe” y se mostró convencido de que no repetirá en las próximas elecciones.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy. (EFE)
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy. (EFE)

Además, ha intentado marcar distancia con los casos de corrupción que él afrontó en el PSOE o en el Gobierno y lo ocurrido con Rajoy, convencido de que hay veces en el Parlamento que “no ha dicho la verdad” y aludiendo de forma indirecta a los mensajes que el presidente del Gobierno envió al tesorero del PP Luis Bárcenas. Ha insistido en defender a Jordi Pujol, no así a sus hijos. “De Pujol padre no me pega que haya tenido interés personal en enriquecerse”, ha dicho. Y ha cerrado filas con la “inocencia” de los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán. “Todas las responsabilidades políticas que pudieran haber tenido las han asumido con supercreces”. “Todas los andaluces saben que ni Chaves ni Griñán se han enriquecido nunca de la política”, ha concluido.

El expresidente del Gobierno ya señaló semanas atrás cuál consideraba que era la mejor opción política tras las elecciones generales y en el actual mapa de inestabilidad. En una entrevista en 'El País', sostuvo que el PSOE debía optar por la abstención y dar paso a un Gobierno de PP y Ciudadanos antes de ir a nuevas elecciones. En la misma línea se había manifestado ya otro histórico, Alfonso Guerra, que también apuntó una posible abstención de los diputados socialistas. Sin embargo, los consejos de la vieja guardia no fueron atendidos por la actual cúpula del PSOE. Tanto Pedro Sánchez como los barones del partido, con Susana Díaz como referente, se oponen a dar paso a un Gobierno del PP, sea Mariano Rajoy el candidato u otro dirigente popular.

Los barones del PSOE se dirigieron a Felipe González para pedirle que diera un paso adelante y alertara en contra de un posible pacto con Podemos. Mientras que Pedro Sánchez sigue sin rechazar públicamente un Gobierno de coalición con Pablo Iglesias, son muchos en su partido los que rechazan frontalmente esta opción. Ferraz se decanta por un Gobierno en minoría con apoyo de Ciudadanos y Podemos para la investidura, pero no se descarta ninguna otra opción.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC