bajo la apariencia de medicina natural

'Escamas de sapo', alerta en las playas de Ibiza, Tarifa y Marbella por la droga de moda

Sus 'distribuidores' intentan arropar el consumo de uno de los más potentes alucinógenos del mundo como un ritual chamánico para disfrutar en fiestas privadas… a 200 euros

La llamada "molécula de Dios" ha llegado a España y ya hay lista de espera para poder comprarla. Bajo la falsa apariencia del turismo chamánico, el periplo les lleva a sus consumidores por las fiestas privadas de Ibiza, Tarifa y Marbella.

Sitios de playa donde los "facilitadores” de las “escamas del sapo” –otra de las denominaciones– les organizan rituales a los adictos a estas sustancias supuestamente ancestrales.

Guía durante la ceremonia. (A. G.)
Guía durante la ceremonia. (A. G.)

El negocio florece y ya se habla de una ruta de turismo chamánico. Sin duda alguna es la droga de moda, el DMT, también conocido por ser el alucinógeno más potente del mundo y que ya está –misterios de la globalización– al alcance de cualquier bolsillo. Los “tahúres” que la ofrecen en nuestro país en ceremonias privadas –y con los que El Confidencial ha hablado– puntualizan que es una “medicina y no una droga”.

Un matiz que claramente rebaten los doctores consultados por este medio, que alertan sobre el consumo de esta sustancia: “una elevada producción de DMT se ha relacionado con trastornos como el autismo o la esquizofrenia", informa el doctor Ángel González.

Los “tahúres” que ofrecen las 'escamas de sapo' en nuestro país en ceremonias privadas puntualizan que se trata de una “medicina y no una droga”

Cuando solo se ingieren pequeñas "tomas" de poca cantidad, "el estado de ansiedad que genera es un gran peligro para la salud”, insiste el médico. Sus "facilitadores" en España, como pretenden repetidamente que se les llame, explican que “lo que ocurre es que hay intereses muy grandes en la sociedad para que la gente no despierte y sigan sus conciencias dormidas. Por eso critican la 'medicina del sapo”. Y de esta manera, Enrique S., una de las personas que se encarga de su distribución, realiza lo que enfáticamente llama "rituales" al precio, eso sí, de 200 euros cada sesión con esta supuesta “droga mágica”.

Ejemplar del sapo del desierto de Sonora o del Río Colorado en un zoo de Hamburgo. (Reuters)
Ejemplar del sapo del desierto de Sonora o del Río Colorado en un zoo de Hamburgo. (Reuters)

Bajo esa apariencia de medicina alternativa y ritual chamánico, los 'distribuidores' han comenzado a hacer conocida la bufotonina en nuestro país, una sustancia extraída de las glándulas de un sapo endémico de la frontera entre México y Estados Unidos, y que es usada para acabar con las adicciones químicas y emocionales de la gente.

Éxtasis tras vapear el cristal del sapo. (A. G.)
Éxtasis tras vapear el cristal del sapo. (A. G.)

Enrique asegura a este medio que él mismo se desenganchó de las drogas con esta sustancia. “Yo tenía problemas con la cocaína y el alcohol –insiste– pero en tres meses me curé y encontré mi paz interior; fue como un renacer", asegura. "No he vuelto a consumir. Para los que se pregunten si esto es otra droga, yo les digo: ¡qué va!, esto es la salvación. El sapo es una herramienta para el cambio”. Unas afirmaciones que quedan en evidencia cuando se contrastan con la Policía. La agencia antidroga de Estados Unidos, la DEA, ha catalogado la "molécula de Dios" como una sustancia controlada de tipo 1 (las más peligrosas y penadas) en Estados Unidos.

La decisión de la DEA, tomada después de una evaluación de todo un año, hará que la posesión, el uso y el tráfico del DMT sea ilegal y colocado, de esta manera, por las autoridades norteamericanas al mismo nivel de ilegalidad que el LSD o la heroína. La decisión de la DEA se toma por su similitud con las "propiedades famarcológicas" y "los efectos" del LSD y la mescalina.

Ceremonias en Tarifa, Ibiza y Marbella

En España, de momento, los 'distribuidores' actúan en citas muy privadas de zonas de playa. Su impulsor en México, Octavio Rettig, que trae las “escamas del sapo” del desierto de Sonora a España, las coloca ahora en Marbella, Tarifa y en Ibiza. Las ceremonias estrella las realiza él personalmente, y en su página web ya se ha colgado el cartel de “cupo completo”.

Octavio, el chamán que trae la medicina del sapo a España. (A. G.)
Octavio, el chamán que trae la medicina del sapo a España. (A. G.)

El llamado ritual se hace en la playa a imagen y semejanza de las ceremonias tribales donde acuden a “vapear” las 'escamas del sapo' y, en cuestión de segundos, viven una transmutación y experimentan ese nuevo “renacer” que les prometen, a base de visiones y alucinaciones. La transformación es dantesca: algunos gritan, otros escupen, la mayoría lo ve todo oscuro y borroso… Todo un trance.

Para Enrique, el "facilitador" a 200 euros la sesión, "se trata de un alimento para el cerebro, que al reabsorberlo, propicia tu conexión espiritual. Te sientes que eres uno con el todo. Que no hay distancia entre el observador y lo observado… y ves pasar la película de tu vida en cuestión de segundos". Preguntado sobre si es conciente de que se ha convertido en la droga de moda del momento, afirma que es así "porque es muy poderosa; por eso gusta a todo el mundo".

Este verano, de momento, hay una larga lista de espera porque el sapo del que se extrae el alucinógeno vive en el desierto de Sonora, bajo tierra y solo sale en la época del monzón, es decir, dos veces al año. Una vez que se consigue el batracio, se le exprimen sus escamas para luego cristalizarlas y que sean aptas para el consumo. La Policía española, por el momento, ha tomado nota del repunte en algunas fiestas de moda, aunque la preocupación, aún, no llega a las cotas que provocan "las drogas clásicas" y se espera que, como toda moda, sea pasajera y más si, como esta, viene impulsada por la televisión.

El negocio florece y ya se habla de una ruta de turismo chamánico.
El negocio florece y ya se habla de una ruta de turismo chamánico.

De moda en Sense 8

La "molécula de Dios” viene con la peculiar tarjeta de visita de aparecer en series de moda como Sense 8 –creada por las hermanas Wachowski– y ya ha sido incorporada en diversas secuencias en las que se ven los efectos del "renacer interior" de los personajes que la consumen. Enrique vuelve a insistir en que "la medicina del sapo no es una droga recreativa y que por eso debe ser administrada por alguien con experiencia que medie y tutele el proceso”. Eso sí, cuando se les interroga, los 'distribuidores' reconocen que no es legal. “Hay un vacío legal, y es en ese espacio en el que nos movemos". Al menos, por el momento.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios