los motores trucados deben ser modificados

La DGT obliga a los afectados por el 'dieselgate' a pasar la revisión de Volkswagen

Admite que los vehículos son "técnicamente seguros y aptos para la circulación", pero que aun así "deben" aceptar la invitación de la marca de pasar por el taller para arreglar el fallo

Foto: Un hombre observa varios modelos de Volkswagen en el Salón del Automóvil de Nueva York. (EFE)
Un hombre observa varios modelos de Volkswagen en el Salón del Automóvil de Nueva York. (EFE)

La Dirección General de Tráfico ha remitido una carta a los usuarios de los vehículos afectados por los motores trucados de Volkswagen en la que les obliga a pasar la revisión ofrecida por la marca para arreglar la trampa. La misiva tipo ha sido incorporada al procedimiento judicial que instruye el Juzgado de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional y ha llamado la atención de algunos denunciantes consultados, dado que los coches afectados siguen conservando todas las medidas de seguridad y siendo adecuados para una correcta circulación.

La carta enviada, que se remite acompañada del escrito de Volkswagen en el que invita a sus usuarios a acudir a los talleres de la marca para "solventar la incidencia", explica literalmente que el fallo, que "deriva de la instalación de un software que optimiza los valores de emisión de óxidos de nitrógeno en el banco de pruebas", tiene que ser reparado. "Sin perjuicio de que, conforme indica el fabricante de los motores afectados, su vehículo es técnicamente seguro y apto para la circulación, desde la Dirección General de Tráfico consideramos que debe usted realizar la medida de servicio a la que se refiere el comunicado adjunto", traslada el organismo del Ministerio del Interior.

El citado comunicado es la carta de la firma alemana que invita a los usuarios afectados por el conocido como 'dieselgate' a pasar por los talleres oficiales para reparar la incidencia y que el vehículo cumpla los valores de emisiones homologados por la autoridad competente. Volkswagen informa a sus conductores de que la revisión durará una hora, que será gratuita y que, tras ella, el motor quedará listo para superar "posibles nuevas exigencias de la administración competente y, en particular, de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV)".

El juez ordenó recientemente que todas las acusaciones se reagruparan en torno a tres defensas en el caso de los particulares

La investigación por los motores trucados, que inició la Audiencia Nacional el 30 de septiembre de 2015 tras la incoación de diligencias previas por parte del Juzgado Central número 2, lleva meses colapsada porque el magistrado Ismael Moreno, responsable de la instrucción, apenas tiene tiempo para tramitar las continuas peticiones de personación en la causa que gotean desde hace meses. Las reclamaciones de cientos de usuarios y asociaciones apenas dejan lugar a la realización de diligencias y, de hecho, el juez ordenó recientemente que todas las acusaciones se reagruparan en torno a tres defensas en el caso de los particulares.

Roberto R. Ballesteros

La lentitud en los avances, de hecho, ha provocado que el instructor prorrogara el pasado 23 de mayo en 18 meses más el plazo para concluir la investigación, que ya se prolonga casi dos años. La citación como investigada a la mercantil Volkswagen, la presentación de un informe elaborado por la Unidad de Delitos Especializados y Violentos (UDEV) de la Policía Nacional, la incorporación de documentación presentada por la firma alemana y organimos oficiales o un continuo debate sobre la competencia del tribunal para juzgar los hechos son prácticamente las únicas diligencias desarrolladas, al margen de la tramitación de las citadas personaciones, que ha podido llevar a cabo el Juzgado en estos casi dos años de instrucción.

En paralelo al macroproceso que sigue vía penal la Audiencia Nacional, juzgados de lo civil de toda España dirimen las reclamaciones que por esta otra jurisdicción presentan los consumidores con objeto de ser indemnizados económicamente. Por el momento, los diferentes tribunales han dictado ya media docena de sentencias a favor de la marca germana en este ámbito civil y tan solo una que condena a la multinacional. Esta última, recurrida ya por la representación letrada de Volkswagen ante la Audiencia Provincial de Valladolid, fue emitida el pasado octubre por el Juzgado de Primera Instancia número 12 de la capital pucelana y determinó que la firma infringió sus "deberes de buena fe" y atentó contra "la confianza del consumidor" al introducir en algunos de sus vehículos diésel el mencionado software que permitía vulnerar los límites medioambientales establecidos por la Unión Europea sin que lo detectaran los bancos de pruebas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios