pese a la enmienda de la delegación asturiana

El PSOE aprueba el reconocimiento de España como un Estado "plurinacional"

El 39º Congreso convalida el compromiso de "perfeccionar el reconocimiento del carácter plurinacional de España". A punto estuvo de pasar a plenario una enmienda sobre la III República

Foto: Vista general del plenario del 39º Congreso del PSOE durante la intervención de María Ángeles Siemens, de Acnur. (EFE)
Vista general del plenario del 39º Congreso del PSOE durante la intervención de María Ángeles Siemens, de Acnur. (EFE)

El PSOE asume definitivamente la España "plurinacional" que quería Pedro Sánchez. Esa batalla la quería dar el reelegido secretario general y sabía que la iba a ganar, dada la mayoría de delegados afines. Y lo ha conseguido. El 39º Congreso Federal del PSOE, que se abrió este sábado, valida ese posicionamiento que los críticos entienden que choca con la Declaración de Granada consensuada en 2013.

El texto que aprueba el cónclave es el mismo que había propuesto el equipo de Sánchez: que la reforma constitucional federal, "manteniendo que la soberanía reside en el conjunto del pueblo español, debe perfeccionar el reconocimiento del carácter plurinacional del Estado apuntado en el artículo 2 de la Constitución".

Una enmienda de la federación asturiana, la dirigida por el presidente del Principado y de la gestora, Javier Fernández, pedía retirar esa redacción, pero fue derrotada en la comisión que aborda la parte política de la ponencia, por 165 votos de los delegados contra 41. La comisión estaba presidida por el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Santander, el sanchista Pedro Casares, y tenía como ponentes a Cristina Narbona, Josep Borrell y Carmen Calvo. Todos partidarios del secretario general.

[Siga en directo el 39 Congreso Federal del PSOE]

El apartado aprobado sostiene que "las tensiones relacionadas con la organización territorial del Estado han sido una constante en la historia de la España moderna". "Y la falta de unas soluciones comúnmente aceptadas ha ocasionado tensiones competenciales, y en los últimos años también identitarias, basadas en supuestos agravios comparativos. Ante esta situación, los socialistas entendemos que el federalismo, con sus premisas de cooperación, colaboración y solidaridad, como se defiende en nuestra Declaración de Granada, puede y debe ser la solución de una España orgullosa de su diversidad y comprometida con el autogobierno de las comunidades que la integran". Y es ahí donde se incardina el reconocimiento del carácter plurinacional del Estado.

La enmienda mantiene que la soberanía descansa en el conjunto del pueblo español. Sánchez ganó su planteamiento por 165 votos a 41 en comisión

Los sanchistas han venido defendiendo que el salto hacia esa España "plurinacional" en nada afecta al texto pactado en Granada en 2013, ya que en ningún caso se plantea que el concepto de nación, entendido por tanto en un sentido cultural, conlleve la asunción de soberanía. Es decir, que solo hay una soberanía, y reside en el pueblo español. Además, el líder no pretende modificar el artículo 2 de la Constitución, el que consagra la "unidad indisoluble" de España, sino llevar ese reconocimiento de la "plurinacionalidad" al Título VIII de la Carta Magna, el que desarrolla la organización territorial del Estado.

A las tesis de la exministra Carmen Calvo y de la diputada catalana Meritxell Batet, que defendieron que esa modificación ha de ser leída como una mano tendida a Cataluña, se opuso el portavoz socialista en el Parlamento asturiano, Fernando Lastra, uno de los dirigentes más próximos a Fernández. El parlamentario autonómico insistió en que se suprimiera la referencia al carácter "plurinacional" porque no está recogido en el artículo 2 ni cabe en Granada —de hecho, recordó, se desechó tras largas discusiones, pese a la presión del PSC— y porque "no se sabe muy bien quién es el destinatario de ese mensaje". Los críticos entienden que Sánchez quiere hacer un guiño a las fuerzas independentistas, sin explicitarlo, porque "en política no hay nada inocente", y si solo quiere introducir el concepto de "nación cultural", que en la práctica no cambia nada, no tiene sentido la referencia. Lastra subrayó que el término "nación" está "reservado constitucionalmente para España" y la "nación cultural no es nada".

La exministra Carmen Calvo, durante la constitución de la comisión política del 39º Congreso. (EFE)
La exministra Carmen Calvo, durante la constitución de la comisión política del 39º Congreso. (EFE)


El PSC fue de los primeros en felicitarse del cambio aprobado por el partido hermano. Es la posición, en definitiva, que los socialistas catalanes llevan años defendiendo, mucho antes de que estallara la crisis del PSOE, como advertía en Twitter el primer secretario, Miquel Iceta.

Se cierra de este modo una de las cuestiones que había generado más controversia e incomodidad entre los susanistas. Ellos defendían no tocar Granada, frente a la apuesta que durante su campaña hizo Sánchez de que Cataluña sea reconocida como una "nación dentro de una España que sea concebida como una nación de naciones".

Los críticos sabían que tenían perdida su posición, si bien es cierto que Sánchez tampoco equipara nación a soberanía. Y con eso se quedaba esta mañana, por ejemplo, el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara. "Uno puede llamarse como quiera siempre que eso no signifique tener más derechos. Los nombres no dicen nada si no hay nada detrás". Y añadía: "Si se mantiene el compromiso por el que la soberanía reside en el pueblo y el compromiso de la indisoluble unidad de la nación española, y si se mantiene que España es plural y diversa, ¿dónde está el problema?". Para el barón extremeño, que ha sabido recomponer sus relaciones con el ganador de las primarias (y ser premiado por él), "la base fundamental es dónde está la soberanía y si está en juego o no la unidad de España. Y hoy va a quedar claro que, ni una cosa ni otra, están en juego".

El PSOE aprueba el reconocimiento de España como un Estado "plurinacional"

La dirección se remanga

A su llegada al cónclave, Susana Díaz también fue preguntada por este asunto. La presidenta andaluza reiteró que ella defiende el artículo 2 de la Constitución: "Saben que defiendo que en este país la soberanía nacional reside en todos los españoles y es lo que hemos defendido todos los socialistas en Granada y seguimos defendiendo".

Díaz se agarra a que los socialistas siguen defendiendo que la soberanía nacional es una y que está en Granada, que es la hoja de ruta

Además, la comisión política aprobó en principio llevar a plenario, por la noche, una enmienda que pedía "avanzar e implantar la República como modelo de Estado, previa consecución de apoyos y complicidades, mediante una reforma constitucional y la convocatoria de un referéndum". La propuesta superó el umbral del 20% que se exige en cada comisión para que pueda debatirse y votarse por el conjunto del 39º Congreso. "Nuestra democracia tiene que progresar, y la República es el modelo que defiende el progreso y garantiza la libertad y la participación, empodera a la sociedad. Es de vital importancia caminar hacia este modelo que aumenta la participación ciudadana y se asienta sobre valores como la justicia, la solidaridad, la igualdad y la dignidad de las personas". La enmienda sostenía además que la Jefatura del Estado "no puede seguir siendo de carácter hereditario". Así que la persona que ejerza la primera magistratura del Estado debe ser "elegida por la ciudadanía", de forma "democrática".

El PSOE aprueba el reconocimiento de España como un Estado "plurinacional"

Visto el peligro de que la aportación pudiera aprobarse por el plenario, la dirección se empleó a fondo con el PSC y sobre todo con Juventudes para evitar riesgos. Ofreció unas primeras redacciones que, según la organización juvenil que dirige el asturiano Nino Torre, no satisficieron a los proponentes. Así que al final los colaboradores de Sánchez se remangaron y dieron, tras mucho tira y afloja, con una formulación que contentó a JSE, la más beligerante, y al PSC: "En el marco del debate social existente sobre la necesidad de regenerar la vida pública, profundizar en la lógica democrática, garantizar el carácter social del Estado y la articulación de la pluralidad del mismo, el PSOE tiene su propia concepción sobre el modelo de Estado y la forma de Gobierno, hacia la que quiere avanzar fortaleciendo los valores republicanos y promoviendo un modelo federal". Es un formato bastante prudente, pero que a Juventudes no le pareció mal porque hablaba de "avanzar" hacia ese modelo no hereditario y "fortalecer" los valores republicanos. Al aceptarse la transaccional por PSC y JSE, no hizo falta que pasara a plenario: quedó ya aprobada en comisión.

Portazo a la gestación subrogada

En comisión, sin necesidad de llegar al plenario, se frenó en seco la posibilidad de regular la gestación por sustitución. Las peticiones habían llegado por parte de Juventudes y de otros 'congresillos' provinciales, pero frente a ellas se organizaron y movilizaron las feministas del partido. Y ganaron su batalla de manera inapelable, una posición que compartía también el reelegido Pedro Sánchez.

El PSOE que sale de este 39º Congreso se opone radicalmente a esta práctica: "Los vientes de alquiler [la denominación preferida a maternidad subrogada] suponen una mercantilización de las mujeres. El Partido Socialista no puede abrazar ninguna práctica que pretenda socavar los derechos de las mujeres ni de niñas ni apuntalar la feminización de la pobreza. Se deberán promover y facilitar los mecanismos de adopción". Esta enmienda salió adelante por 175 votos a favor y solo 31 en contra. Los socialistas, por tanto, cierran la puerta a este debate. Y llegará pronto al Congreso, suscitado por Ciudadanos, que sí defiende abiertamente la gestación por sustitución.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
131 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios