moción de censura y guerra irreconciliable

Rivera bautiza 'Demoliciones Iglesias' y le fuerza a abandonar su perfil presidenciable

La nueva política vuelve a batirse en duelo y firma de nuevo un desencuentro más que irreconciliable. Rivera va a 'desmontar' al candidato e Iglesias lanza críticas envenenadas

Foto: El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante su intervención en la moción de censura. (EFE)
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante su intervención en la moción de censura. (EFE)

Albert Rivera y Pablo Iglesias firmaron en su primer debate parlamentario a propósito de la moción de censura impulsada por Podemos una nueva guerra irreconciliable. El presidente de Ciudadanos aprovechó su intervención en la tribuna para tratar de desmontar cada uno de los argumentos del líder morado —"siete de las once propuestas que hizo ayer aquí ya se están impulsando en las comisiones del Congreso, tiene que trabajar usted más"— y para insistir en la idea de que Rajoy es presidente hoy por culpa de Podemos: "No votaron a favor de un gobierno alternativo y progresista" y gracias a él, dijo, el PP tiene todavía más escaños: "El miedo a Podemos es el único aglutinante de los votantes".

[Siga en directo el debate de la moción de censura]

Más allá del repaso de los primeros meses de legislatura, situando al secretario general morado como el epicentro y culpable del escenario actual, Rivera centró sus críticas en la osadía de Iglesias por presentarse a presidente del Gobierno "siendo el líder peor valorado en España", "sin ganar las elecciones" y "sin tener un proyecto de país". El jefe de Ciudadanos insistió en que sus 32 diputados no le apoyarán porque no comparten el modelo económico —"no propone nada para generar riqueza, y eso significa que lo que se reparte es la miseria"—, ni el de empleo, ni el educativo —"sólo proponen seguir en un modelo viejuno de lucha contra la concertada"—, ni el impositivo —"proponen ustedes la mayor carga impositiva de la democracia, y eso que compiten con Montoro y lo tienen diíficil"— y lanzó una durísima crítica al candidato: "Piensen ustedes en la gente".

Rivera bautiza 'Demoliciones Iglesias' y le fuerza a abandonar su perfil presidenciable

El modelo de nación de Unidos Podemos tampoco pasó desapercibido, "porque no sabemos cuántas naciones tiene usted en la cabeza" y debería aclarar, continuó el líder de centro, "qué va a hacer con el artículo 1 de la Constitución", sobre todo después de que una facción del partido apoyara sin tapujos la 'vía Puigdemont'. Llegado este punto, Rivera no dudó en 'atacar' al candidato reconociendo que él sentiría preocupación si impulsara una moción de censura y detrás sólo viera a Esquerra Republicana y la antigua Batasuna. "Yo me preocuparía y mucho".

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. A su lado, el escaño del presidente vacío. (EFE)
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. A su lado, el escaño del presidente vacío. (EFE)


El líder de centro no tardó en reiterar a Iglesias la imposibilidad, a sus ojos, de que él ocupe la presidencia del Gobierno: "Nadie puede ser presidente si no se compromete a defender la igualdad". Compartió Rivera el diagnóstico hecho en la primera jornada de la moción por Irene Montero y por el propio Iglesias en que el bipartidismo "ha creado goteras en la casa y ha dejado en la puerta mucha basura"... pero insistió en que la solución es "arreglar todas estas cosas y no demoler la casa". "Es usted Demoliciones Iglesias", concluía Rivera entre aplausos de su bancada.

Con más indeferencia que réplica fue sorteando el líder de los centristas las críticas envenenadas del candidato en su turno de palabra llenas de superioridad intelectual: "Cita a escritores que usted nunca ha leído", "nosotros hacemos política y no vendemos productos bancarios" o "lo nuestro no es el marketing", fueron algunas de las frases que Iglesias lanzó al estómago de los naranjas, perdiendo el perfil de presidenciable por el que tantó peleaba el martes al enfrentarse al presidente del Gobierno. El duelo dialéctico transcurrió sin que Mariano Rajoy apareciera para ocupar su escaño —siguió el debate desde La Moncloa— y bajo la atenta mirada de la vicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y los diputados de su grupo parlamentario. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y los diputados de su grupo parlamentario. (EFE)

También hubo referencias al Partido Socialista. Rivera cargó contra el líder de Podemos reprochándole que "su único objetivo es destrozar al PSOE" y, por eso, aseguró, "nos llevaron a unas segundas elecciones" en las que "les salió el tiro por la culata" porque no sacaron más que el PSOE "como pretendían" y "encima el PP ganó más escaños".

Rivera concluyó su intervención dirigiéndose a Iglesias y afirmando "tener menos miedo a su ideología que a su incompetencia" antes de sumirse en una nueva batalla de acusaciones mutuas en la que el candidato a ser presidente del Gobierno sacó pecho por la gestión en los ayuntamientos y comunidades de las que su formación forma parte... entre reproches y quejas de las bancadas de Ciudadanos y el PP. Como era de esperar, Iglesias centró sus ataques al partido naranja en su existencia como "bastón" de los populares y les acusó de ser "una enorme decepción" por apoyar al partido "que avergüenza a España".

Rivera bautiza 'Demoliciones Iglesias' y le fuerza a abandonar su perfil presidenciable

Rivera explicaba minutos antes "la diferencia entre Podemos y Ciudadanos" con un argumento que ya se escuchó en la tribuna el día anterior: "A ustedes les va bien que las cosas vayan mal" y "montar espectáculos y dar vueltas en un autobús con pegatinas". "Yo en cambio prefiero que el país se ponga en marcha con un presidente que ha ganado dos veces las elecciones aunque no me guste y aunque Ciudadanos no gobierne todavía". Todavía lo dijo más de una vez.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios