II Plan de Juventud de la comunidad foral

Navarra tiene un problema (sexual): la mitad de los jóvenes no utiliza condón

El uso del preservativo como "método anticonceptivo regular" registra un descenso y solo el 53% de la juventud lo utiliza: una de cada cinco mujeres ha recurrido alguna vez a la píldora del día después

Foto: Una persona camina junto a una estructura hinchable de varios metros con forma de preservativo para concienciar sobre el día mundial de la lucha contra el sida. (EFE)
Una persona camina junto a una estructura hinchable de varios metros con forma de preservativo para concienciar sobre el día mundial de la lucha contra el sida. (EFE)

La mitad de los jóvenes de Navarra no utiliza preservativo de forma habitual en sus relaciones sexuales. El uso del condón como "método anticonceptivo regular" ha registrado un descenso en la Comunidad Foral y solo el 53% de la juventud lo utiliza. Por su parte, una de cada cinco mujeres jóvenes (el 22,1%) ha recurrido alguna vez en su vida a la píldora del día después, que ha sido una opción para el 3,5% de las féminas de entre 14 y 17 años.

Estos datos se reflejan en el II Plan de Juventud 2017-2019 de Navarra, que ha sido aprobado tras un “intenso” proceso participativo que ha implicado a más de 3.000 jóvenes y a agentes que trabajan en el ámbito de la juventud. Y es precisamente la propia población joven la que demanda al Gobierno foral más información en relación al tema de la sexualidad, según se recoge en el documento.

Los más de 3.000 jóvenes que han participado en la elaboración del plan "coinciden" en la demanda de información sobre sexualidad y alcohol y drogas

La primera hoja de acción de cara a la juventud que ha elaborado el Gobierno de Uxue Barkos contempla 153 políticas encaminadas a fomentar su emancipación y su acceso al empleo, facilitar el desarrollo de una vida saludable, impulsar su participación y propiciar su integración plena en la sociedad. La salud constituye, junto a la cultura y el deporte, uno de los cuatro ejes de este II Plan de la Juventud, entendiendo la salud como “salud mental, hábitos de alimentación, consumos y relaciones afectivo-sexuales”.

Como escenario de partida en el ámbito de la salud, el informe recoge que la media de edad en que los jóvenes tienen su primera relación sexual está en los 16,5 años, mientras que el estreno sexual coital se sitúa a los 17 años. En este sentido, señala que, si bien el uso del preservativo en la primera relación sexual “se mantiene estable” entre los jóvenes navarros, en los últimos años se ha registrado un descenso en su uso como método anticonceptivo regular, que es elegido únicamente por la mitad de la población. La tasa de embarazos para Navarra se situaba en el año 2011 en 7,25 por cada millar de mujeres jóvenes adolescentes.

Navarra ha perdido población joven en la última década. Si entonces los navarros de entre 14 y 30 años representaban el 22% del censo de la Comunidad Foral, hoy este porcentaje ha caído hasta el 17%, unas 110.000 personas. El 50,95% son hombres y el 49,05%, mujeres.

En términos generales, la juventud navarra valora con una muy buena puntuación (79/100) su estado de salud, si bien la percepción es mejor entre los hombres que entre las mujeres. No obstante, más de la mitad de los jóvenes considera que ha empeorado su “salud psicológica”, según la Encuesta de Juventud de 2014, siendo las féminas quienes consideran en mayor medida que la salud psicológica de la juventud “ha empeorado durante los últimos años”.

Más de la mitad de los jóvenes navarros considera que ha empeorado su "salud psicológica"

El inicio en el consumo de alcohol se sitúa en los 14,7 años en la Comunidad Foral, donde el 15% de la población de 15 a 29 años es abstemio. Uno de cada tres jóvenes que ingieren bebidas alcohólicas practica el denominado “consumo por atracón” durante el fin de semana. Igualmente, un tercio de la juventud navarra ha consumido alguna vez cannabis, que entra en la vida de los jóvenes por primera vez a los 16,1 años con la “diversión” como factor desencadenante. La edad de inicio de consumo de otras drogas ilegales se sitúa en los 19 años en el caso de los hombres y los 18,8 en el caso de las mujeres, siendo las más consumidas la cocaína, el speed, el éxtasis y la ketamina. Por su parte, cada año cerca del 30% de los jóvenes fumadores intenta dejar el hábito del cigarro, fundamentalmente por problemas económicos y las molestias que les puede causar.

Constatado el escenario, el II Plan de la Juventud determina que se “deben coordinar con las áreas de Educación y Salud aquellas políticas que garanticen el pleno desarrollo vital de la juventud en Navarra”, atendiendo especialmente a ámbitos como la educación sexual, la promoción de estilos de vida saludables, las relaciones basadas en los buenos tratos o la prevención de la drogodependencia. Precisamente, la preocupación por temas como la sexualidad o el alcohol y las drogas hace que los propios jóvenes que han tomado parte en el proceso participativo, llevado a cabo el pasado año, “coincidan en la demanda de información y actividades de sensibilización para la prevención”.

El inicio en el consumo de alcohol se sitúa en los 14,7 años, mientras que el cannabis entra en la vida de los jóvenes por primera vez a los 16,1 años

A este respecto, como medidas concretas, el plan contempla el desarrollo y la aplicación del Decreto Foral de Salud Sexual y Reproductiva, para lo que contempla un gasto de 300.000 euros en los próximos tres años, así como una acción específica para la “prevención de consumos de drogas” que llevará a cabo el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra con un coste previsto de 900.000 euros. Asimismo, dentro de las propuestas en este ámbito de la salud, el Gobierno de Uxue Barkos contempla el estudio sobre la viabilidad de crear un Centro Joven de Salud de referencia para este segmento de la población.

Otros ejes del Plan de Juventud

La salud, la cultura y el deporte, bajo la denominación de “proceso individual”, es uno de los cuatro ejes estratégicos sobre los que pivota el plan, que se asienta en las otras tres patas de la “emancipación” (educación, empleo y vivienda), el “proceso de socialización” (participación y convivencia) y el “desarrollo de la identidad individual y colectiva” (inclusión social y diversidad, igualdad, y desarrollo territorial). Además, el plan cuenta con tres ejes transversales: la igualdad entre hombres y mujeres como “única posibilidad de construir una sociedad con criterios de equidad”; la inclusión social para “sensibilizar, formar y promocionar la no discriminación, la igualdad de oportunidades y la accesibilidad universal”, y el euskera, con la finalidad de promover una política lingüística “proactiva, positiva, integradora y transversal en todas las políticas públicas y en el ámbito social”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios