garcía-castellón vuelve al juzgado tras 17 años

El juez que llevó el caso Banesto y persiguió a Pinochet sustituirá a Velasco

El magistrado de enlace en Italia ha decidido regresar. Tras instruir las causas más delicadas de su etapa, se ocupó de la cooperación jurídica con Francia e Italia

Foto: El juez García-Castellón, en su etapa en Francia. (EFE)
El juez García-Castellón, en su etapa en Francia. (EFE)

El Juzgado de la Audiencia Nacional que se ocupa de instruir dos causas tan sensibles como las que afectan a las tramas Púnica y Lezo ya tiene nuevo ocupante. El juez de enlace en Italia, Manuel García-Castellón, ha dado este miércoles la sorpresa tras decidir reclamar un puesto que le pertenece y regresar a la plaza de la que es titular tras 17 años de ausencia.

Los que le conocen califican al veterano magistrado, de 64 años, como una persona "normal" y discreta. Vinculado a la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura (APM) y nombrado por los gobiernos populares de Aznar y Rajoy para ocuparse de la relaciones jurídicas de España con dos de sus principales aliados europeos, Francia e Italia, el juez ha recibido varias condecoraciones. Se le otorgó la Legión de Honor gala y la Cruz de Honor de San Raimundo de Peñafort. También le premió un Gobierno socialista, el de Zapatero, en este caso con la Encomienda de Isabel la Católica.

Durante su etapa al frente del Central 6, se ocupó de gestionar algunos de los procedimientos más delicados del momento. Instruyó el caso Banesto y ordenó encarcelar al entonces todopoderoso Mario Conde. También persiguió en Londres al exdictador chileno Augusto Pinochet, al frente de una causa paralela a la que llevaba Baltasar Garzón, en la que se le investigaba por delitos de genocidio, torturas, terrorismo internacional y desaparición de personas durante el régimen militar (1976-1990). Otro de sus viejos conocidos fue el expresidente del Atlético de Madrid Jesús Gil. En 1999 ordenó la intervención del club rojiblanco y la destitución de su máximo directivo.

Mario Conde, saliendo de prisión este sábado. (Gtres)
Mario Conde, saliendo de prisión este sábado. (Gtres)

Lideró desde la Audiencia Nacional la lucha antiterrorista en los años más duros. En sus manos estuvo la investigación sobre el asesinato del concejal del PP Miguel Ángel Blanco. Su ejecución, que se produjo después de que el edil fuera secuestrado durante 48 horas y de que ETA reivindicara la acción en un comunicado y exigiera como condición para su liberación el acercamiento de sus presos, conmocionó a la sociedad española. Se encargó también de instruir la investigación sobre el intento de atentado contra el expresidente del Gobierno José María Aznar o de perseguir a varios comandos de la banda terrorista, entre ellos el Andalucía, con 22 muertes a sus espaldas.

Al frente de las relaciones con Francia e Italia

El juez regresa tras sopesar que ha cerrado una etapa. Quiere volver a meterse en la investigación de causas, apuntan fuentes cercanas. Quedará así atrás una fase de su carrera en la que gestionó, desde fuera, el incremento de la cooperación jurídica con Francia e Italia. En estos años ha participado en la entrega por gracia de 600 miembros de la banda terrorista, muchos de ellos de la dirección, y la puesta en marcha de las órdenes europeas de detención (OED), los equipos conjuntos de investigación o las entregas temporales. En Italia incidió en la persecución del crimen organizado en cooperación con la Fiscalía Antimafia.

En sus manos quedan ahora dos patatas calientes que afectan al PP madrileño. En la Lezo, deberá afrontar los indicios presentados por la UCO contra la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y ahondar en el desarrollo de la causa contra su antecesor, Ignacio González. También tiene sobre la mesa la macrocausa de Púnica y la que investiga al ente de gestión de aguas Acuamed.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios